El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago » Te acuerdas de

EL TESTIMONIO

"Hace medio siglo, esta ceremonia solía celebrarse en los asilos"

José Fernández Lago, canónigo lectoral

José Fernández Lago, canónigo lectoral - FOTO: ECG
José Fernández Lago, canónigo lectoral - FOTO: ECG

REDACCIÓN  | 18.04.2019 
A- A+

Lavar los pies al que llegaba era proporcionar un cierto descanso. Era común que lo hicieran los siervos con los señores e invitados, y los discípulos con los maestros. Al hacerlo Jesús, siendo Maestro y Señor, le da la vuelta a los criterios, para enseñarles a sus discípulos que habían de amarse y ser humildes los unos con los otros. Hace medio siglo, al menos en Santiago, los obispos lavaban los pies a hombres de un asilo de ancianos, mientras que en las parroquias se los lavaban a doce pequeños. Hace unos treinta años se optó en Santiago por reclutar a un grupo de infantes; hoy suelen lavarles los pies a niños y niñas; el papa actual acostumbra a hacerlo con señores mayores de una prisión. El sentido es el mismo: deseos de humildad, sencillez, verdadero amor.