Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 20 octubre 2020
10:53
h

Habrá patrullas de refuerzo para poner freno al aluvión de fiestas universitarias

Desde junio, la Policía Local se ha tenido que personar en más de cien pisos // Raxoi espera un gran aumento de celebraciones en viviendas a partir del miércoles y jueves de la próxima semana

Las fiestas en pisos preocupan, y mucho, en el Ayuntamiento compostelano. De hecho, en Raxoi ya se está preparando para afrontar el inicio del curso universitario, donde es más que probable que este tipo de celebraciones, así como los botellones en los parques, se disparen, puesto que los estudiantes llevan mucho tiempo sin ver a sus compañeros y amigos y estarán ansiosos de divertirse.

Por ahora, la opción de los pubs y discotecas para quedar con los compañeros no es válida, puesto que solo pueden abrir sus terrazas, en caso de tenerlas, y solamente hasta la una de la madrugada, un horario que a todas luces se queda corto para la mayoría de los jóvenes.

El Concello se teme lo peor, porque los datos precedentes no son muy esperanzadores. Desde junio y hasta la actualidad la Policía Local lleva contabilizadas más de cien fiestas en viviendas, en un período de tiempo en el que se supone que los universitarios no están en Santiago. Así lo confirmó a EL CORREO GALLEGO el concejal de Seguridad Ciudadana, Gonzalo Muíños, quien reconoció que en las últimas semanas prácticamente todos los días en los partes de incidencias de la Policía figuran varios avisos por este tipo de celebraciones en viviendas.

“Se está acudiendo mucho a los pisos por los avisos de vecinos a los que les molesta el follón que se arma, pero ahora mismo el problema ya no es solo de ruidos sino también se trata de que en algunos casos se están incumpliendo las normas sanitarias, porque hay más gente reunida de la que está permitida en estos momentos”, dice el edil.

De hecho, Muíños reconoce que en ocasiones, cuando los agentes acuden a un domicilio por un aviso de este tipo, se encuentran con que no les abren la puerta, “porque probablemente estén más personas juntas de las autorizadas”, que ahora mismo son diez. En esos casos, la Policía insiste y vuelve al día siguiente para identificar a inquilinos del inmueble. Normalmente, se advierte de que se está molestando a los vecinos, pero si se es reincidente o se supera el número de personas reunidas se sanciona a los infractores.

Para intentar controlar este tipo de desmanes, el Concello tiene previsto reforzar la vigilancia a partir del próximo lunes, día en el que comienza el curso universitario, haciendo especial incidencia en las noches del miércoles y jueves, puesto que tradicionalmente son las preferidas por los estudiantes para salir de marcha. Dado que el ocio nocturno está cerrado, lo más probable es que organicen quedadas en parques y en viviendas particulares.

“Vamos a contar con alguna patrulla más por las noches, pero todavía no lo tenemos definido. Nos estamos preparando para la próxima semana, porque sabemos que hasta que no caigan los primeros exámenes los jóvenes van a querer divertirse y ahora mismo los pubs están cerrados”, añadió el concejal de Seguridad.

santiago@elcorreogallego.es

Setenta y cinco multas en los últimos tres meses por no usar mascarillas

Otra de las infracciones más habituales en las últimas semanas son las relacionadas con el uso de la mascarilla. Así, en Santiago la Policía Local puso 75 sanciones por no llevar este elemento de protección desde que la Xunta hizo obligatorio su uso el día 13 de junio. Las multas comenzaron a ser más frecuentes a partir de agosto y en el momento en el que su utilización fue también obligatoria en las terrazas de los bares, pudiéndose retirar solo cuando se está consumiendo.

En muchos puntos de la geografía española está habiendo numerosos altercados relacionados con el uso de los protectores y Compostela no está siendo una excepción, ya que también ha habido algún que otro problema. El más reciente fue el que protagonizó un hombre ebrio que no llevaba puesta la mascarilla en un bar de Conxo. Cuando los agentes de la Policía local le dieron una y le instaron a ponérsela el individuo se la arrojó a la cara, por lo que además de ser multado por no emplear este elemento fue denunciado por un delito de desobediencia.

La multa por no llevar mascarilla es de cien euros. También hubo alguna sanción por no respetar la distancia a la hora de fumar.

18 sep 2020 / 21:03
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.