Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 24 mayo 2022
14:31
h

Feijóo y los obispos españoles hacen fuerza para que el papa visite Santiago

“Los abusos cometidos por algunos miembros de la Iglesia nos causan dolor y vergüenza”, afirma el cardenal Omella durante la peregrinación de la Conferencia Episcopal a la tumba del Apóstol

Los obispos españoles se reafirmaron ayer junto con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en el deseo de que el papa Francisco visite Compostela el próximo año. “Sería estupendo que coincidiese con la Peregrinación Europea de Jóvenes”, afirmó el secretario general de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis Argüello, en una comparecencia ante los medios en el Centro Internacional de Acogida al Peregrino, antes de matizar que todavía no hay nada cerrado, puesto que se trata de una decisión que depende exclusivamente de la Santa Sede.

Durante un desayuno en la Hospedería de San Martín Pinario con más de sesenta prelados españoles, que se desplazaron a la ciudad del Apóstol para ganar el jubileo, Núñez Feijóo ha vuelto a pedir que el obispo de Roma visite Compostela en 2022 con motivo del Año Santo. Manifestó una vez más esta petición a la Santa Sede dirigiéndose al nuncio apostólico en España, monseñor Bernardito Auza, “quien siempre suele traer buenas noticias a Santiago. Él sabrá si puede darnos alguna o no”, afirmó Feijóo, que recordó que los dos predecesores de Francisco, tanto Juan Pablo II (en 1982 y 1989) como Benedicto XVI (en 2010), acudieron a la capital gallega.

Todo esto ante el anfitrión de esta jornada, el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, quien estuvo acompañado por el alcalde de la ciudad, Xosé Sánchez Bugallo; el presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Juan José Omella, y otros purpurados, arzobispos y obispos.

Feijóo se mostró “muy agradecido al papa” por su decisión de prorrogar el Año Santo 2021 a 2022, por la incidencia de la pandemia de la covid-19, lo que permitió redoblar la celebración del jubileo compostelano y “tener la oportunidad de mostrar Galicia al mundo”.

También aprovechó el mandatario gallego para recordar que esta semana, durante su viaje a Bruselas, diversas autoridades comunitarias, entre ellas la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, “acreditaron su compromiso” con los caminos de Santiago.

En su alocución, el presidente de la Xunta destacó a Galicia y a su capital como “meta de las peregrinaciones” cristianas “desde hace más de mil años”. “Nuestro carácter tiene que ver con ser un pueblo acogedor”, declaró. En este sentido, reivindicó que Europa “es una unidad gracias a los caminos de Santiago”. Además, ensalzó la decisión de rehabilitar tanto los exteriores como el interior de la Catedral, “uno de los templos de la cristiandad desde el punto de vista técnico, pero también desde el espíritual”, manifestó.

Por su parte, el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, también aprovechó la presencia del representante diplomático de la Santa Sede para pedirle que traslade al papa su agradecimiento por su decisión de prolongar el Año Santo.

Asimismo, el regidor recalcó la vinculación de la ciudad con la Iglesia y la cristiandad, por lo que dio a todos los religiosos una bienvenida: “Todos vienen a su casa, que es la casa de Santiago”.

En sus palabras de bienvenida, el arzobispo agradeció su presencia en una ciudad “que es espiritual desde el momento en que el Apóstol la eligió como sepulcro”, lo que posteriormente daría lugar a la construcción de la basílica.

Monseñor Julián Barrio hizo suyas las palabras del sumo pontífice al afirmar que “en Santiago convergen el centro y la periferia”. “Sabemos que, efectivamente, a lo largo de toda la historia, Europa se ha ido construyendo a través de la memoria del Apóstol Santiago”, explicó. Así, el titular de la Mitra compostelana expresó su deseo de que la cultura de esa Europa que peregrina “ilumine a todos los demás continentes”. “En nombre de esta Iglesia que peregrina a Santiago queremos ofrecerles lo mejor que tenemos. Y lo mejor que tenemos dentro de muchas realidades es esta memoria y el sepulcro del Apóstol”, zanjó.

Concluido el desayuno, todas las autoridades allí presentes realizaron un pequeño paseo desde el Monasterio de San Martín Pinario hasta la plaza de A Quintana, donde protagonizaron una foto de familia. Tras esto, los religiosos, recibidos por el deán, José Fernández Lago, accedieron a la Catedral a través de la Puerta Santa para celebrar la Misa del Peregrino, en la que el presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Juan José Omella, realizó la invocación al Apóstol.

PETICIONES. Tras presentar al patrono de España “la preocupación y el dolor de los habitantes de La Palma, que llevan ya más de dos meses bajo la erupción del volcán”, el cardenal Omella, arzobispo de Barcelona y hombre de confianza del papa Francisco en España, señaló que en la última asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal “hemos compartido otras causas de sufrimiento: los abusos cometidos por algunos miembros de la Iglesia nos causan dolor y vergüenza”. Con esto pidió en nombre de sus hermanos en el episcopado “tu fuerza y tu luz para que en todas las diócesis podamos encontrar, acoger y acompañar, cara a cara, a las víctimas en la sanación de su dolor”.

Acto seguido, también declaró que “en nuestros trabajos en las Iglesias locales vemos las dificultades económicas que van dejando cada vez más personas en situación de exclusión. Somos sensibles a la preocupación por la tierra, el techo y el trabajo, tantas veces señalada por el papa Francisco”. En este contexto, detalló que “los datos que ofrecen Cáritas y otras entidades de la Iglesia nos hablan de que actualmente son ya once millones las personas que se encuentran en situación de exclusión social. Sin olvidar a los más de dos millones y medio de personas en situación de extrema vulnerabilidad”.

RESPUESTA. Por su parte, en su homilía, monseñor Barrio indicó que “el Año Santo es tiempo favorable para curar las heridas, para no cansarnos de buscar a cuantos esperan ver y tocar con la mano los signos de la cercanía de Dios, para ofrecer a todos el camino del perdón y de la reconciliación”, y “para cultivar la memoria penitencial, reconociendo con humildad lo que hemos podido hacer mal y lo que tal vez podíamos haberlo hecho mejor. Es necesario asumir el pasado para liberar el futuro de las propias insatisfacciones, confusiones o proyecciones”, dijo.

Indicó que “solamente la fuerza espiritual de la verdad de Cristo puede vencer la debilidad mental y moral que padecemos, y ayudarnos a recuperar la confianza para no ser triviales en el discernimiento. Con esta confianza no nos recluiremos para tratar de defendernos de la realidad que nos rodea, sabiendo que la Iglesia no debe alejarse del camino de Cristo ni por el temor ni por el halago”. “Pedimos que sea fortalecida la Iglesia, manteniéndose fiel a Cristo hasta el final de los tiempos y que la convivencia en España sea dialogante, fraterna y comprensiva”, concluyó.

Aprueba la asamblea plenaria una norma para blindar la protección de los menores
Descarta una investigación estadística y sostiene que lo importante es conocer
y acompañar cada caso

Santiago. La 118ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE), clausurada ayer en Santiago, aprobó el Decreto General sobre la protección de menores, por lo que se convierte en “la primera Conferencia Episcopal en el mundo” que aprueba este conjunto de normas para afrontar los casos de abusos sexuales, como señaló en rueda de prensa el secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Luis Argüello, que descartó que se vaya a realizar “una investigación estadística o sociológica” al respecto. “No se van a hacer investigaciones de carácter sociológico o estadístico”, afirmó el prelado, a preguntas de los periodistas. “Todos los obispos son favorables al conocimiento caso por caso, con el deseo de que no se produzcan más”, dijo.

“Queremos que cada víctima sienta que la Iglesia, en cada diócesis, está dispuesta a acoger su situación”, afirmó el portavoz de la Conferencia Episcopal, al tiempo que descartó que se vayan a “hacer investigaciones sociológicas o estadísticas, sino conocer a cada víctima”. “Es la vía por la que hemos apostado, el conocimiento personalizado, rostro a rostro, cara a cara”, reiteró, para luego añadir que “hemos tomado conciencia de la gravedad de los abusos, de la importancia de la prevención y la necesidad de mirar hacia adelante. Los abusos cometidos por algunos miembros de la Iglesia nos causan dolor y vergüenza”, remarcó.

En la rueda de prensa, también lamentó que se ponga el foco “solo en la Iglesia católica”, cuando son “solo pequeños casos, aunque eso no disminuye su gravedad”, y se refirió a casos de abusos en federaciones deportivas “sin que se reclame una investigación al COE o a la FIFA”. En cualquier caso, precisó que “el conocimiento de los pequeños casos no disminuye ni un ápice su gravedad, son casos que se remontan a un periodo de 80 años (...), es un 0,8 % de las denuncias de abusos en los últimos 20 años, y sin embargo los abusos siguen creciendo”, en alusión a los casos que se producen en otros ámbitos.

Pese a todo, reconoció que “la gravedad es tan grave que la Iglesia aborda este asunto y año a año renueva sus medidas”. Con esto, monseñor Argüello puso en valor el texto aprobado, que recoge en “un único documento la normativa canónica dispersa en varios documentos” y que, como explicó, “tendrá validez en todas las diócesis españolas, en las instituciones religiosas de derecho diocesano”. Con este documento, afirmó que la CEE “se ha puesto al día”, ya que se “mejora el procedimiento para asegurar que las denuncias puedan ser juzgadas con las garantías del derecho penal”.

El prelado destacó que será también “un buen instrumento” para su aplicación en las de derecho pontificio, ya que su implantación permitirá “una mayor coordinación y rapidez” para afrontar este tipo de casos, además de garantizar los derechos de todas las partes al clarificar aspectos que antes se interpretaban por analogía jurídica.

El decreto incorpora las modificaciones que la Santa Sede introdujo sobre esta materia en el libro VI del Código de Derecho Canónico, presentado el pasado 1 de junio de este año. El decreto general entrará en vigor en el momento en que reciba la recognitio de la Santa Sede.

También en relación a la protección de menores, indicó que la Asamblea Plenaria concretó la formación y el trabajo del Servicio de coordinación y asesoramiento para las Oficinas de protección de menores y se han recogido las aportaciones de los responsables de las oficinas diocesanas o provinciales reunidos en Madrid el pasado septiembre.

Por otro lado, se aprobó la disolución de la Comisión Católica Española de la Infancia, secretariado de prensa y literatura infantil, y la modificación de estatutos de la Asociación de Caridad de San Vicente de Paúl; mientras que la Subcomisión para la Juventud y la Infancia ha informado de los trabajos realizados para la organización de la Peregrinación Europea de Jóvenes, que tendrá lugar en Santiago entre el 4 y el 8 de agosto de 2022 con el lema Joven, levántate y sé testigo. El Apóstol Santiago te espera, un encuentro que se convoca con motivo del Año Santo 2021, y que ya cuenta con 10.000 jóvenes inscritos de diferentes países. Monseñor Argüello manifestó en este momento que los obispos españoles siguen “deseando” la visita del papa a Santiago y que sería “estupendo” que acudiera a esta cita. ecg

20 nov 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito