Domingo 20.10.2019 Actualizado 00:18
Google    

El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago » Te acuerdas de

...Cuando el barrio de Conxo estaba en las afueras y se abrían nuevos negocios como el Pato Rojo

El Pato Rojo en la década de los noventa, cuando su responsable era José Ramón Lens - FOTO: Pardellas
El Pato Rojo en la década de los noventa, cuando su responsable era José Ramón Lens - FOTO: Pardellas

04.06.2019 
A- A+

Eran tiempos en los que a la avenida de Romero Donallo se le llamaba circunvalación, y marcaba casi el final del casco urbano. A partir de allí empezaba el Camiño Novo, y los barrios de Conxo y Santa Marta. Hace medio siglo, la rúa Doutor Maceira y todo el entorno eran casi monte, con muy pocas viviendas y un edificio que servía de almacén de patatas, según recuerda Ana Vázquez, cuyo abuelo era el propietario del inmueble que poco después alquiló a José Ramón Lens, quien abrió allí un emblemático establecimiento. En principio, explica, fue restaurante y hasta contó con habitaciones para alquilar, mucho antes de que abriera sus puertas el hoy vecino hotel Peregrino. Luego se construyeron los dos centros educativos, y a comienzos del presente siglo fue cuando se produjo la gran expansión urbanística de toda la zona.

¿TE ACUERDAS DE...? EL TESTIMONIO

Si quieres que tus fotos antiguas aparezcan en esta sección envíalas a santiago@elcorreogallego.es Ana Vázquez

Hostelera

"Hoy en día ya quedan muy pocos vecinos antiguos"

Ana Vázquez, que es quien se encarga hoy del establecimiento, que mantiene el mismo nombre, destaca que la clientela actual son sobre todo los alumnos de los dos centros educativos situados en las proximidades, el instituto y el Politécnico, "porque hoy en día queda muy pocos vecinos antiguos". Así, es habitual encontrar mucha animación a las horas del recreo o al final de las clases. La zona ha vivido una importante expansión urbanística, y su proximidad con el Ensanche lo ha convertido casi en su prolongación, de forma que son muchos los pisos alquilados a personas de fuera. "En la época en la que estaba aquí mi abuelo, apenas había edificios, era casi todo monte", recuerda. El establecimiento se ha renovado, pero conserva el futbolín de la fotografía.