Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 15 mayo 2022
01:42
h
ENTREVISTA
NACHO DEAN Aventurero, naturalista y escritor

“Mi miedo más feroz sería ver la vida pasar sin contar conmigo”

“No podemos aspirar a la paz, el equilibrio, la armonía y la felicidad en un planeta que muere”

Primera persona en dar la vuelta al mundo caminando entre 2013 y 2016, una aventura que le llevó a recorrer 4 continentes, 31 países y 33.000 kilómetros a pie en solitario, sin asistencia e ininterrumpidamente para documentar el cambio climático.

Ha dado la vuelta al mundo andando. Ha unido continentes a nado. ¿Su participación en El Camino Interior puede considerarse, también, un reto?

Sin duda. Ha sido un reto y un placer. La idea de dar la vuelta al mundo caminando surgió, precisamente, mientras hacía el Camino de Santiago. Quién me iba a decir que acabaría cerrando aquel círculo de la mano de Miguel Ángel Tobías en la grabación de esta serie que ha sido una experiencia fantástica.

¿Toda aventura debe conllevar una aventura interior para que sea completa?

Creo que sí. Miguel de la Cuadra Salcedo decía que la mejor expedición es la aventura interior. Yo también creo que cualquier viaje implica un camino exterior y un enriquecimiento personal. Al menos, los retos que yo he hecho han sido una ocasión de seguir profundizando en mi conocimiento propio. Los paisajes y las personas con las que coincidimos en estas aventuras nos ayudan a aprender.

Su historia enseña hasta qué punto se puede pensar y transformar uno mismo andando por la vida. ¿Es importante el conocimiento propio para ser lo más feliz posible?

Es fundamental. Caminar es un medio de transporte lento que permite frenar un poco el ritmo vertiginoso de la vida y ayuda a pensar, y a vivir. Mientras andas, descubres las cosas esenciales, entiendes que el estilo de vida materialista y superficial no da ni la felicidad ni la paz interior, que son dos grandes aspiraciones de los seres humanos. La felicidad y la paz interior desembocan cuando encontramos un sentido a los quehaceres de la vida y una coherencia a nuestro camino vital.

En las primeras imágenes del documental le vemos con el carrito con el que dio la vuelta al mundo. Allí solo caben las cosas necesarias. ¿Cuáles son las cosas necesarias para caminar por la vida?

El agua y la pasión son dos elementos básicos para cualquier reto personal. Para caminar con un norte en la vida hacen falta ilusión y proyectos, una vocación de servicio que nos anime a dejar de mirarlo todo por el filtro de nuestro ombligo, querer y ser querido. Con eso en la maleta o en el carrito, ¿para qué queremos más?

¿Cuál ha sido su relación con el Camino de Santiago a lo largo de su vida?

He hecho diferentes variantes del Camino. De Roncesvalles hasta Santiago, de Irún a Santiago, de Oviedo a Santiago... Desde que descubrí que necesitaba conectar con la naturaleza no he parado y el Camino de Santiago ha sido uno de los escenarios más representativos de mi pasión por andar y crecer.

“Todo camino empieza con un paso”, dice usted. ¿Cómo se activa una persona inactiva por el miedo a la incertidumbre de este contexto que vivimos?

Para mí, la inacción es peor que asumir los riesgos y las incertidumbres de actuar. Soy consciente de que nos rodean temores permanentes como el miedo al futuro, o al qué dirán, pero para mí el miedo más feroz sería ver mi vida pasar sin contar conmigo. Cuando entiendes que en este mundo estamos de paso y que vivir es un milagro, entonces te urge vivir con mucha intensidad siendo lo mejor posible. Apreciar y aprovechar la vida es el mejor negocio de nuestras biografías.

¿Alguna vez te has arrepentido de acometer un reto?

No. He sufrido, he vivido momentos complicados, he estado al límite de arriesgar la vida, pero nunca me he arrepentido de emprender. Es más: los mejores momentos de mi vida son aquellos en los que he escuchado a mi corazón y a mi instinto, y me he lanzado a aventuras no convencionales, pero muy fieles a mi misión y a mis valores.

Se ha convertido en una referencia de la educación ecológica y del respeto al medioambiente con fundamento. ¿El Camino de Santiago es buen altavoz por el cuidado del planeta?

El Camino de Santiago es un buen altavoz para la promoción del cuidado del planeta. Caminar es el medio de locomoción más silencioso, más ecológico y más coherente. El Camino te enseña a conectar contigo mismo y con el entorno. Te hace disfrutar con una conciencia plena la simbiosis entre el viaje espiritual y la conexión con la creación, de la que formamos parte.

¿Qué relación hay entre cuidar el camino interior de cada uno y cuidar el planeta?

La relación es total. No podemos estar sanos en un mundo enfermo. No podemos aspirar a la paz, el equilibrio, la armonía y la felicidad en un planeta que muere. El progreso de las sociedades justas y libres solo es viable en un mundo saludable donde cuidamos de las personas y del entorno.

LA HUELLA

Nacho Dean dio la vuelta al mundo andando y se pensó hasta el fondo. Tres años de epopeya viendo de primera mano la realidad sin filtros. Después de muchos pares de zapatillas gastadas fue madurando un universo coherente de ideas y práctica en torno a una espina bífida: su amor al planeta por amor a la humanidad. La empatía con mimbres anda con causa lo que le echen.

05 mar 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.