Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 30 noviembre 2022
02:00
h
ENTREVISTA
JOSÉ MARÍA POVEDA // Neuropsiquiatra y filósofo

“La sonrisa interior cambia la actitud interna”

Médico humanista particularmente conocedor del alma y la mente humana. Profesor emérito del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid; fundador y director del Empathic Reactive Media Lab, del grupo de investigación Habilidades para el desarrollo de la excelencia en las crisis vitales de la Autónoma de Madrid. Especialista en la conjunción de humanismo, tecnología y ciencia, es pionero en telemetría y análisis de voz para la evaluación objetiva de la depresión. Actualmente centra su campo de acción en aplicar y evaluar el impacto de la realidad virtual, en investigar el uso de sus aplicaciones para desarrollar empatía integrando recursos de inteligencia artificial y biometría, y en analizar las dimensiones ético-filosóficas de estos avances.

Un neuropsiquiatra-filósofo por los senderos de El Camino Interior. ¿Claramente, esta serie es otro tipo de televisión?...

Realmente me ha dejado sorprendido y encantado. La serie enfoca los tres quicios desde los que se articula la felicidad: las relaciones de cada persona consigo misma, las relaciones de cada persona con los demás y la relación de la persona con su entorno en el aquí-ahora. El entorno físico y humano ha invitado continuamente a la reflexión personal.

Como especialista en salud mental, ¿ayudará esta iniciativa audiovisual ante el contexto social de pandemia que vivimos?

Sin duda. Muestra una experiencia vivida sin confinamiento, con esfuerzo físico y con sentimiento de libertad. Sin máscara ninguna. Auténtica. Cómo psicoterapeuta he disfrutado mucho de la experiencia.

¿Cuáles son las claves de su conversación con Miguel Ángel Tobías entre Triacastela y Sarria?

Desde el encuentro de buena mañana en el cementerio lleno de flores frescas sobre las tumbas hasta Sarria, hemos hablado con apasionamiento de lo divino y lo humano. De la importancia del ciclo de la vida y de la sabiduría acumulada de las personas mayores que han sabido adaptarse con resiliencia a lo bueno y lo malo, a lo familiar y a lo extraño. De cómo aprender de lo que nos duele y cómo compartir lo que nos hace felices. De que una persona no es solo un cuerpo objetivable-cuantificable con su mente subjetiva, formando una unidad psicosomática; es, además, su nosotros: las personas que nos ríen las gracias y sienten sus desgracias, dándonos calidad y calidez a la vida. Y que además el entorno en el que vivimos nos configura tanto como a las plantas, con la ventaja de que podemos viajar.

En las primeras imágenes de la serie que hemos visto se destaca el Monasterio de Samos, símbolo cultural de Galicia. ¿Qué le inspiran a usted las joyas que nos han dejado nuestros antepasados por el Camino de Santiago?

Que la personalidad de Galicia y de sus gentes destaca por su racionalidad y trascendencia, por su capacidad cuestionadora propia de quien hace filosofía existencial y por eso el preguntar y preguntarse está en su esencia. ¿Y por qué? Pues acaso porque en las raíces humanas de Galicia están los pueblos germánicos y en su núcleo, en San Julián de Samos, está la respuesta. En ese “lugar de los monjes” ya se preguntaban el por qué de la existencia. Se adelantaron mil quinientos años a las preguntas de Lord Byron: “¿Qué es sagrado? ¿De qué está hecho el espíritu? ¿Por qué vale la pena vivir y por qué vale la pena morir? La respuesta a todas es la misma. Solo amor”.

¿Responder a la necesidad de trascendencia mejorará sociedades donde el tener tiene más likes que el ser?

Seguro, y eso es la esencia de El Camino interior. Saber usar la inteligencia emocional en lugar de asustarse con el abuso de la inteligencia artificial.

¿Qué oportunidades brinda el Camino de Santiago para mejorar nuestra salud mental?

El Camino puede ayudar a superar el egocentrismo infantil y eventualmente psicopático mirando más arriba, hacia el cielo de día y de noche. Además, resulta antidepresivo porque en vez de pensar en el pasado, vamos en presente imaginando el futuro. El Camino puede brindarnos también una mirada horizontal a poniente, para ver mucho más allá, con perspectiva, pensándonos y sintiéndonos con el sol en Finisterre.

¿Si estamos alegres y optimistas es más fácil que acertemos en el camino de la vida?

Estar en el presente con alegría y apostar por el futuro con optimismo desarrolla la inteligencia emocional, más necesaria que nunca en la actual explosión técnica de la inteligencia artificial. ¿Cómo podemos avanzar en ese itinerario este verano? Pues con sonrisa interior, que cambia la actitud interna, contribuyendo, como dice en su canción El Arrebato, a “que la sonrisa se ponga de moda”. Y no hace falta exagerar, es suficiente con una sonrisa tipo Gioconda.

Dice usted que “el simple hecho de estar vivos es algo impresionante”. ¿Lo valoramos? ¿Nos ayudará el Camino a hacerlo?

Los problemas de salud mental están siendo más graves que los físicos al prologarse la incertidumbre de la pandemia. La capacidad de transformación del Camino es un eje de referencia más necesario que nunca.

07 mar 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.