Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 23 enero 2021
22:25
h

Nueva iluminación inteligente para evitar hongos y hierbas

Santiago estrenará un sistema pionero pensado para cascos históricos // Lo llevará a cabo un consorcio formado por las empresas Televés y Ferrovial, y por la USC

Mientras continúa avanzando el despliegue de fibra óptica en el casco histórico, el Ayuntamiento de Santiago anunció ayer la puesta en marcha de otro de los proyectos de compra innovadora incluidos en el programa Smartiago. En este caso se trata de la iluminación ornamental del casco histórico.

Con este proyecto, según explicó el concejal de Turismo, Sindo Guinarte, no solo se pretende un importante ahorro, de entorno al 80 %, con la colocación de lámparas led, sino también algo tan innovador como proteger e patrimonio evitando la proliferación de microorganismos en las fachadas de los edificios monumentales.

Biolumen, que es el nombre del proyecto, bajo el lema Aforramos en luz, gañamos en arte, se presentó ayer con la asistencia del consorcio que lo desarrollará con un presupuesto de 613.581 euros: el director de Nuevas Líneas de Negocio de Televés, Iván Rodríguez; el director de I+D+I de Ferrovial, Sebastián Pantoja; y Patricia Sanmartín Sánchez, investigadora del Grupo de Estudos Medioambientais Aplicados ao Patrimonio natural e cultural (GEMAP), de la Universidade.

Sindo Guinarte destacó que con este proyecto se cumple uno de los objetivos fundamentales del programa Smartiago, que es “favorecer o desenvolvemento tecnolóxico no entorno”, ya que se trata “dun ámbito empresarial e investigador moi próximo a nós”, algo que ratificaron las empresas afirmando que primarán la búsqueda de proveedores de la comarca.

Iván Rodríguez resaltó la importancia de Biolumen para Televés, una compañía compostelana presente en más de cien países y que gira en torno a un núcleo industrial con base en Santiago, y una de cuyas líneas de trabajo es precisamente la iluminación led, que es actualmente “uno de los vectores de crecimiento del grupo”.

Por su parte, Sebastián Pantoja explicó que la finalidad fundamental de Biolumen es “el desarrollo e implementación de innovadores sistemas de alumbrado público con tecnología LED, telecontrolado y con capacidad biostática, fácilmente integrables en el patrimonio con un mínimo o nulo impacto arquitectónico”.

El nuevo sistema, además de reducir el consumo en un 80 %, abarata también las partidas destinadas al mantenimiento del sistema en un 60 %, y también reduce a la mitad el gasto en la conservación del patrimonio.

Sindo Guinarte destacó el trabajo “intenso e continuo” de todo el personal municipal que participa en Smartiago, un proyecto transversal en el que están implicadas distintas concejalías, entre ellas la de Economía e Modernización da Administración Local, la de Urbanismo, la de Medio Ambiente o la de Mobilidade, y que recordó, “xa viña de antes, xa tiña un percorrido teórico, pero que non empezara realmente a desenvolverse”.

Tras recordar que Santiago es uno de los primeros ayuntamientos en poner en marcha proyectos de Compra Innovadora, destacó que en breve está previsto presentar otras dos nuevas líneas también dentro del Smartiago, la destinada a mejorar la gestión de los residuos sólidos, y la que tratará de organizar de forma más eficiente la movilidad dentro del casco histórico, tanto en lo que se refiere a las personas, como al reparto diario de mercancías en la zona monumental.

Desarrollo
A través de cuatro fases

··· El proyecto comenzó a desarrollarse ayer y está previsto que finalice el 31 de marzo. Está dividido en cuatro fases, la primera de las cuales será entrega de análisis, estudio de viabilidad y diseño, y cuenta con un presupuesto de 152.127 euros.

··· La fase dos será la del suministro de luminarias prototipo (152,127 euros). La tres consistirá en la instalación y puesta en marcha, y está presupuestada en la misma cantidad. Por último, la cuarta fase será la de implantación del nuevo sistema, y tendrá un coste de 50.709 euros. A todas estas cantidades hay que sumar el IVA correspondiente.

Prueba piloto durante nueve meses en la fachada de la Casa do Cabido
Estará monitorizada para evaluar de forma constante la evolución de este programa

Santiago. Televés desarrollará en esta investigación un sistema de alumbrado ornamental a través de un bioproyector, denominado biofilm, que pueda controlar las longitudes de onda, el ancho de banda, el flujo lumínico y la duración de la exposición para ralentizar el crecimiento de las colonizaciones biológicas en las fachadas, evitando así la proliferación de especies agresivas en la piedra.

El nuevo sistema se probará durante nueve meses en la fachada norte de la Casa do Cabido en la plaza de Platerías, para validar así la prueba, según explicó el responsable de I+D+I de Televés, y averiguar “si los resultados que se pretenden obtener son ciertos”.

En este sentido, Patricia Sanmartín Sánchez, investigadora del Grupo de Estudos Medioambientais Aplicados ao Patrimonio natural e cultural (Gemap), de la USC, explicó que durante el desarrollo del proyecto se van a realizar en paralelo estudios de laboratorio. De esta forma, durante los nueve meses en los que se desarrolle la prueba piloto va a haber una monitorización constante del crecimiento: “vamos a estar mirando continuamente cómo varía la colonización biológica con las luces” para realizar un estudio previo sobre su efectividad.

Y es que, según explicó Sebastián Pantoja, la intención es darle la máxima proyección a esta propuesta compostelana que calificó de “innovadora, pionera a nivel mundial”, y un gran reto que se espera que tenga posteriormente un gran impacto a nivel nacional e internacional, comenzando por los lugares declarados Patrimonio de la Humanidad.

Para ello, el diseño del plan de comunicación que dará a conocer las ventajas de la iluminación ornamental se completará en un futuro con la definición de una normativa para este tipo de iluminación que luego pueda aplicarse en otros puntos.

Por ultimo, cabe destacar que le Ayuntamiento también obtendrá una rentabilidad económica, ya que se prevé que perciba el 10 % de los royalties de la solución desarrollada, además de un plan de conservación con soporte de la operación del programa piloto durante dos años a partir de la finalización del proyecto Biolumen.

25 nov 2020 / 00:11
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito