Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 25 mayo 2022
14:23
h
Apenas se registraron dos fiestas en pisos y un botellón en la calle // Compostela vivió el cambio de año con temperaturas de récord, superiores a los veinte grados TEXTO Arturo Reboyras

Santiago recibió 2022 en familia, sin desmadre ni borracheras de hospital

La capital gallega despidió 2021 y dio la bienvenida al nuevo año con una tranquilidad muy diferente a la habitual en estas fiestas. El concejal de Seguridade, Gonzalo Muíños, señaló ayer a este periódico que los compostelanos se comportaron con ejemplaridad y que no se registraron grandes incidencias, salvo casos muy aislados. Debido al cierre de la mayoría de los negocios de ocio nocturno, los santiagueses aprovecharon la jornada del 31 de diciembre, en la que además acompañó el buen tiempo, para reunirse y disfrutar de la compañía de amigos y familiares en unas fechas tan señaladas.

Así, durante todo el día se vivió un ambiente festivo en toda la ciudad, especialmente en las zonas de bares y terrazas. Se pudieron ver muchas pandillas, de las que algunas no renunciaron al tradicional cotillón. Ya por la noche, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad pusieron en marcha un amplio dispositivo con el objetivo de que se cumplieran las normas impuestas por la situación sanitaria.

Hasta pasadas las tres de la madrugada los agentes se centraron sobre todo en vigilar los contados locales de ocio nocturno que finalmente optaron por abrir. A la par, también se activó un operativo para evitar botellones, las concentraciones de personas en espacios públicos, y el cumplimiento del toque de no queda. Tal y como informaron desde el departamento de Seguridade, solo se tuvo constancia de un botellón, que se estaba celebrando al filo de las 04.30 horas en la rúa de Diego de Muros, y que se desactivó en cuanto los participantes observaron la presencia de los policías. Asimismo, los agentes tuvieron que acudir a dos fiestas en pisos, que se registraron en la rúa Ramón Cabanillas, a las 02.30 horas; y en Fontiñas, sobre las seis de la madrugada de ayer. En este caso, los responsables de la vivienda fueron propuestos para sanción tras comprobarse por medición un exceso de ruido. Por otro lado, no consta que hubiese ingresos en el hospital por intoxicaciones etílicas.

Cabe destacar también que el último día del año fue más caluroso de lo habitual. Según datos facilitados por el Observatorio Ramón María Aller de la USC, que dirige el profesor José Ángel Docobo, la temperatura máxima alcanzada el viernes en Santiago fue 20,8 º, a las 15.38 horas, lo que supuso un récord en el 31 de diciembre de las últimas cinco décadas. En 2018 los termómetros llegaron a marcar 17,8 º, y en 1974, 17,4º. Además, ayer se batió otro récord con respecto a la máxima del primer día del año, los termómetros alcanzaron nada menos que 21,5º.

02 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito