Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 28 enero 2022
12:05
h
Ante la demanda que anuncian los Abogados Cristianos por la retirada del monumento dedicado al sumo pontífice en el Monte do Gozo, la Xunta es rotunda e insiste en que se tuvo que quitar porque es irrecuperable. En el mismo enclave los peregrinos podrán honrar la memoria de Wojtyla TEXTO J. Rodríguez

Un nuevo espacio simbólico para recordar al papa Juan Pablo II

La Xunta insiste en que la retirada, hace ya varios meses, del monumento al papa Juan Pablo II del Monte do Gozo fue “debido a su situación de deterioro irreversible”, y en compensación asegurá que se creará un espacio “simbólico” para recordar la visita papal de 1989 con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, que reunió a centenares de miles de jóvenes en el recinto. De este modo, los peregrinos podrán recordar al papa viajero desde un enclave dedicado a su memoria.

Sin embargo, esta medida no parece ser suficiente para la organización de juristas Abogados Cristianos, que solicitaron la nulidad de la resolución por la que se produjo el derribo y pidieron la restitución del monumento en el lugar original.

Como ya adelantó EL CORREO GALLEGO, desde Abogados Cristianos no descartan la posibilidad de iniciar acciones penales contra la Xunta por esta situación.

Fuentes del Gobierno gallego han explicado a Europa Press, a raíz de la denuncia interpuesta por parte de Abogados Cristianos y de la cual la Xunta no tenía conocimiento hasta el momento, que actualmente se está llevando a cabo una intervención “para transformar la zona en la que se retiró el monumento escultórico”, la cual “no está terminada”.

Además, la Vicepresidencia de la Xunta ha afirmado que, en colaboración con el Arzobispado, “llevará a cabo actuaciones de acondicionamiento para crear un espacio simbólico en homenaje a esta visita” del papa en 1989 y para “recibir a los peregrinos en su entrada a Santiago de Compostela”.

Según las explicaciones ofrecidas, el proyecto de revitalizacion del Monte do Gozo puesto en marcha en el año 2019 ya recogía “la necesidad de actuar en este monumento”, que “fue retirado debido a su situación de deterioro irreversible, aprovechando los elementos de interés”.

Demanda. Ante la retirada del monumento, la Asociación Española de Abogados Cristianos presentó un recurso contra la Xunta de Galicia por derribo de la escultura a Juan Pablo II en el Monte do Gozo en marzo.

En concreto, la agrupación de abogados presentó un recurso contencioso administrativo contra la Consellería de Cultura.

Sin embargo, la Vicepresidencia Primera, que engloba la Consellería de Presidencia, Xustiza e Turismo, de la que depende el Monte do Gozo y por tanto el complejo escultórico, ha comunicado que no tienen “constancia de ninguna demanda judicial”.

Indignación. La presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, denuncia que “la Xunta permite que en Galicia haya monumentos a líderes comunistas como el Che Guevara, en contra de las recomendaciones del Parlamento Europeo, mientras derriba símbolos cristianos, atentando contra la propia Constitución”.

Asegura, además, que “los gobernantes utilizan cualquier excusa para destruir monumentos cristianos. En este caso, añade que la Xunta dijo que haría una intervención para conservar y poner en valor el monumento y lo que ha hecho ha sido eliminarlo y dejar sólo una placa”. Y recuerdan que “en otras localidades, gobernadas por partidos de la izquierda radical, han utilizado el mismo argumento para derribar cruces”.

La organización ha iniciado una recogida de firmas en su web que, hasta el momento, ha logrado 23.000 apoyos.

La escultura, de la artista brasileña Yolanda D’Augusburg Rodrigues, se ha convertido en el foco del problema, cuando solo se quería homenajear, a través del arte, la segunda visita del papa Juan Pablo II a Santiago con motivo de la celebración del Año Santo. Anteriormente, había viajado a la ciudad en 1982.

Las posiciones enfrentadas se mantienen y no parece que ninguna parte vaya a ceder. La Xunta, pues, mantendrá la misma línea de acción y desde la asociación cristiana no tienen miedo a terminar en los juzgados por este caso, si bien todo indica que las acciones judiciales tendrán poco recorrido si el Gobierno gallego puede demostrar que efectivamente, como afirma, que la retirada de la escultura fue una operación necesaria debido al mal estado de la misma y a la imposiblidad de recuperarla con todas las garantías de seguridad necesarias.

15 ene 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito