Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 30 septiembre 2022
12:46
h
Inés Rivero de aguilar fernández

Solución para el ‘numerus clausus’ en las clases online

Inés Rivero de Aguilar Fernández

En estos días en los que internet echa humo y el trabajo online se ha convertido en una de las mejores alternativas para continuar manteniendo la actividad durante el confinamiento impuesto por la pandemia, es cuando más se ha percibido la necesidad de disponer de una plataforma que permita transmitir formación de todo tipo, desde la profesional hasta la académica, y que lo haga de una forma eficaz que permita trabajar cómodo y con seguridad al usuario.

Pero el ámbito educativo se ha encontrado con numerosos problemas a la hora de impartir clases y trasladar contenidos, con servidores saturados y todo tipo de dificultades para transmitir los conocimientos y para conseguir que los alumnos puedan acceder a la formación en las mejores condiciones. En la ciudad hemos sido testigos de importantes protestas en este mismo sentido.

Para afrontar este tipo de problemas algunas de las más prestigiosas universidades del mundo hace tiempo que tomaron conciencia de la nueva situación e hicieron una apuesta clara por la formación online como complemento o incluso como sustituto de la actividad presencial para permitir que sus alumnos puedan acceder a ella e interactuar desde la distancia. Algo que antes era una ventaja, pero ahora se ha convertido en una auténtica necesidad para evitar pérdidas de tiempo e incluso de cursos académicos completos.

En este ámbito es donde trabaja la empresa Instructure, que dirige para España y Portugal y desde Santiago, Inés Rivero de Aguilar Fernández, quien explica que esta firma americana de software, que ya lleva varios años trabajando en Europa, lo que ofrece es una plataforma, denominada Canvas LMS (Learning Management System) que permite gestionar todo lo relacionado con la formación, desde cursillos hasta educación reglada, y en su relación de clientes figuran desde escuelas de negocios a universidades como Oxford, varios campus nórdicos, o Harvard, Berkeley y Stanford.

De hecho, en Estados Unidos ocho de cada diez estudiantes realizan algún tipo de aprendizaje de forma online. Un aspecto en el que considera que España está todavía en un nivel muy inferior, aunque hay ya unas quince instituciones académicas que están trabajando a través de este sistema de e-learning, con Cataluña entre los más avanzados.

en la nube. “La ventaja fundamental es que nosotros estamos en la nube, lo que hace que nuestra plataforma no se caiga nunca por muchos que sean los usuarios”, explica, algo que suele ser tristemente habitual con otros sistemas, como sucedió recientemente en Santiago y que además del sistema informático, también inundó de protestas las redes sociales.

Así mismo, señala que otro aspecto en el que también ofrece importantes avances esta plataforma es en el referido a los repositorios de contenido. Es decir, permite mucho más allá que colgar simplemente materiales en la red, sino que realmente “ofrece una enseñanza de calidad equiparable a la presencial, incluso con posibilidades de feedback”. Se trataría, explica, “de adaptar el aprendizaje al alumno”, y no al revés, como suele ser habitual. En este sentido, explica que es la empresa o centro quien elabora los contenidos, y que Instructure solo proporciona el soporte técnico adecuado.

También, destaca que esta plataforma permite una “accesibilidad total”, algo que se ha revelado esencial en las actuales circunstancias, en las que no todos los alumnos tienen disponibilidad para acceder a un ordenador, desde el momento en el que este sistema permite hacerlo también a través de una tablet o un simple teléfono móvil lo que supone una considerable ventaja, especialmente para los alumnos que cuentan con menos recursos económicos y tecnológicos, y que de esta forma sí podrían disponer de un acceso a la formación mucho más asequible.

En estos momentos de confinamiento, y en los que existen tantas incertidumbres sobre cómo finalizarán los cursos académicos, y en el que tantas empresas necesitan facilitar formación a sus trabajadores para equiparar el teletrabajo con la presencia en el puesto, resulta de especial interés disponer de un sistema que garantice la calidad y seguridad en la transmisión de los conocimientos.

Otra de las ventajas de esta plataforma, explica Inés Rivero de Aguilar, es que permite también el intercambio de experiencias entre diferentes universidades, e incluso que alumnos realicen sus estudios en una universidad sin tener que residir ni siquiera en el país donde tenga su sede, al igual que una empresa puede tener a su personal repartido en diferentes localidades trabajando en red en todo momento sin miedo a sufrir caídas de ningún tipo en el sistema.

03 may 2020 / 23:32
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito