Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 29 enero 2023
02:26
h

Más de 60 denuncias en el primer jueves universitario del curso

La Policía tuvo que intervenir en 10 fiestas en pisos y desalojar una celebración privada en un local con 27 identificados // También actuó en varias aglomeraciones en el exterior de establecimientos de ocio nocturno

El primer jueves universitario del curso no ha dejado un panorama demasiado alentador en Compostela. Con todos los estudiantes de nuevo en las aulas desde el pasado lunes, su presencia en la ciudad ha ido incrementándose paulatinamente en los últimos días, cuando ya se produjeron desalojos en el exterior de algunos locales.

Durante las últimas horas las cifras de denuncias e intervenciones policiales se dispararon hasta contabilizar las sesenta. Tal y como ha confirmado el concelleiro de Fiestas y Seguridade Cidadá, Gonzalo Muíños, las fuerzas de seguridad tuvieron un trabajo constante toda la noche ante los ruidos y aglomeraciones producidas. De nuevo, lo peor estuvo en las fiestas en viviendas, con una decena de intervenciones en pisos. Asimismo, se produjo una fiesta con casi una treintena de personas en un local privado situado entre el Hórreo y Pontepedriña. Todos los participantes fueron identificados.

Estampa nocturna ayer por la noche en el Ensanche de Santiago. Foto: S.H.
Estampa nocturna ayer por la noche en el Ensanche de Santiago. Foto: S.H.

A mayores de las reuniones citadas, se produjeron denuncias por consumir alcohol u otras sustancias en la vía pública, como fue el caso del parque Luis Pasín, Hórreo, Praza Galicia o de la Praza de Cervantes; así como por orinar en la calle y por ruidos. Destacan cinco desalojos en el exterior de locales de ocio nocturno, en Praza Roxa, Algalia de Arriba, Curros Enríquez y Praza de San Bieito; y también hubo que disolver a un grupo de jóvenes que se encontraban en el parque de la Alameda. “Se preveía que iba a ser una noche así al estar en el inicio del curso. Lo bueno es que habíamos organizado la actuación de los efectivos necesarios. La Policía hizo un trabajo intenso”, indicó el edil de Seguridad. “Seguiremos con refuerzos porque los jueves de septiembre suelen ser así. Además, hay que tener en cuenta que venimos de dos años sin que los universitarios puedan salir de fiesta, y que ahora hay más presencia de estudiantes en la ciudad que el curso pasado”, añadió Muíños. “Todos deben tener claro que se enfrentan a sanciones”, concluyó.

Por su parte, el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, volvió a lanzar un mensaje de prudencia e insistió en que, pese a las denuncias, no se produjeron hechos violentos ni vandálicos. “Temos preocupación e é importante pedirlles prudencia ante a situación sanitaria, aínda que as cifras en Santiago siguen a ser boas”, insistió el regidor. Asimismo, Bugallo dispersó cualquier duda sobre la actuación de los hosteleros, e insistió en que los desalojos se produjeron por acumulaciones a la puerta de los locales, sin que estos incumpliesen el aforo. “O que pasou é que os locales xa non os deixaban pasar, e quedaban fóra agardando ata que a Policía actuou”, zanjó.

En total fueron 63 denuncias: 26 en la fiesta privada; 2 por fumar sin mantener la distancia, 20 por consumir alcohol en la vía pública, 9 por ruidos en pisos, 3 por orinar en la vía pública y otras 3 por gritos en la calle. Cabe recordar que el pasado año el ayuntamiento puso en marcha un sistema de multas por tramos horarios para evitar aglomeraciones en pisos ante la situación sanitaria, según el cual la cuantía se incrementa cuanto más avanzada sea la hora a la que se produce la infracción. Así, una fiesta interceptada antes de las doce de la noche conlleva una sanción de 200 euros, frente a los más de 700 de otra que se produzca a partir de las tres de la madrugada.

QUEJAS DE LOS VECINOS. La situación vivida durante la noche está provocando numerosas quejas de los vecinos que vieron dificultada la conciliación del sueño. Es el caso de un vecino de Frei Rosendo Salvado, que relata una noche de gritos constantes entre ventanas del patio de manzanas entre esa calle y Santiago de Chile. “Incluso cantando el cumpleaños feliz entre una ventana y otra a bastante distancia, que se escuchaba en todo el patio. Fui imposible dormir hasta pasadas las seis de la mañana”, explica uno de los vecinos afectados.

Una situación similar denuncia una vecina que vive cerca de los locales de ocio del Ensanche. “Soy consciente de que poco a poco hay que ir regresando a la normalidad y gracias a la vacunación masiva y a todas las restricciones que tantos los empresarios como los ciudadanos hemos ido acatando, la situación ha mejorado. Pero, ¿es normal consentir este tipo de situaciones y actitudes por parte de los jóvenes en dónde no se guarda distancia de seguridad, están bebiendo bebidas alcohólicas en la vía pública y las mascarillas brillan por su ausencia?”, lamenta.

10 sep 2021 / 11:04
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.