Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 25 mayo 2020
04:11
h
La clases presenciales se suspendieron en marzo, pero son muchos los menores en edad escolar sin ordenador ni conexión a Internet en casa // En las parroquias de Santiago no hay fibra óptica y en la zona vieja la cobertura es mala TEXTO Gustavo López

Vivir en el rural, un ‘muro’ para seguir la formación a distancia

Desde el pasado 16 de marzo, cuando se suspendieron las clases presenciales en los centros educativos de Galicia por el coronavirus, todos los estudiantes deben seguir el curso a distancia, si bien son muchos los menores en edad escolar sin ordenador ni conexión a Internet en casa. En el caso concreto de Santiago, los alumnos que viven en el ámbito rural tienen serias dificultades para conectarse a la red. Es por ello que el grupo municipal popular, a través de la concejala Ana Sabel, presentará un ruego en el próximo pleno ordinario para pedirle al gobierno local que ponga en marcha “as xestións necesarias co fin de impulsar a colocación da fibra óptica na zona rural do Concello”. Para los populares, “é de máxima prioridade o impulso deste servizo”, por lo que consideran que el alcalde y su equipo “deben intensificar as conversas e negociacións coas distintas empresas e administracións, implicando os recursos municipais que sexan posibles, para avanzar na conectividade e lograr, canto antes, a extensión da rede Internet para o acceso a servizos telemáticos ao conxunto da veciñanza do municipio”.

Esta carencia se ha vuelto más notoria por la actual crisis del coronavirus, “posto que remarcou aínda máis, se cabe, esta necesidade, cando se está a falar da conveniencia de longas estancias domiciliarias, co que iso supón para o normal desenvolvemento de distintas actividades e xestións, no terreo da educación, a sanidade, a oferta e demanda de bens e servizos ou o fomento do teletraballo”, indican desde el grupo municipal, que inciden en que es urgente “dispoñer dunha axeitada conectividade que hoxe non é posible en boa parte do territorio municipal”.

A principios del mes de marzo, la portavoz de la Federación de Asociacións de Veciños do Rural de Santiago (Ferusa), Cruz Vázquez, intervino en el pleno extraordinario que celebró para aprobar el Presupuesto y manifestó su “desacuerdo” y “desagrado” con unas cuentas que “no contemplan las necesidades de las parroquias”.

Teniendo en cuenta la situación que ha provocado la pandemia, desde el grupo popular creen que dotar de fibra óptica al rural resulta cada vez “máis urxente, tal e como o reflectía o documento de Ferusa, que lle outorgaba un carácter inmediato a esta acción, entre unha trintena de medidas que se consideraban prioritarias”.

Asimismo, sostienen que esta “é unha medida complexa” en la que deben participar las distintas administraciones públicas, sobre todo, apuntaron, el Ministerio de Industria y la Axencia para a Mo-dernización Tecnolóxica de Gali-cia (Amtega), “tendo en conta que, con carácter xeral, para as empresas subministradoras a extensión da rede no ámbito rural non resulta rendible”.

En este sentido, tampoco los escolares que viven en el casco histórico lo tienen fácil para seguir las clases on-line, puesto que es un punto de la ciudad en el que tampoco es fácil acceder a Internet por la mala conexión. La mejora de la conectividad en la zona vieja es una histórica demanda tanto de los residentes, cada vez menos por la carencia de servicios básicos, y de empresarios, que tienen serias dificultades para realizar cualquier tipo de gestión a través de Internet.

Para resolver esta cuestión, la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia publicó en noviembre una resolución conjunta con el Concello de Santiago para que los operadores de telecomunicaciones puedan presentar proyectos para desplegar la fibra óptica en el casco histórico de la capital gallega, y que deberán basarse en el Catálogo de solucións elaborado por la Administración autonómica, con la colaboración de Raxoi.

educación
ordenadores para familias sin recursos

··· Además de las dificultades para conectarse a Internet, muchos escolares no tienen dispositivos electrónicos en casa para seguir la enseñanza ‘on-line’, lo cual les coloca en una situación de desigualdad. Teniendo en cuuenta este escenario, a finales de marzo, la gobierno gallego compró 1.000 ordenadores que destinará a aquellos alumnos de familias “con menos recursos” para que puedan seguir las clases desde casa. Por ello, estos equipos contarán también con conexión a Internet gratuita. Además, los contenidos de la herramienta ‘EDixgal’ están “abiertos para toda la comunidad educativa”.

21 may 2020 / 23:27
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito