Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 25 septiembre 2020
20:54
h
John Rafferty ha creado la iniciativa ‘Querido Camino, volveremos’ ante la avalancha de mensajes de ánimo de peregrinos de todo el mundo que durante este año no pueden venir a Compostela // Realizó más de 30 rutas a Santiago tras su primer pregrinaje en 2007 desde Sevilla TEXTO Andrea Oca

Johnie Walker: “Soy escocés, me gusta el güisqui y también caminar”

Hace veinte años, la vida de John Rafferty no tenía nada que ver con la actual. Era jefe de gabinete del que fue el primer ministro principal para Escocia, Donald Dewar. Su rutina transcurría entre la prisa de los despachos y la responsabilidad del cargo. Quién le diría que, años después, un peregrinaje lo cambiaría todo. Ha escrito más de una decena de libros sobre diferentes rutas del Camino, y asegura que está totalmente enamorado de Santiago. Es esa pasión por el empedrado compostelano y la humedad de la Ruta la que le ha llevado a querer dar voz a todos los que, como él, ven en Santiago más que una simple ciudad.

A John Rafferty todos sus conocidos le llaman Johnie Walker. Y sí, este nombre recuerda a una conocida marca de bebida espirituosa. En él, el sobrenombre tiene una explicación muy simple: una mezcla de su origen, de su pasión y de su bebida favorita. Bajo el pseudónimo Johnie Walker firma sus libros y a él nos redirigen todos los peregrinos que han participado en la iniciativa Querido Camino, volveremos. Esta frase es la que se le ocurrió a Johnie para que todos los peregrinos que este año no van a cruzar la puerta del Obradoiro puedan mandar sus mensajes de amor al Camino, y de apoyo a todo lo que rodea la principal vía turística compostelana. Hay decenas de mensajes de todas partes del mundo: desde Australia a Estados Unidos, pasando por Venezuela, Londres o Alemania.

La pregunta es cómo todos ellos convergen en el protagonista de nombre caminante y embriagador. Para entender la unión de Johnie Walker con el Camino hay que remontarse a la primera década de los 2000. Tras sus responsabilidades en la política escocesa, se mudó a Londres para trabajar en el organismo público encargado de la lotería. En esa época, viajaba cada verano a Sevilla. Y en una de sus estancias en la ciudad andaluza, su vida cambió. “Hice mi primer Camino en 2007”, cuenta Rafferty. El primero de muchos, porque acumula más de 30 rutas diferentes a sus pies. Ha llegado a caminar la ruta de los 88 templos budistas de Shikoku Henro, un tradicional recorrido que se conoce como el Camino de Santiago japonés.

“Me dediqué a ser organista en Sevilla siete veranos, y esperaba retirarme allí y relajarme bebiendo vino de Jerez fresco bajo un naranjo. Entonces, descubrí el Camino y la plaza del Obradoiro. Y me olvidé de Sevilla”, así relata cómo empezó su amor por Compostela. Del órgano no se ha olvidado: ahora toca en la Iglesia de San Agustín en Santiago. Y está tan adaptado que, cuando no está, hasta echa de menos la lluvia. A menudo vuelve una temporada a Londres y, en invierno, suele tocar el órgano en Málaga.

Si su nombre es tan conocido entre los amantes del Camino, en parte tiene que dar las gracias a las redes. Johnie Walker es el gestor de un grupo de Facebook en el que está en contacto con más de once mil miembros y colabora también con el grupo de Peregrinos de América.

John Rafferty tiene en mente un segundo proyecto. En agosto, si todo va bien, hará el Camino con tres compañeros desde la localidad francesa de Saint Jean Pied de Port. Con ellos viajarán todos los deseos y plegarias de los peregrinos que este año no colgarán la concha de sus bordones. Su historia es, en sí, la de Santiago y su Ruta: pasión y sentimientos que, en otras circunstancias, solo el güisqui podría explicar.

03 jul 2020 / 10:47
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.