Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 03 diciembre 2022
09:38
h

Promover el respeto a los centros religiosos como eje vertebrador del simposio

El patrimonio histórico-cultural religioso de la Iglesia al servicio de la nueva evangelización, entre las ideas más recurrentes

Cultura, patrimonio y espiritualidad fueron conceptos clave en las ponencias que tuvieron lugar ayer en el marco del Congreso Mundial Pastoral de Turismo, que celebra su octava edición en Compostela y que contó con la participación de doce ponentes de diferentes partes del mundo que se dieron cita en la Hospedería de San Martiño Pinario.

El simposio fue acogido con entusiamo y suscitó, además, gran interés entre las más de doscientas personas que asistieron al congreso organizado por el Arzobispado de Santiago, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y la Conferencia Episcopal Española y que contó con las interveciones de monseñor Maurizio Bravio, observador permanente de la Santa Sede ante la OMT y delegado para los Caminos Culturales de Europa, y el obispo auxiliar de Santiago, monseñor Francisco Prieto.

Así, Monseñor Maurizio Bravio abrió la jornada repasando la historia de la Pastoral del Turismo dando “una visión universal de la tarea de la Iglesia en materia de turismo” y la relación de la Santa Sede con autoridades y organismos internacionales jacobeos.

A continuación, y a modo de introducción, el director nacional de Pastoral de Turismo de la Conferencia Episcopal Mexicana, Horacio Hernández de la Torre, habló de la anterior edición de este congreso celebrado en Cancún en 2012, repasando las propuestas, desafíos y objetivos que quedaron pendientes, así como algunas cuestiones que todavía no estaban concretadas y que se tratarán en estos días.

También el Papa Francisco, a través del Cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de su santidad, envió un mensaje pontificio con el deseo de que “estas jornadas sean una oportunidad propicia para estrechar lazos de amistad, proyectos comunes y esperanzas compartidas en ese ámbito tan significativo para la nueva evangelización”. En esta línea, el Pontífice quiso animar a los participantes “a seguir caminando juntos, con la certeza de que Jesucristo es el Camino, la verdad y la vida de la propia existencia y de toda la labor pastoral”, invitándolos a “ser creativos y solidarios, teniendo una mirada especialmente atenta y ayudando con gestos concretos a los hermanos y hermanas que están atravesando momentos de dolor y dificultad”.

Entre los temas a destacar, el patrimonio fue uno de los ejes de la jornada, abordado desde distintos puntos de vista. Templos, monasterios, museos de arte religioso o celebraciones cristianas son destino turístico en muchas ocasiones. Fueron varias las ponencias que ahondaron en la necesidad de que el patrimonio histórico-cultural religioso de la Iglesia esté “al servicio de la nueva evangelización y se le preste atención pastoral”, y en la importancia de promover el respeto tanto del lugar religioso visitado como de las creencias de los turistas, permitiendo y facilitando sus prácticas religiosas, sin olvidar el cuidado y conservación de los edificios.

Por otra parte, la segunda jornada incluyó varias intervenciones sobre distintas experiencias pastorales en diferentes partes del mundo, con la idea de que el turismo, las vacaciones y el tiempo libre son un espacio privilegiado para la restauración física y espiritual, y posibilitan el encuentro de quien pertenecen a culturas diversas, incidiendo en la teología del descanso y el ocio.

Otras experiencias fueron las relatadas por monseñor Gabriel Mestre, obispo de Mar del Plata y presidente de la Comisión Episcopal de Catequesis, Animación y Pastoral Bíblica de la Conferencia Episcopal Argentina, que ofreció la ponencia Historia pastoral de la Diócesis de Mar del Plata y sus acciones pastorales en el turismo vacacional: acogida, servicio y anuncio; y Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta. Arzobispo primado de Panamá, que abordó la Pastoral del turismo en Centro América y el Caribe.

Por su parte, el Obispo auxiliar de Santiago, Monseñor Francisco Prieto, abordó el tema de las peregrinaciones bajo su ponencia Peregrinos ad Loca Santa, una intervención que él mismo definió como “un viaje en el tiempo; pero no en un tiempo pasado, sino un presente”, señalando “la raíz de las peregrinaciones como un hecho con un origen religioso, pero que va tomando en el tiempo una dimensión cultural”. Para monseñor Prieto, “los lugares santos son siempre una referencia con el Antiguo Testamento y lo siguen siendo en este tiempo” haciendo hincapié, como dice el lema de este congreso, en que “somos peregrinos de esperanza”.

PONENCIAS DE HOY. En la jornada de hoy el eje temático será el fenómeno de la peregrinación, en la que estarán representados los tres grandes centros: Compostela, Jerusalén y Roma, y en la que no faltará también una reflexión sobre el turismo con el trasfondo de la pandemia y la guerra de Ucrania.

Asimismo, entre las intervenciones más destacadas figura la de Monseñor Julián Barrio, sobre Jerusalén-Roma-Santiago, en la que abordará los vínculos históricos entre Santiago de Compostela y Jerusalén, cuya ponencia tendrá lugar a las 16.15 horas.

Además, el arzobispo, como anfitrión del congreso, presentará al Patriarca latino de Jerusalén, Su Beatitud Pierbattista Pizzaballa, que hablará de Peregrinar a la Jerusalén terrestre, anticipo de la última peregrinación a la Jerusalén celestial y de la situación actual de la población cristiana en Tierra Santa.

06 oct 2022 / 20:37
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito