Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h
ENTREVISTA
EMANUELE BOTTINO // Estudiante italiano de Derecho en Erasmus

“Recomiendo a los italianos que vivan como los compostelanos: hay que besar, bailar y disfrutar”

Emanuele Bottino tiene 21 años y proviene de Milán, ciudad de la que eligió partir hace unos meses, en septiembre, para continuar sus estudios de Comercio Internacional en Santiago como alumno Erasmus. Como el Grado no existe en la Universidad de Compostela, el joven estudia en la facultad de Derecho asignaturas semejantes.

Cuando le preguntamos hasta qué mes vivirá en la ciudad, en el Colegio Mayor La Estila, no es optimista y dice que se irá en julio, a pesar de que el curso termina en mayo: “Soy un poco pesimista e igual no las saco todas (las asignaturas)”.

El joven dice que Santiago es la tercera ciudad más famosa de Italia y que, precisamente, el Camino está allí en boca de todos. También asevera que la sociedad italiana es machista, que la vida la disfrutan menos y que aquí todo nos lo tomamos con mucha parsimonia.

“Con el miedo no se vive: a un examen, a un futuro incierto, a una discusión de pareja... Aquí te transmiten que todo va a salir bien y que mientras te diviertas... Esa es la enseñanza que me llevo”. Recomiendo a los italianos que vivan como los compostelanos: “Baila, besa, disfruta”.

Con un castellano más que fluido, Bottino incorpora algunas expresiones que hacen que suene como uno más. Incluso se atreve a decir, muy convencido, que si tuviera que elegir entre Italia y España, eligiría quedarse en España: “Sin duda”.

¿Cómo está en el Colegio Mayor?

Me encuentro de puta madre. Los españoles son fenomenales y me gusta estar en un contexto extranjero. Puedo decir que aquí viven más tranquilos y que se centran en disfrutar y en pasarlo bien. Yo nací en Génova pero me mudé a Milán, que es una gran metrópoli donde la gente ni siquiera te mira por la calle, cuando coges el tren, no te da las gracias... Tienen mucho aire y se creen mucho su persona. Piensan que ellos son mejores que tú y te tienen envidia si haces más que ellos.

¿Por qué eligió Santiago como destino universitario para el Erasmus?

Cuando gané la beca, elegí tres lugares: Porto, Santiago y Madrid; y me concedieron los dos últimos. Como quería borrar el italiano de mi rutina para mejorar el español, elegí Santiago porque hay menos italianos que en Madrid.

¿Se familiariza con el gallego?

Lo entiendo si hablan despacio porque algunas palabras se parecen en italiano. Por ejemplo, decimos igual ‘terra’ o ‘lingua’.

¿Qué expresiones nuevas aprendió?

Aprendí a decir ‘echar de menos’, ‘rayarse’ y ‘bajón’, para cuando estás triste; y también ‘pavo’ y ‘de puta madre’. Igual no es muy correcto ponerlo aquí, pero... (risas) son cosas típicas de españoles que no se aprenden en clases de italiano. De hecho, cuando lo escuché por primera vez me resultó extraño y dije: “No quiero saber a qué se dedica tu madre”.

¿Cuál considera que es la costumbre más divertida de los españoles?

Beber mucho. La Estrella es un dogma. El mito español son las fiestas. Bailan, besan, disfrutan... Pensaba que usaban a las personas sin sentimientos, en cuanto a las relaciones interpersonales, y para nada. Son un poco cerrados de primeras, pero luego son las mejores personas del mundo. De fiesta son más tranquilos... en Italia he visto peleas con botellas de vino, pistolas, cuchillos, gente desangrada... sobre todo, por tres motivos: carteras robadas, mujeres y droga. Italia tiene un buen marketing, pero no es tranquila como aparenta. Es un país machista.

¿Puede dar algún ejemplo?

El pater familias se dedica a trabajar y la mujer cuida la casa. De hecho, solo llevamos el apellido del hombre. Hay amenazas y agresiones a los homosexuales, las mujeres cobran menos que los hombres y ellas no pueden volver solas a casa: te intentan violar, te gritan, te pitan... Suele haber casos de fotos íntimas que se difunden por todo el pueblo.

07 mar 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito