Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 05 mayo 2021
02:00
h

Navidad en Santa Clara con una monja de 93 años que tocará las castañuelas

Las hermanas cantarán villancicos y tocarán el órgano de 1709 // Hoy cenarán de una forma muy austera, aunque probarán “algún turrón que nos han donado”

Cumplen con la norma de no cenar más de diez en Nochebuena. Y es que en el convento de Santa Clara son una decena las hermanas que celebrarán las navidades “más duras”, según comenta la abadesa, sor María Consuelo.

Cuando se le pregunta por el menú de Nochebuena, asegura que “no habrá nada muy especial, salvo algún turrón que nos han donado, porque son muchas las familias que lo están pasando muy mal, ya no solo por la pandemia en sí, sino por la crisis económica que el COVID ha traído a muchas familias”.

Confiesa que aunque son monjas de clausura y que prácticamente no salen del convento, “el otro día tuve que ir a una cita médica y me sorprendió ver un Santiago prácticamente desierto y con muchos comercios con el cartel de se vende o se alquila. Nos duele esta realidad”.

Pese a ello, seguirán con su tradición de tomar alguna Coca Cola y un poquito de vino para acompañar los menús navideños y también con el de cantar villancicos, que algunas hermanas acompañan con panderetas, triángulos de percusión y hasta tocando unas castañuelas, sin faltar las piezas especiales para estas fiestas que toca sor Manuela en el órgano de la iglesia, que data de 1709.

Pero la madre abadesa asegura que la que pone la guinda en estos pequeños conciertos navideños es la hermana Ángeles Castiñeiras, natural de Ourense. Tiene 93 años y es la mayor del convento. Pese a los achaques de la edad, le gusta la actividad y no renuncia a tocar sus castañuelas, una afición que adquirió en una etapa, siendo joven, en la que estuvo en una comunidad de Córdoba, comenta. “El tiempo de allí no le iba bien, demasiado calor, y la trasladaron a Santiago. Desde entonces, y siempre que hay fechas especiales, sobre todo en navidades, le gusta tocar las castañuelas”, explica la responsable del convento.

Recuerda que sor Ángeles “tenía una sala donde pintaba cuadros que aún ahora adornan muchas paredes del edificio, y hacía bordados con hilo de oro, además de coser banderines de fútbol”.

Fieles a las tradiciones, también adornarán con un Belén la iglesia, en la que hay misa diaria a las siete de la tarde. Sobre estos Nacimientos, sor María Consuelo apunta, en su afán de no estar ajena al mundo exterior, que ha visto belenes este año con figuras de sanitarios “y no lo veo mal, sobre todo por todo lo que están haciendo por nosotros jugándose la vida, y en el tradicional también se reflejan trabajos ordinarios, como el de los pastores”.

Para esta hermana es importante transmitir lo que nos ha enseñado el COVID. “Hemos visto que somos vulnerables y débiles, y que no somos dueños de nuestra vida. Esta pandemia nos debería servir para salir de ella reforzados y apreciar cosas que no son materiales, como la familia”. En este punto, recuerda que ellas no salen para estar con sus allegados ni en fechas especiales como éstas.

Así, dice que “aunque las reuniones deban ser ahora más pequeñas, es importante celebrar no solo el nacimiento de Jesús, sino también el tiempo de estar juntos”.

Como algo especial, disfrutará de la homilía del papa en la tele, que casi nunca ven a pesar de que, curiosamente, Santa Clara fue nombrada patrona de la televisión por el papa Pío XII.

24 dic 2020 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.