Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 22 enero 2021
16:56
h

Raxoi hace historia poniendo a la ciudad por encima de partidismos

Sale adelante el segundo paquete de ayudas con el respaldo de las dos fuerzas mayoritarias // “Actuando de buena fe, solo cabía llegar a un acuerdo”, afirma el portavoz del grupo popular

El Ayuntamiento de Santiago dio esta semana un claro ejemplo de la necesidad de aparcar las diferencias partidistas a la hora de atender las necesidades de los ciudadanos. Si se cumplen las previsiones, los sectores más damnificados por las restricciones de la pandemia recibirán cuatro millones y medio de euros. Una cantidad similar se destinará a mantener la inversión pública, que además de atender a las necesidades de los ciudadanos, también ayudará a la subsistencia de muchas empresas.

Para que ello fuera posible los dos partidos mayoritarios de la Corporación, el gobierno y el principal grupo de la oposición, supieron acercar sus posturas para cerrar un acuerdo y sacar adelante la propuesta con el respaldo de sus dieciocho votos.

Había dos razones para la urgencia en aprobar el destino de los remanentes de tesorería del Ayuntamiento de Santiago, explica el alcalde, Sánchez Bugallo. La primera, que el dinero pudiera llegar cuanto antes a unos sectores que están sufriendo para poder sobrevivir económicamente a la situación. La segunda, que si no se aprobaba su destino antes del 31 de diciembre, la cantidad íntegra tendría que destinarse a amortizar deuda bancaria, lo que en la actual situación no parece lo más necesario, porque el saldo quedaría a cero, pero el de muchas empresas locales, también.

Así las cosas, y como expresaba el portavoz del Grupo Popular, Alejandro Sánchez-Brunete, “con buena fe, solo cabía un acuerdo”, más allá de las posibles discrepancias sobre el destino concreto de cada una de las partidas, y este acuerdo llegó en la propia junta de portavoces convocada para presentar la propuesta, donde se aproximaron las posturas y se cerró el reparto de los fondos, dejando el camino despejado para la aprobación plenaria.

No era la primera vez que los dos grupos mayoritarios llegaban a un acuerdo de este tipo, recuerda el regidor, ya que los presupuestos de 2019 salieron adelante gracias a la abstención del PP, y en otros puntos también se contó con el respaldo popular. En este sentido, señala Sánchez Bugallo que la voluntad de su grupo es siempre tratar de buscar el máximo apoyo a las propuestas, máxime si como en este caso está por medio un asunto tan importante.

En esta misma línea se expresó el portavoz popular, que destacó que desde el inicio de la pandemia, y sin dejar de lado la fiscalización de la acción de gobierno, que es la que le corresponde como grupo de la oposición, han entendido que es preciso dejar de lado todo tipo de sectarismo, de “tacticismo mezquino”, para colaborar en la medida de lo posible en la búsqueda de soluciones.

“Hay quien quiere dar jaques al gobierno utilizando a los ciudadanos como peones”, critica, cuando en estos momentos hay que tener muy claras cuáles son las necesidades reales. De la misma forma que señala que en su momento criticaron que no se cambiaran desde el primer momento las bases de ejecución del presupuesto de 2020 cuando estalló la crisis, en este caso había una urgencia por aprobar estas líneas de ayuda cuanto antes, mejorándolas en la medida de lo posible, como así consiguieron.

El acuerdo mayoritario tiene además un carácter pionero, como explicaba el alcalde, ya que Santiago ha conseguido así sacar dos campañas de ayudas para los sectores más damnificados; la que se puso en marcha en abril, en pleno confinamiento, y la que ahora espera tener en pleno funcionamiento ya en este mes de diciembre, tanto en lo que se refiere a obras como a planes de ayudas.

Unas medidas que se suman a medidas recientemente aprobadas como las supresiones de la tasa de terrazas durante todo 2021, o la de la tasa variable de la recogida de residuos, que también beneficiará a un importante número de empresas.

Destaca Sánchez Bugallo que las relaciones con el resto de los grupos municipales son “cordiales”, y que por eso le causó extrañeza que la propuesta no saliera adelante con el respaldo de todos los grupos, porque en el documento se habían incluido propuestas de todos, e incluso la cuantía destinada a ayudas directas era superior a alguna otra opción.

Quizás, señala, porque alguien se quedó descolocado al ver que se cerraba un acuerdo sin mayores debates, sino directamente con cifras concretas. Es más, señala que estaba dispuesto a llevar la propuesta al pleno aún sin contar con apoyos, para que cada grupo explicase públicamente las razones de su rechazo a la iniciativa.

Lo razonable, señala, es que se produjera la aprobación, porque “os políticos temos que ver de buscar puntos de aproximación, non podemos ser outro problema máis”, una línea que también comparte Sánchez Brunete, al señalar que es el momento de buscar acuerdos y no “cavar trincheras”, y que ya tratan de poner en marcha desde el momento en el que comenzó la crisis.

La siguiente prueba vendrá ahora, cuando haya que comenzar el debate para la aprobación de los presupuestos de 2021, y en los que será necesario afrontar importantes ajustes, y procurar que entren también en vigor lo más pronto posible para capear la situación.

19 nov 2020 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito