Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 30 septiembre 2020
19:00
h

Siete años después, el ‘altar’ de Asunta permanece lleno de peluches, flores y cartas

El enclave donde fue hallado el cuerpo de la niña, en una pista de Teo, empezó a acoger de inmediato muchos objetos infantiles

La noche del 21 de septiembre de 2013 Teo se convirtió en el centro de las miradas después de que dos hombres que volvían a sus casas localizasen el cuerpo sin vida de una menor, una niña de origen chino que, en ese momento, tenía 12 años. Los padres de Asunta Basterra, muy conocidos en Compostela por sus profesiones, Rosario Porto, abogada; y Alfonso Basterra, periodista; habían denunciado la desaparición unas horas antes del hallazgo.

Desde ese momento han pasado casi siete años. Porto y Basterra llevan en prisión el mismo tiempo, condenados por asesinato, y todavía con muchos años pendientes hasta cumplir la pena de 18. La pista de Feros, en Teo, en la que se localizó el cuerpo de Asunta, en un lugar no demasiado frecuentado, se encuentra a pocos kilómetros de la casa familiar de los Porto, una casona de piedra ahora deshabitada. Es allí donde la investigación situó el lugar de la muerte de la pequeña, que después fue trasladada a dicha pista forestal.

En un primer momento, ese punto se convirtió en una especie de santuario al que acudir para todos aquellos que querían mostrar su cariño tras el terrible suceso. Pronto se llenó de flores, peluches y otros objetos. Esta misma semana, cuando se van a cumplir siete años desde el trágico fallecimiento de Asunta, la pista de Feros sigue recordando día tras día que allí se cometió una atrocidad. Las flores y las imágenes de santos adquieren bastante protagonismo en el lugar, acompañados de peluches infantiles y de objetos en forma de corazón. También está presente un buda en posición de rezo, una especie de guiño al origen asiático de Asunta Basterra, de origen chino y adoptada por sus padres cuando tenía dos años.

Otro elemento llama la atención. Una placa en la que se puede leer dinos desde el cielo qué pasó con tus abuelos. La frase hace referencia a la muerte de los abuelos maternos. María del Socorro Ortega, historiadora del arte, murió en diciembre de 2011. Siete meses después, fallecía su marido, Francisco Porto Mella, abogado y ex cónsul honorífico de Francia. Asunta estaba muy unida a sus abuelos, especialmente a Francisco.

Son muchas las personas y vecinos de Compostela que conocían a la pequeña. Fue la primera niña china adoptada en la capital gallega. Esto, sumado a la alta posición social de sus padres y abuelos, hacía que la familia fuese muy popular, y el caso conmocionó a la ciudad. Además, Asunta estudiaba en el céntrico instituto Rosalía de Castro, e iba a clases extraescolares de idiomas, ballet y piano.

Porto, quien heredó de su padre el consulado honorífico de Francia, ejercía como abogada en un despacho situado en la calle Montero Ríos, ya cerrado. Basterra, periodista bilbaíno, se trasladó a Compostela para trabajar, conoció a Rosario y pronto pasaron por la vicaría. Ambos están condenados por asesinato con alevosía y agravante de parentesco.

Por esta propiedad, situada en el Concello de Teo, y tenidendo en cuenta que su valor catastral rondaría los 100.000 euros, Porto estaría pagando por el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en torno a 400 euros anuales. Pese a las intenciones iniciales de vender esta propiedad, de momento sigue sin cambios. Además, como ha comprobado EL CORREO GALLEGO esta semana, el chalé está desprotegido. El portón de la entrada, varios accesos al inmueble y las contras de las ventanas se encuentran abiertas.

Asimismo, dado que es propietaria de otros dos bienes inmobiliarios muy valiosos por su céntrica ubicación en la capital gallega, los gastos correspondientes al IBI se incrementaría en casi 2.000 euros más. Porto posee en Santiago un gran piso con garaje en la rúa Xeneral Pardiñas, que fuera la residencia habitual de sus padres, y otro de unos 150 m2 en la Doutor Teixeiro, donde vivía con Asunta tras separarse de su marido, Alfonso Basterra. El periodista residía cerca de ambas, en la calle República Argentina, la cual tenía en régimen de alquiler.

La relación de inmuebles de sus propiedad incluye además un apartamento en Vilanova de Arousa, con terraza con vistas al mar, y que situaría la cuota total de IBI en cientos de euros más. ECG

Sobre tres mil euros al año de IBI suman las propiedades que aún tiene a su nombre Rosario Porto

Santiago. Uno de los primeros datos que salieron a la luz pública sobre la familia de Asunta fue la supuesta falta de liquidez de la madre, pese a que los agentes encontraron miles de euros en efectivo en los registros realizados. Antes del asesinato de la niña, Porto había puesto en venta el chalé de Teo, heredado por sus padres. La casa, de 400 metros cuadrados construidos en una finca de 10.000, tiene cinco habitaciones, cinco baños, cocina (office), lavadero, comedor, terraza, jardín, garaje, calefacción, muebles, puerta blindada, chimenea, piscina o cancha de tenis, además de cuatro salones, bodega, lareira y un hórreo.

17 sep 2020 / 00:17
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito