Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 25 mayo 2022
11:33
h

Tres veteranos profesionales de la hostelería coinciden: “Son salarios muy bajos para lo que se nos exige”

Con cuarenta años de experiencia en el sector, un camarero compostelano afirma que ahora ya no se aceptan las condiciones de hace décadas: “La gente tiene vida”

Tres veteranos profesionales del sector de la hostelería, con décadas de experiencia en establecimientos de la capital gallega, lo tienen muy claro: “Ya nadie quiere trabajar en la hostelería porque se ha convertido en un oficio con unas condiciones muy malas: se cobra una miseria y en muchos casos no se respetan las libranzas semanales ni se pagan las horas extras”.

Son palabras de una cocinera compostelana, que prefiere mantenerse en el anonimato, al igual que los otros dos compañeros con los que ha podido hablar EL CORREO. Con una experiencia de 31 años en el sector, la pandemia le ha animado a dar un vuelco a su vida laboral. “Ahora trabajo en un comercio y tengo unas condiciones muchísimo mejores: un salario más alto y un horario bien definido”, comenta, al tiempo que asegura que su anterior profesión “no está suficientemente bien remunerada para todo lo que se trabaja”.

En este sentido, apunta que “en mi último puesto como cocinera empecé cobrando algo más de 1.100 euros, luego me subieron a 1.300, pero al poco tiempo me bajaron otra vez a la cantidad inicial”. Todo esto, subraya, “con unos horarios sin regular: sabes cuando entras pero no cuando sales, y no pagan las horas extras. Además, las propinas en invierno no llegan a cuarenta euros muchos meses”, sostiene.

En este contexto, también hace hincapié en la dificultad para conciliar. “Cuando una es joven y no tiene familia se adapta al trabajo, pero está claro que tal y como está hoy la hostelería es totalmente incompatible con la conciliación familiar. Si tienes hijos y sales de trabajar a la una o a las dos de la madrugada... ¡a ver cuándo los ves!”, relata esta profesional que trabajó las últimas tres décadas en establecimientos compostelanos.

En la misma línea se manifiesta otra camarera de 55 años que en estos momentos está sin trabajo. “Envié hace cinco días un currículum a un empresario de la hostelería que salió en los medios diciendo que precisaba personal, pero todavía no me ha contestado”, señala. Al preguntarle sobre la escasez de personal en el sector, comienza explicando que “ahora se está buscando sobre todo gente joven y sin experiencia, en quienes hay que invertir tiempo y dinero para formarlos; pero parece que lo que también se está buscando es pagar un salario miserable”.

“La hostelería hoy en día es una profesión muy esclava. Hay que tener en cuenta que una jornada completa nunca son ocho horas, sino de nueve para arriba. Y antes de la pandemia los sueldos eran bajísimos”, sostiene, a la vez que insiste en las dificultades “con las que nos estamos encontrando las personas con experiencia”.

La versión de estas dos mujeres la ratifica un camarero con 39 años de experiencia en el sector que, aunque ahora no trabaja en Santiago, lo hizo durante décadas. “Es cierto que hay serias dificultades para encontrar personal, pero hay que tener en cuenta también las condiciones que se ofrecen la mayoría de las veces. Lo que se firma en el papel casi nunca coincide con lo que luego es el trabajo en la realidad. Ahora se está abusando mucho de los contratos de extras, de los de prueba... Las horas que se hacen a mayores de la jornada laboral no se pagan, se trabajan muchísimas horas... y la gente tiene vida. Por eso son muchos los que prefieren buscar otra cosa, cambiar de sector”, explica, al tiempo que apunta que la situación actual le recuerda a cuando empezó hace casi cuatro década: “De aquella te agarrabas a lo que había. Daba igual currar 16 horas al día”.

consecuencias
Algunos locales ya cierran

··· Santiago no se salva de la escasez de camareros y cocineros. Hasta el extremo de que varios conocidos restaurantes, algunos situados incluso en calles tan concurridas como la Rúa do Franco, ya tienen que cerrar ciertos días de la semana por la falta de personal para ejecutar los servicios, como publicaba recientemente EL CORREO. Pese a que la tasa de paro en España se sitúa en torno al 15 %, los negocios de hostelería tienen serias dificultades para encontrar profesionales para desarrollar esta actividad. Los trabajadores aseguran que se debe a las condiciones que se ofrecen.

EL DATO
Cientos demandan un empleo

··· Casi ochocientos camareros demandaban empleo en Santiago en el cuarto trimestre de 2021. Esto en un contexto en el que los hosteleros aseguran tener serios problemas para contratar personal. Según datos de la Consellería de Emprego e Igualdade el pasado octubre estaban inscritos en su registro de demanda de empleo un total de 762 camareros de la ciudad, cifra a la que había que sumar otras 441 personas que buscaban trabajo como camareros de piso, es decir, personal para la limpieza de habitaciones; así como 27 jefes de sala; y dos camareros de barra o dependientes de cafetería.

10 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito