Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 01 diciembre 2022
07:33
h
ENTREVISTA
César de la Fuente Núñez // Biotecnólogo y catedrático de la Universidad de Pensilvania

“La ciencia requiere de mentes aventureras y valientes y sé que muchos jóvenes lo son”

{A Coruña, 1986} De la Fuente cuenta con una trayectoria meteórica y está considerado como uno de los pioneros en el desarrollo de antibióticos por ordenador. En el año 2020 fue designado mejor investigador joven de EE.UU. por la American Chemical Society y en el 2019 fue elegido “uno de los diez mejores innovadores del mundo menores de 35 años en ciencias de la vida y la salud” por el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Ha sido proclamado Premio Fundación Princesa Girona de Investigación Científica 2021, ¿qué supone esta distinción para usted?

Es un honor y testamento al trabajo en equipo de mi laboratorio. También conlleva la responsabilidad de intentar inspirar a los más jóvenes y transmitirles la belleza y la emoción de la ciencia.

Entre 2019 y 2020, también recibió importantes distinciones por su trayectoria científica, ¿qué le queda para más adelante?

Me queda lo que siempre ha estado dentro de mí. La pasión por la ciencia, por la investigación, y por intentar mejorar el mundo.

Desde A Coruña a la biología computacional, ¿cómo ha sido su formación?

Me formé en el Instituto Eusebio da Guardia en A Coruña. Luego fui parte de la primera promoción de Licenciados en Biotecnología de la Universidad de León. De ahí di el salto a Vancouver, Canadá, para hacer mi doctorado en la University of British Columbia. Después me fichó el MIT y, finalmente, la Universidad de Pensilvania.

Su laboratorio de Pensilvania lidera un enfoque innovador para desarrollar antibióticos: crearlos con ordenador. ¿En qué fase está el proyecto?

Estamos todavía en fases iniciales, aprendiendo a caminar como se diría. El uso de la inteligencia artificial para el desarrollo de antibióticos es un campo completamente nuevo, que no existía hasta hace tres años. Todavía estamos enseñando a los ordenadores a comprender a las moléculas y a intentar crear cosas nuevas. Soñamos con poder diseñar medicamentos en el ordenador.

¿Venceremos a las bacterias multirresistentes en breve plazo?

No lo creo. Pienso que va a llevar su tiempo, sobre todo si no se invierte en este campo como se debería. La proyección actual es que 10 millones de personas van a morir al año en el mundo como consecuencia de las superbacterias. Esto se corresponde con 1 muerte cada 3 segundos. Este es el futuro al que nos dirigimos, a no ser que hagamos algo al respecto. Cabe recordar que los antibióticos son fundamentales para poder ejercitar la medicina moderna. Son claves en tratamientos de quimioterapia, partos, cirugías, trasplantes, etc. La medicina tal y como la conocemos no existirá si no tenemos antibióticos que funcionan.

¿Cómo ha afectado el COVID a su vida y a su trabajo?

El COVID nos ha afectado a todos y todas, sin excepción. En mi caso, a nivel profesional, me ha hecho redirigir esfuerzos para intentar contribuir nuestro granito de arena a través del desarrollo de tests de diagnóstico.

El egoísmo de los países ricos en la vacunación contra el coronavirus, ¿nos pasará factura?

Vivimos en un mundo tremendamente desigual. El COVID tan solo ha ayudado a acentuar esto. Diez países han comprado el 75 % de las dosis disponibles. Hay países donde prácticamente nadie ha recibido la vacuna. Creo que es importante valorar lo que tenemos y ser más generosos.

¿Se ha planteado en un futuro volver a su tierra?

Nunca se sabe. Soy un enamorado de España y de Galicia. La morriña siempre estará ahí.

¿Está España cuidando el talento de sus investigadores?

No como debería quizás. Me vienen dos cosas a la cabeza: hace falta invertir en ciencia de verdad a largo plazo y hace falta erradicar la endogamia en la universidad española.

¿Fomenta nuestro país el regreso de los científicos que triunfan fuera? ¿Qué se necesita?

Hay mecanismos para volver, como los contratos Ramón y Cajal, entre otros, pero hace falta multiplicar esta inversión. En la ciencia es fundamental viajar y aprender de otros lugares, pero para un país también es crucial fichar de vuelta al talento que quiere volver.

¿Apuesta España por la ciencia? ¿Qué consecuencias nos reporta como nación no hacerlo?

No como debería. Si España quiere ser un país puntero debe invertir en ciencia. La ecuación es muy clara. De lo contrario, seremos siempre un país dependiente de otros para obtener tecnologías que pueden salvar millones de vidas. Un ejemplo reciente son las vacunas de ARN mensajero.

¿Qué aconsejaría a los estudiantes con inquietudes científicas que van a iniciar una carrera?

La ciencia es apasionante. Te permite acercarte a los límites del conocimiento y saltar al vacío para explorar lo que nadie antes ha explorado. Requiere de mentes aventureras y valientes y sé que muchos jóvenes lo son. De hecho, los niños y las niñas son los mejores científicos. Se preguntan constantemente cómo funciona el mundo. Es importante no perder esa curiosidad cuando nos hacemos mayores.

¿Y a los que están finalizándola y dudan del camino a seguir?

Diría un poco lo mismo. Es fundamental encontrar aquello que le apasiona a uno. Una vez que esto se consigue, el camino se abre y parece todo más fácil.

¿Cuál es el mejor consejo que ha recibido y de quién?

No hay uno solo. Mis padres, por ejemplo, me enseñaron el valor del esfuerzo, de la curiosidad, del querer aprender, del cuestionarse el porqué de las cosas.

14 nov 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito