Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 22 junio 2021
02:00
h
A su trabajo diario en las locales de Santa Marta, San Roque y San Lázaro, con las limitaciones de aforo, mantienen una actividad constante con comidas para llevar // Este servicio lo han potenciado durante el cierre de la hostelería TEXTO Brais Fdez.

Las tres Bodeguillas, reforzadas a través del reparto a domicilio

Adaptándose a las medidas sanitarias y de seguridad aplicadas en Galicia, en general, y en Santiago, en particular, los establecimientos de hostelería han buscado fórmulas para intentar paliar estos duros momentos. Además de cumplir con los exhaustivos protocolos marcados por las autoridades, algunos, como es el caso de las Bodeguillas, han encontrado alternativas a las limitaciones de aforo.

De este modo, a su trabajo diario en los locales de San Lázaro, Santa Marta y San Roque, han reforzado la vía del reparto a domicilio, la cual les permitió mantener su actividad durante esta segunda ola de contagios, en la que tuvieron que cerrar sus puertas.

Con el objetivo de que los santiagueses puedan disfrutar de la gastronomía típica de sus locales en sus propios hogares, trabajan con las plataformas de servicio de comida Just Eat y Obvius Eat, con un número de pedidos día tras día muy constante, una tendencia que consideran muy positiva.

“La acogida del take away y del reparto a domicilio está siendo muy buena. Estas semanas hubo mucho personal de empresa que nos encargaba para comer en las oficinas, así como particulares para sus casas. La verdad, estamos muy contentos en este aspecto”, explica Javier Míguez, gerente del grupo.

Esta nueva vía les ha servido para mantener su actividad, pero también para conservar un volumen de facturación, ya que, a pesar de la reciente reducción de las restricciones en Compostela, con posibilidad de aforo del 75 % en terraza y del 50 % en el interior, sigue existiendo una reticencia a salir de casa.

“La gente no tiene mucho ánimo para salir de casa. Falta confianza y seguridad para acceder al interior de los locales. Las noches, entre semana, en las que apenas ves un coche por las calles son muy tristes, pero esperamos ir mejorando poco a poco”, apunta.

En este sentido, mantienen unos exhaustivos protocolos para proteger tanto a clientes como a trabajadores, con la misión de que se puede volver a disfrutar de la experiencia de comer en una Bodeguilla.

“Pueden estar totalmente seguros viniendo a nuestros establecimientos porque cumplimos todas las medidas higiénico-sanitarias que derivan de la covid-19. Nuestro personal está formado en todos los protocolos y los locales están preparados para los comensales”, destaca.

Por ello, apela a la responsabilidad personal de cada uno para que la situación siga mejorando y próximamente pueden acoger a más público, sobre todo, en el interior, ya que el tiempo en Santiago “es el que es”.

De cara a esta recta final de año, las Bodeguillas funcionarán como lo llevan haciendo en los últimos 35 años, por lo que abrirán el 24 y el 31 hasta el mediodía, mientras que cerrarán esas dos noches, el 25 de diciembre y el 1 de enero.

Reparto a domicilio. A pesar de que la experiencia culinaria no es la misma, las Bodeguillas han trabajado todo este año para mejorar la calidad de los envases, con la pretensión de que sus elaboraciones mantengan al máximo sus propiedades. “No es lo mismo que tomar la comida recién salida de los fogones, pero hemos hecho un salto de calidad en los tuppers y tenemos unos muy adecuados, en los que no se pierden las cualidades del plato elaborado”, afirma el propietario.

Asimismo, para aquellos que deseen probar esta fórmula, cada vez más utilizada por los santiagueses, la Bodeguilla ha llevado a cabo una selección de sus platos, potenciando aquellos que se adaptan mejor a este formato, aunque se puede pedir hasta un 80 % de la carta original.

Trabajo en interior. Por su parte, en lo que respecta al trabajo en los tres locales que tienen en la ciudad, mantienen su actividad cumpliendo con las restricciones marcadas, adaptándose día a día a los distintos protocolos.

“Ahora mismo estamos trabajando con las tres, con las limitaciones del servicio en interior y en terraza. Después del cierre obligado, volvimos esta pasada semana con la intención de acabar este 2020 de la mejor manera posible”, sentencia Javier.

En ellas, pueden realizar el servicio de restaurante en el interior, aunque con la reducción del aforo a la mitad, lo que supone unas limitaciones muy grandes, a lo que se suma una gran irregularidad en la asistencia. “El hecho de compartir mesa, como máximo, entre seis, hace que la asistencia se reduzca aún más”, indica. En todas ellas mantienen un horario continuado, desde el pasado viernes, desde las 9.00 hasta las 23.00 horas.

Mientras tanto, en lo que respecta al servicio en exterior, mantienen las terrazas en función del tiempo meteorológico, con la excepción de la de San Lázaro. “Es la más grande de todas y está semicubierta, por lo que nos permite más alternativas”, informa.

Todo ello hace que estén llevando a cabo un trabajo intenso para que el cliente se sienta lo más cómodo posible y que vuelva a disfrutar de la experiencia que ofrecen las Bodeguillas de Santa Marta, San Roque y San Lázaro.

13 dic 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.