Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 09 diciembre 2022
02:15
h
ruta xacobea. Decenas de alumnas del colegio Fomento Montealto de Madrid realizaron el peregrinaje a Santiago // Elena Prados, una de las adultas responsables, afirma que se trató de una “experiencia inolvidable y que sin duda repetirán el año que viene” TEXTO Samantha Trucios

Un Camino especial de madres e hijas

Lejos de perder fuelle con motivo de la llegada del otoño, el Camino de Santiago sigue batiendo récords y cada día entran en la ciudad muchos cientos de peregrinos llegados desde los cinco continentes. En la jornada de ayer, llamó mucho la atención en la ciudad la llegada de un gran grupo conformado por casi un centenar de mujeres. Se trataba de varias decenas de alumnas de un colegio de Madrid, Fomento Montealto, que recorrieron la Ruta en compañía de sus madres. Todas ellas partieron desde Portomarín y, tras cinco etapas de caminata, ayer alcanzaron con gran júbilo la plaza del Obradoiro. Las estudiantes son de varias edades, ya que a la original iniciativa colegial se sumaron chicas desde primero a cuarto de la ESO.

Elena Prados, una de las madres peregrinas, contó a EL CORREO que, si bien nunca antes habían realizado el Camino, este año se decidieron a probar la experiencia con motivo de afianzar la relación familiar. La aventura fue un rotundo éxito y afirma que el año que viene repetirán.

Explica que para ellas ha sido una “experiencia inolvidable” por muchos motivos: “Hemos hecho mucha convivencia entre todo el grupo, tratando de estar pendientes de los demás y de conocernos más a fondo”. También sirvió para reforzar los lazos familiares. Alguna madre hizo el trayecto con dos hijas, y otras lo han realizado con una, pero el Camino ha sido para todas ellas motivo de unión y acercamiento.

Se trata además de una “actividad que encaja muy bien con el carácter del colegio”, indica, pues el aprendizaje, la dedicación y el disfrute de la familia son valores que se fomentan desde el propio centro educativo.

UN CAMINO ESPIRITUAL. Además del anhelo de compartir unos días de desconexión con sus respectivas hijas, Elena Prados señala que otro de los motivos que les llevó a realizar el Camino fue “encontrarse con Dios” y conseguir esa “experiencia espiritual”.

En este sentido, Elena afirma que “están todas muy agradecidas a la APA del colegio” -quien organizó la excursión-, y señala que más allá del increíble paisaje que disfrutaron a lo largo del trayecto y la gastronomía gallega -“todos los días nos levantábamos con ganas de comer pulpo”, señala con humor-, ha sido la idea de llegar a tener “un encuentro más personal con el Señor” lo que ha motivado el periplo, y lo que ha hecho del viaje una aventura muy enriquecedora. Es una “experiencia que animamos a hacer al menos una vez en la vida”, subraya.

Si bien el viaje fue a veces duro, ha supuesto también, tanto para las madres como para las niñas, un motivo de celebración y de unión. Así, algo que han compartido todas ellas han sido las muchas anécdotas durante el trayecto. “Las niñas hicieron una pequeña obra de teatro y se inventaron una canción con todas las anécdotas curiosas del viaje”, destaca Prados. Desde luego, lo que queda claro es que el Camino es un punto de encuentro y, ya sea indivual o en grupo, une. Elena, en voz de todas las participantes, lo tiene claro: “Venimos felices y con ganas de comernos el mundo” y por supuesto, “el año que viene repetimos”.

13 oct 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.