Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 07 julio 2022
08:47
h

Más de cuarenta mil personas atendidas por Cáritas en 2021

La mayoría, un 55,6 %, fueron mujeres, frente al 44,4 % restante de hombres // La franja de edad más importante va de 36 a 65 años (44%)

Cáritas Diocesana de Santiago atendió a un total de 40.557 personas durante el año 2021. Con un 55,6 %, frente a los hombres con el 44,4%, la mayoría en las atenciones practicas fueron mujeres. Los y las beneficiadas reflejan el cambio de tendencia con respecto a años anteriores en los que el número de varones era superior.

Estos datos aparecen recogidos en la memoria anual dada a conocer en el acto presidido ayer por Jesús García Vázquez, delegado episcopal, y presentada ayer en una rueda de prensa por el director diocesano, Anuncio Mouriño, acompañado por el responsable de comunicación, Javier García. En ella se hizo constar que los datos generales presentan un resultado positivo que viene dado tanto por la contención del gasto –disminuyó un 7% respecto al ejercicio anterior– como por el incremento de los ingresos. Tal y como explicó Mouriño, Cáritas Diocesana en Santiago tuvo unos ingresos totales de 7.396.076 euros y unos gastos de 6.650.452 en el 2021, por lo que el resultado fue positivo en más de 740.000 euros.

Además, se observa una variación en cuanto a la edad de los atendidos por Cáritas, ya que la franja más importante la representaron personas entre 36 y 65 años (44%), frente a los de 13 a 25 años (14%). Del mismo modo, los mayores de 66 fueron el 5,5% y los menores de 12 a 17, el 13,2%. En cuanto al perfil socioeconómico, la mayoría son personas sin ingresos (64,2%), seguidas de las que perciben algún tipo de pensión o prestación (21,31%), mientras que en torno al 7,9% tienen una nómina. Los hogares de una pareja con hijos fueron el 26,81%, los de una persona que vive sola es el 22,29% y los monoparentales –principalmente una mujer con sus niños–, el 15,14%.

INFLACIÓN. Durante su intervención, el director diocesano aprovechó para advertir del aumento de las dificultades que atienden desde la irrupción de la pandemia y la crisis energética. En este sentido, ha puesto el foco en la subida del IPC y de los alquileres, por lo que se mostraron “muy preocuados” por lo que han denominado una “tormenta perfecta”.

Señaló, además, que la inflación golpea con “especial contundencia a quienes menos tienen” y “siempre pagan los mismos”, porque “los que están arriba tienen un paraguas o un techo que les abriga”. Asimismo, denunció que “mucha gente este invierno no pudo encender la calefacción”.

“Ahora hay trabajadores pobres que hace seis o siete años ganaban 1.000 euros, venían a Cáritas y no se les atendía, y en estos momentos sí”, explicó, sobre cómo la subida de los precios ha cambiado el perfil de los beneficiarios, al tiempo que ha lamentado que “la pobreza cada vez tiene más rostro de mujer”.

ALQUILERES. En cuanto a la vivienda, Mouriño mencionó que en el 2021 se había hecho frente al pago de alquileres y recibos por un importe superior a los 400.000 euros y sobre 106.000 en facturas de la electricidad, “una barbaridad”. Además, saludó que las administraciones, como la Xunta con su ‘Bono de Alugueiro Social’, tengan apoyos en este sentido, pero advirtió que muchas personas no pueden acceder a ellos porque “no tienen papeles” del contrato y pagan “en negro”.

Con todo, el director diocesano indicó que en alimentos invierten “cada vez menos”, sobre 30.000 euros en 2021, porque hubo una disminución de la demanda, en parte gracias a programas como la tarjeta monedero que lanzó la Administración gallega para comprar bienes de primera necesidad. Frente a esto, subrayó que el ingreso mínimo vital (IMV) del Gobierno central, por ejemplo, “no se nota”, porque se demostró que “no funciona”.

23 jun 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito