Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 24 septiembre 2021
13:40
h

Otra remesa de varios centenares de multas a conductores morosos

Ocupan la friolera de ochenta y cuatro páginas para notificar el inicio del proceso

Son ya un clásico las largas relaciones de ciudadanos a los que las administraciones públicas les requieren la personación para hacer frente a deudas o sanciones. Así lo ha hecho el Ayuntamiento de Santiago con todos aquellos a los que ha detectado cometiendo una infracción de las normas de tráfico.

En esta ocasión, se trata de dos amplias relaciones de vehículos cuyos titulares no han sido localizados, y a los que se notifica por vía del diario oficial que se ha abierto un proceso sancionador, para que puedan presentar las oportunas alegaciones dentro del plazo legal, si es que se enteran de que figuran en la lista. En caso contrario, la sanción sigue su curso.

Ahora, por aquello de la protección de datos, el sistema tiene incluso una complejidad añadida, y es que no figuran como en tiempos los nombres de los afectados, lo que facilitaba mucho la búsqueda, pues bastaba con mirar por orden alfabético.

En las nuevas relaciones solo aparece el número del Documento Nacional de Identidad, el del expediente, y la matrícula de cada coche, así como el domicilio del mismo, que tanto puede estar en Santiago como en alguno de los ayuntamientos de la comarca, o fuera de Galicia.

Con este sistema es necesario leerse toda la lista, o al menos buscar por localidades, para comprobar si el coche es el de uno, o en esta ocasión se ha librado.

Paradero desconocido. El recurso a este método, la publicación de los datos, en este caso en el Boletín Oficial del Estado, es que los afectados no han podido ser localizados tras al menos tres intentos en el domicilio que figura en el Ayuntamiento, o directamente que son de fuera y no se conoce su dirección concreta.

Anteriormente, esta notificación acababa en un cajón, y una vez concluido el plazo legal, el interesado caía directamente en el olvido. De ahí que se haya recurrido a este sistema, que permite que aunque el afectado no se entere, el proceso sigue adelante, la factura o, como en este caso, la sanción, siga su trámite, y al final el ciudadano se acabe enterando por su entidad bancaria, en el momento en el que el juez autoriza el embargo de la cuenta por la cantidad adeudada y los gastos legales que se puedan imponer.

Hay casos incluso en los que la situación es más problemática, porque lo que se requiere es que se proceda a identificar al conductor del vehículo, porque la sanción lleva aparejada la pérdida de puntos. En el caso de que el afectado no se entere, la sanción va para él, y además con la cuantía aumentada.

Otra de las relaciones, más breve, es para notificar ya que el proceso ha acabado y la sanción ya es firme.

15 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito