Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 25 mayo 2020
09:13
h
PLAGA. A partir de 2016, Compostela y su entorno sufren un impacto especial de la avispa asiática // Más de mil nidos retirados en la capital gallega en 2017 y 2018; 388 el pasado año TEXTO J. Fernández

Santiago es la ciudad gallega con más nidos de velutina

La muerte el pasado 11 de mayo en Reborido-Roxos de Daniel García Doval, de 54 años y aficionado a la apicultura, tras la picadura de una avispa asiática volvió a poner sobre el tapete el impacto de las velutinas en Santiago de Compostela y los concellos limítrofes. Y lo hace ya que, por un lado, este ciudadano es la cuarta víctima mortal que se contabiliza en nuestra ciudad desde el 2015 y, por otro, ante la evidencia de la fuerte presencia que existe de esta especie de la familia de los vespidos, convertida en una invasora que arrasa con todo.

Tomando como referencia el último quinquenio nos encontramos con una realidad, de acuerdo con los mapas de implantación que elaboraba la Consellería de Medio Rural (que ahora no se publican al pasar las competencias del control de la plaga a la Vicepresidencia y Consellería de Presidencia): tanto en Compostela como en los cinco municipios con los que tiene frontera la incidencia de la velutina era residual, ya que en ninguno de ellos se contabilizaban más de 25 nidos.

En 2016 se dio un salto cuantitativo ya que la capital gallega pasó a engrosar la lista de los concellos con entre 25 y 100 de refugios de animales de esta especie. A partir de 2017, y hasta la fecha, su presencia se disparó y se cruzó la barrera del centenar de moradas con estas peligrosas avispas. La Xunta en sus estadísticas no especifica el número exacto de nidos y, en su tramo más alto, las agrupa a partir de 100.

Como ejemplo de su implantación, habría que señalar que en ese primer año de pandemia velutina se eliminaron en el municipio compostelano 533 nidos que se elevaron hasta los 548 en 2018. Fueron 388 el pasado ejercicio y, a pesar del estado de alarma, en lo que llevamos de año ya se eliminaron o neutralizaron otros 20.

Es decir, más de mil quinientos puntos negros en los que habitan estos animales que provocan en el ecosistema daños importantes por la predación sobre otras especies de insectos, especialmente las abejas, que suponen una parte considerable de su dieta. Además, supone una amenaza para la biodiversidad autóctona por su impacto en la cadena trófica.

Llaman también la atención los 450 nidos localizados y destruidos en el Concello de Teo a lo largo del año 2018 o el control que se viene realizando en Ames, donde se redujo su presencia de los 399 destrozados en 2017 a 130 del pasado año, pasando por los 318 en el ejercicio intermedio. En el resto de los municipios (ver gráfico) se mantiene la secuencia de más de un centenar de nidos localizados y anulados cada año, situados todos ellos en la franja más alta de afectación en nuestra comunidad.

En los últimos cinco años, atendiendo a los mapas de la Xunta, la presencia de la velutina en la comunidad aumentó de forma alarmante. En 2015 estaba localizada principalmente en el norte de A Coruña y en A Mariña lucense, además de en la ría de Vigo y en los municipios pontevedreses limítrofes con Portugal. Al año siguiente, su presencia se hizo extensible a toda la costa gallega, avanzando hasta el interior de A Coruña y Lugo, con un impacto especial en Santiago de Compostela y los concellos colindantes

PROCEDENCIA. “La avispa asiática llegó a Burdeos (Francia) a través de un cargamento procedente de China en 2003 y entró en España en 2010 por el País Vasco y debido a la vegetación, la humedad de las zonas rurales, se ha afincado en el norte de España. De este modo, las comunidades autónomas más afectadas por la especie invasora son Galicia, País Vasco, Asturias, Cantabria, Navarra y el norte de Castilla y León”, según explicó Berta Ruiz, alergóloga del Reina Sofía de Córdoba y coordinadora del Comité de Alergia a Hime nópteros de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica.

Tras el estallido de la pandemia del covid-19, y debido al confinamiento de las personas, se produjo un parón en las denuncias sobre la aparición de nidos, pero con la desescalada vuelve a reactivarse tras aumentar las llamadas al 112 a partir de la última semana de abril. Los últimos datos indican que los municipios de Oleiros, Vigo y Ourense encabezan las notificaciones por presencia de avispa velutina, con más de 90 en cada caso, desde que comenzó (el pasado 20 de enero) el plan de lucha, que cuenta con 278 ayuntamientos adheridos. En el Concello de Santiago fueron 20.

Entre el 20 de enero y el 13 de mayo, el número de comunicaciones atendidas fue de 2.380. De ellas, 949 se produjeron en la provincia de A Coruña, seguida de Pontevedra (711), Ourense (396) y Lugo (324).

Tras el fallecimiento de Daniel García Doval por la picadura de un vespido invasor, el alcalde compostelano, Xosé Sánchez Bugallo, reconoció que las prioridades para su equipo eran, por razones obvias, luchar contra la pandemia del coronavirus, pero indicó que con la llegada de la primavera se iba a reactivar la búsqueda y destrucción de los nidos de velutinas, reconociendo que habían vuelto a incrementarse las denuncias de vecinos alertando de su presencia.

21 may 2020 / 23:17
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito