Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 27 enero 2023
11:50
h

Refuerzo de estructuras en Concheiros en donde aparecieron pisos ilegales

Quedaba pendiente desde que finalizaron los trabajos en la calle para mejorar el paso elevado y reurbanizar ese espacio

La reforma de la calle Concheiros está prácticamente finalizada desde hace varios meses. No está muy claro si todavía quedan pendientes pequeñas mejoras, como la colocación de más bancos y jardineras, que se habían comprometido, así como aumentan la cifra de las escasas papeleras. Pero al margen de estos detalles, la obra finalizó, pendiente, eso sí, de una pequeña isleta que no pudo acometerse en su momento.

Por eso, ayer la junta de gobierno dio luz verde a la adjudicación del contrato de las obras de refuerzo de estructuras en la zona par de la calle Concheiros, más concretamente a la altura de los números 10, 12 y 16. La empresa encargada de estas obras será 2000 Joscon Construcciones, por un importe total de 92.565 euros. Tal y como recoge el ayuntamiento, se trata de una actuación que contempla el refuerzo del paso elevado que se sitúa en el “cruce con San Pedro, e a substitución la chapacuña actual por lousas de granito que darán continuidade á renovación que se fixo no resto da rúa”.

En esa zona aparecieron al principio de los trabajos de reurbanización de la calle unas viviendas ilegales que no estaban registradas ni le constaban al propio Ayuntamiento, así como un depósito de gas. Dado que esa zona está en el aire, ahora se procede a acometer un refuerzo de estructuras que garantice la seguridad. Además, en superficie de renovará el enlosado para que no desentone con el resto de la calle.

Justo en ese punto hay colocados unos pivotes que hasta ahora no han tenido mucha suerte, ya que en al menos dos ocasiones algún coche se los ha llevado por delante. El último, hace poco más de una semana, con serios daños en el BMW implicado. Tras su sustitución, esta vez se ha decidido colocar material reflectante, a ver si al oscurecer son más visibles para los conductores. El problema, como otros tantos de la calle tal y como se decidió finalizarla, es el doble sentido de circulación, que en muchas ocasiones fuerza a los vehículos a aprovechar cada centímetro de calzada, o invadir directamente las aceras, sobre todo cuando se cruzan con un autobús urbano. Tampoco se ha resuelto por ahora el problema del aparcamiento indiscriminado en las aceras ni los continuos excesos de velocidad, en teoría limitada a 20 kilómetros por hora. Hay que recordar que toda la calle tiene preferencia peatonal, algo que ni está bien regulado ni destacado, y que prácticamente nunca se cumple a diario.

01 nov 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito