El Correo Gallego

Noticia 19 de 26 noticia anterior de Mulleres na Ruta Xacobea Santiago » Mulleres na Ruta Xacobea

mujeres en la ruta jacobea (XXVI)

Sendas reinas en los Años Santos de 1976 y 1993

Los Reyes de España, junto a sus hijos, cruzan la Plaza del Obradoiro
Los Reyes de España, junto a sus hijos, cruzan la Plaza del Obradoiro

09.11.2019 
A- A+

AÑO 1976, 25 DE JULIO En esa fecha estuvieron en Santiago de Compostela, para hacer la Ofrenda Nacional de España a su Patrón, el Apóstol Santiago, S.S.M.M. los reyes don Juan Carlos I y doña Sofía, acompañados de sus tres hijos: las infantas doña Elena y doña Cristina y el Príncipe de Asturias, don Felipe.

La fotografía superior izquierda nos muestra la procesión solemne, cruzando la Plaza del Obradoiro, que los conduce a la escalinata por la que accedieron a la entrada de la Catedral por el Pórtico de la Gloria. Allí los recibía el arzobispo Monseñor Suquía Goicoechea y el Cabildo catedralicio, cuyos canónigos lucían sus vistosos trajes de capellanes de honor de la reina Isabel II, de cuyo cuerpo colegiado los había hecho miembros aquella reina. Don Juan Carlos y doña Sofía besaron el Lignum Crucis que a ese efecto les ofreció el prelado.

En la comitiva regia, tal como se ve en la fotografía, detrás de los ayudantes de campo de S.S.M.M. termina solo, el entonces presidente del Gobierno, D. Adolfo Suárez, seguido de tres de sus ministros (reconocemos a Martín Villa y a Landelino Lavilla). Detrás, siguen cinco filas de autoridades civiles y militares a las que cierran los ujieres municipales y una sección de la guardia municipal en uniforme de gala.

Doña Sofía viste ropa veraniega, pero adecuada al carácter religioso de la ceremonia y adorna su cabeza con una prenda elegante muy típicamente hispánica: la mantilla con peineta.

En la misa pontifical propia de la festividad de Santiago hizo la Ofrenda de España al Apóstol, según costumbre que tuvo su origen en el 'voto a Santiago' que instituyó, en el año 844, el entonces rey cristiano D. Ramiro I como expresión de muy especial gratitud al Santo por la sobrenatural ayuda que prestó a las tropas de este monarca contra las musulmanas de Abderramán II, en la célebre Batalla de Clavijo, donde lo vencieron.

La víspera del día que hemos descrito, es decir, el 24 de julio, cuando la familia real llegó a la ciudad, D. Juan Carlos y Dª. Sofía, después de ser aclamados por el pueblo, tuvieron a bien recibir, en audiencia, a los miembros de la Corporación Municipal compostelana, que tuvo lugar en unos de los salones del Hostal de los Reyes Católicos.

Fueron recibidos por el alcalde, Antonio Castro García, y los tenientes de alcalde, Sres. Pueyo, Francisco Puy Muñoz, José Carro Otero, Dolores Losada y Carlos Mario Fernández García y demás concejales, y tuvieron la ocasión de exponer a los monarcas diversas cuestiones propias de la ciudad, y en especial, la gratitud colectiva por la concurrencia de la familia real a la celebración de este Año Santo, el primero de su reinado.

Asimismo les rogaron se dignasen recibir en audiencia privada a la reina de las Fiestas, Srta. María del Carmen Juanatey Dorado, nombrada para ese cargo honorífico pocos días antes y a las damas de su Corte de Honor, lo que fue concedido. Por cierto, que en dicha ocasión el teniente alcalde de Año Santo, Dr. Carro Otero, pronunció un discurso muy apropiado para la ocasión que llevó por título: Reinas a los pies del Apóstol Santiago.

AÑO 1993, 6 DE OCTUBRE. En esa fecha tuvo lugar la peregrinación a Santiago del Consejo de las Órdenes Militares de España, presidida por sus S.S.A.A.R.R. D. Carlos de Borbón-dos Sicilias, jefe de la Casa Real de este nombre e Infante de España, acompañado por su esposa la princesa Ana de Orleans, de la Casa Real de Francia, hija de D. Pedro, Conde de París y de Dª. Isabel de Orleans Braganza.

Los ilustres peregrinos en la misa catedralicia y justamente en el momento en que los tiraboleiros proceden a inmovilizar el Botafumeiro, que concluye así su vuelo inciensador a lo largo del brazo norte-sur del templo.

Esta operación está siendo cuidadosamente observada, desde la derecha de la imagen por S.A.R. D. Carlos a quien flanquean los maestres de las cuatro Órdenes Militares Españolas: Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, mientras que, en el lado izquierdo, sola y en un sitial, se dispone S.A.R. la princesa Ana.

En el centro de la nave mayor, vistiendo los preceptivos hábitos blancos, con las respectivas cruces al pecho y llevando los bonetes en la mano, puede verse a los caballeros ocupando las primeras filas, y a continuación, las damas con trajes negros y mantillas españolas.

En el momento del ofertorio, D. Carlos de Borbón, en nombre de S.M. el rey D. Juan Carlos I leyó el texto de la Ofrenda Nacional de España al Santo Apóstol haciendo mención especial a S.A.R. D. Juan de Borbón, Conde de Barcelona y padre del rey, entonces recientemente fallecido, quien había expresado poco antes su ferviente deseo de poder realizar, personalmente, esta invocación.

Contestó a los peregrinos el Excmo. arzobispo de Santiago, D. Antonio Mª Rouco Varela, quien concelebró la Santa Misa ayudado por el canónigo penitenciario de la Catedral, D. José Trigo.

Durante su permanencia en la Catedral, los miembros del Consejo de las Órdenes estuvieron acompañado por el comisario Jacobeo de Galicia, D. José Carro Otero, quien hizo entrega a S.A.R. D. Carlos y a Dª. Ana de sendas medallas conmemorativas del Año Santo 1993 y a los restantes caballero y damas de diversas publicaciones alusivas a esta efemérides.

Es costumbre que todos los años santos, el Consejo de las Órdenes Militares Españolas peregrine corporativa y solemnemente al sepulcro del Apóstol Santiago y que, fuera de los años santos, una delegación reducida de caballeros, sobre todo pertenecientes a la Orden de Santiago, asistan con sus hábitos blancos y la cruz respectiva en el pecho, a las actividades principales que tienen lugar en la Catedral compostelana, principalmente en las que conmemorar el martirio del Apóstol Santiago (25 de julio) y la Traslación de su sagrado cuerpo desde las costas de Palestina a Compostela.

1993, 7 DE OCTUBRE.Por mera coincidencia este día, que es el siguiente al que acabamos de describir, respectivamente a la peregrinación de las Órdenes Militares hubo otra de gran concurrencia, protagonizada por unas 4.500 mujeres asistentes al I Congreso Internacional de Amas de Casa, de Consumidores y Usuarios que, radicado en la ciudad de A Coruña, se desplazó a Compostela para participar en las actividades espirituales y culturales del Año Santo 1993.

Además de una mayoría de españolas, asistieron ciudadanas de Argentina, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y México.