Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 09 agosto 2020
22:19
h

Límite de aforo en la Catedral, recorrido prefijado y sin abrazo al Apóstol

El interior del templo acogerá hasta 200 personas, y los fieles, que deberán recoger un número antes de entrar, serán 75 como máximo

La Catedral recibe desde este miércoles de nuevo visitas y permite el acceso para el culto, pero con un aforo limitado, un recorrido prefijado que solo se podrá recorrer en un sentido y sin la posibilidad de darle el abrazo al Apóstol.

El director de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo, explicó estos datos a los medios de comunicación ante la puerta de Praterías, que será el acceso entre lunes y viernes y a la que ya comenzaban esta mañana a acercarse visitantes para entrar en el templo, cerrado desde 13 de marzo. El fin de semana se podrá entrar por la plaza de la Inmaculada.

En concreto, indicó, no podrá haber más de 150-200 personas en un mismo momento dentro de la basílica, cuando antes la cifra podía rondar los 700 visitantes. Para el culto, se permitirá la entrada de 75 fieles (antes podían llegar a entre 900 y 1.100), que deberán recoger un número en la puerta de la Catedral previamente. No se pueden hacer reservas y deberá ocuparse el asiento que se haya asignado.

Estos números, agregó Lorenzo, se desinfectarán cada día, ya que habrá un solo servicio. Una parte de los mismos se darán, como "deferencia", en la Oficina del Peregrino. "Estamos con la política de la Catedral, que es que una cosa es el museo y otra, el espacio de culto, que no queremos que se parezca a un museo. No se cobra entrada porque entendemos que la Catedral es un santuario", expuso.

Además de las limitaciones en el número de personas que pueden estar dentro al mismo tiempo, habrá que usar mascarilla, estará disponible gel hidroalcohólico, deberán mantenerse las distancias y habrá que seguir el recorrido marcado, que seguirá el deambulatorio.

Uno de los aspectos que cambia es que no se podrá dar el tradicional abrazo al Apóstol, explicó Lorenzo, que recordó que no se pueden aplicar determinados productos químicos sobre elementos del patrimonio. Sí se podrá acceder, en cambio, a la cripta.

Tampoco se podrá entrar por el Obradoiro, puesto que este acceso se encuentra en obras, ni podrá volar el 'botafumeiro', que no tendría hueco para moverse con los andamios que están instalados en la actualidad en el interior de la basílica, indicó Lorenzo, que agregó que también se está haciendo una "restauración integral" del artilugio que permite alzarlo y balancearlo.

Se retoma también la actividad el Museo de la Catedral, que abre con una demanda muy por debajo de la que tenía hace un año. La del templo, al ser de entrada libre, no se conoce, pero en el caso del museo había a estas alturas de año más de 22.000 reservas para los meses de julio y agosto, frente a las poco más de 1.000 que constan en la actualidad. "En los meses de enero y febrero teníamos más demanda", comparó el director de la Fundación.

RETRASOS EN LAS OBRAS

El director de la Fundación Catedral destacó que es necesaria "mucha prudencia" en la reapertura y señaló que también es importante que el flujo de visitantes no genere dificultades para el desarrollo de las obras que se están realizando y que han sufrido retrasos con el estado de alarma.

La nave principal está ya "muy liberada" y las intervenciones que se consideran más relevantes estarán, según Lorenzo, listas a finales de año, antes del inicio del año jubilar. El parón afectó a la contratación de obras, por lo que algunas siguen pendientes, pero no son "ni de gran volumen ni muy llamativas", dijo.

En cuanto a un posible refuerzo de personal, Lorenzo señaló que no se prevé un aumento de los trabajadores porque no se esperan "presencias masivas" ni gran demanda en el museo. Si se hiciese necesario, añadió, se recuperaría al personal que está acogido a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). El museo se enfrenta a "un problema real de financiación" al no vender entradas, resaltó.

El director de la Fundación Catedral manifestó que "es muy importante" para los responsables del templo que se recupere el culto, pero lo encaran con "la máxima prudencia".

POCOS PEREGRINOS

Respecto a la recogida de las credenciales por parte de los peregrinos, Lorenzo manifestó que el sistema "está perfectamente organizado" y que el espacio es grande y no se esperan aglomeraciones. Desde el año pasado existe un sistema de turnos y se iniciará un modelo para que sea suficiente con que uno de los integrantes de un grupo se acerque a recoger los documentos de todos.

En las últimas semanas, el número de peregrinos ha sido "muy pequeño" y se sitúa en torno a unos 200 desde que comenzaron las medidas contra la pandemia, señaló.

Con respecto a los actos previstos para el 25 de julio, el día del Apóstol Santiago, avanzó que habrá una misa especial, pero que no será en la Catedral.

SANTIAGO. EUROPA PRESS

01 jul 2020 / 14:39
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.