Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 14 mayo 2021
06:13
h

Proyecto para monitorizar a los turistas de la zona vieja

A dónde van o durante cuánto tiempo, indicadores para atraerlos y mejorar la oferta

Compostela, San Sebastián, País Vasco francés y Cork tienen en común su importante patrimonio y, además, todas estas zonas forman parte de un nuevo proyecto para monitorizar los flujos turísticos con el objetivo de atraer visitantes y mejorar la oferta existente. Todo gracias al proyecto Bodah (Big and Open Data for Atlantic Heritage) coordinado por Turismo de Santiago con la ayuda de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico. En los citados destinos turísticos se recopilarán, analizarán y modelizarán una amplia variedad de datos para comprender mejor y poder gestionar los flujos turísticos en las ciudades patrimoniales del arco atlántico.

Para la recopilación de datos en Santiago, desde el proyecto Bodah se ha elaborado un sistema de indicadores que establece qué aspectos es necesario medir y evaluar para alcanzar una adecuada gestión del turismo. Así, responde a cinco cuestiones fundamentales: qué lugares son los más visitados, cuántas personas reciben, cómo afecta ese tránsito al sitio en cuestión, qué percepción tienen el turista y el habitante del destino y, qué efectos socio-económicos se generan en la ciudad.

La respuesta viene determinada por 30 indicadores establecidos por la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, con una triple funcionalidad: conocer la situación real de los lugares o espacios monitorizados; anticipar y prevenir posibles saturaciones y establecer estrategias de acción orientadas a fomentar las buenas prácticas en el ámbito del turismo. De este modo, el sistema desarrollado dentro del proyecto Bodah permitirá, por ejemplo, saber cuántas personas visitan en un determinado momento el centro histórico de la ciudad de Santiago, cuánto tiempo permanecen allí, cómo afecta su visita al entorno, qué imagen se lleva el turista de la ciudad o cómo percibe su estancia la población local.

Una información fundamental para poder gestionar el turismo en cualquier momento y muy especialmente ahora, cuando las medidas de seguridad han de ser extremas y, en todo momento, los flujos de visitantes han de estar controlados para garantizar la seguridad.

¿CÓMO MEDIR? Para poder analizar todos los indicadores, se están desarrollando los respectivos sistemas informáticos, que incluyen un trabajo coordinado con Smartiago. Este proyecto, presentado en febrero por los departamentos municipales de Turismo y Mobilidade, incluye cuarenta y tres nuevas cámaras destinadas a controlar el tránsito por la zona, y que a su vez servirán de medidor para la toma de datos relacionada con el turismo del casco histórico compostelano. Entre los objetivos de Smartiago está la recopilación de datos para la predicción y detección de incidentes, y la planificación de rutas. También servirá para conocer la demanda de servicios y la mejor planificación de estos, por ejemplo, el de la limpieza, anticipándose a lo que va a ocurrir.

Los datos correspondientes a Santiago se recopilarán en los próximos meses y, evidentemente, no alcanzarán las cotas de visitas que existían antes de la pandemia, pero, sin duda, contribuirán a una mejor gestión del turismo con o sin restricciones. De hecho, en el último mes se ha detectado ya un aumento de visitantes, especialmente de peregrinos, después de semanas con el contador a cero en la Oficina del Peregrino situada en Carretas.

El proyecto Bodah incluye un presupuesto total de 1.573.373 euros, de los cuales un 75 % son aportados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

13 abr 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.