Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 23 octubre 2020
12:58
h

Vecinos del Ensanche aplauden la vuelta de la Policía de Barrio

Creen que lo ideal es que patrullen como se hacía hace tres décadas, en moto // La principal demanda es que se acaben con los botellones y fiestas en pisos

Los vecinos del Ensanche compostelano esperan con impaciencia la puesta en marcha de la Policía de Barrio. Así lo confirmó a EL CORREO el presidente de la asociación Raigame, Xosé Manuel Durán, que recordó que esta figura “funcionó bastante bien en los años 90 en Santiago, por lo que pensamos que podría ser muy útil para la ciudad”. El responsable vecinal considera que la Policía de Distrito podría ser muy beneficiosa para atajar uno de los principales problemas que afecta a la zona nueva: los grupos de jóvenes bebiendo en la calle de madrugada en lugares como Alfredo Brañas o Santiago de Chile, que impiden que los habitantes de esta parte de Compostela puedan conciliar el sueño y dejan el Ensanche plagado de restos de botellón, vasos de plástico y botellas rotas.

Evidentemente, se trata un problema que ahora mismo se ha trasladado a los pisos, con la celebración de fiestas de estudiantes, puesto que en estos momentos los locales de ocio nocturno están cerrados y está prohibido beber en la calle debido a las restricciones por el covid-19. Para Durán, dado la falta actual de efectivos en la Policía Local, lo ideal sería que patrullaran en motocicleta, como se hacía en la época anterior de esta figura, puesto que para hacerlo a pie se necesitarían más agentes. Lo que piden con reiteración desde Raigame es que “escuchen a los vecinos, porque cuando hay un problema somos los que sabemos cuáles son los puntos conflictivos. Normalmente son siempre los mismos”. Para ellos es de vital importancia que los agentes se dejen ver, “porque la presencia policial tiene un efecto disuasorio” a la hora de realizar cierto tipo de actividades.

Así, aunque en estos momentos no sufren, afortunadamente, los efectos de la movida nocturna, sí tienen que enfrentarse a otro problema complicado, derivado de la situación provocada por el covid-19, como son las fiestas en los pisos. “Se trata de un asunto que ya viene de antes, pero que ahora se ha agudizado, porque los pubs y discotecas están cerrados”. Durán considera que la Policía de Barrio podría contribuir a reducir esta cuestión y, sobre todo, a que los agentes se presentasen con mayor rapidez en los domicilios en los que se está habiendo celebraciones. “En la actualidad tardan debido a que no dan abasto. No hay suficientes agentes”. Ahora, en Raigame esperan a que esta promesa electoral se cumpla cuanto antes para que los habitantes de la zona nueva puedan olvidarse de los ruidos provocados por las noches de marcha y las fiestas en los edificios.

El Ayuntamiento de Santiago está a la espera de que varios inspectores finalicen sus prácticas en la Academia Galega de Seguridade para poder poner en marcha esta figura que probablemente será una realidad en el primer trimestre del año que viene. El objetivo de este servicio es acercar la Policía a los ciudadanos para que tengan un contacto más próximo a ellos y puedan tenerlos al tanto de los principales problemas que afectan a las áreas a las que están asignados.

Los agentes patrullarán en parejas y siempre estarán destinados a la misma zona para que los residentes los conozcan. Por ahora, Raxoi no tiene definido el sistema que emplearán para recorrer las calles, aunque es probable que sea a pie.

Vieja petición

··· Fueron varias las asociaciones de vecinos que solicitaron al actual Gobierno el regreso de la Policía de Barrio, entre ellas, la de San Pedro, que ayer prefirió no realizar una valoración de esta figura hasta que esté en funcionamiento.

··· Mientras que en el Ensanche los principales problemas a los que se enfrentan los residentes son el botellón, derivado de la movida nocturna, y las fiestas de estudiantes en los pisos, en otras zonas, como San Pedro, Belvís y Pelamios, se enfrentan a los conflictos que provocan en estos barrios la existencia de varias viviendas okupadas, el trapicheo de drogas, peleas en la calle y pequeños robos que suelen afectar a los negocios de los vecinos. Algunos afirman tener miedo de salir a la calle.

23 oct 2020 / 00:16
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.