Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 06 agosto 2020
12:09
h

Xunta e Iglesia planean prorrogar el jubileo hasta el 25 de julio de 2022

La decisión final de ampliar siete meses el Año Jacobeo depende en exclusiva del papa // Se cerraría la Puerta Santa en la ceremonia de la Ofrenda // Permitiría aliviar las bajas expectativas a causa del covid

Las conversaciones entre la Xunta y el Arzobispado de Santiago sobre la posible prórroga del Año Santo de 2021 son fluidas desde hace semanas, tal y como confirmó el presidente del Ejecutivo gallego. Alberto Núñez Feijóo señaló que se ya se dirigió en varias ocasiones al prelado compostelano, monseñor Julián Barrio, para abordar esta cuestión y para instarle a que pida al papa Francisco una ampliación del periodo jubilar —“al menos unos meses”—, dada la grave situación sanitaria, económica y social que ha desencadenado la pandemia.

El arzobispo, que por el momento opta por la prudencia en sus pronunciamientos al respecto, remarcó que la decisión final de una prórroga del Año Santo depende en exclusiva de la Santa Sede; y que la Diócesis de Santiago valorará enviar la solicitud a Roma “si llegado el momento se dan las circunstancias”. No obstante, en ningún momento negó esta posibilidad, dejando abierta una puerta de esperanza ya no solo para miles de peregrinos de todo el mundo, sino para muchas familias que dependen del Camino de Santiago para su subsistencia.

Aunque de momento no se hará ningún anuncio oficial, fuentes solventes de la Catedral compostelana aseguran que el arzobispo “recibió con buenos ojos la petición que le ha llegado del presidente Feijóo”; y que ambos estarían estudiando “la posibilidad de que el periodo jubilar se extienda hasta el 25 de julio de 2022”, solemnidad del Apóstol Santiago, cuando se aprovecharía la ceremonia de la Ofrenda Nacional para clausurar el Año Santo y cerrar la Puerta Santa. Siempre que el papa conceda esta gracia.

De esta manera, la Iglesia atendería la solicitud de la Xunta de Galicia, que pide unos meses más; y también la realidad de una situación cargada de incertidumbre. El obispo auxiliar de Santiago, monseñor Jesús Fernández González, señalaba en una reciente entrevista concedida a este periódico que “no va a ser fácil el próximo Año Santo por lo que ha pasado. Es evidente que la pandemia ha cambiado mucho los planes. Hubiera sido un Año Santo espectacular en números; y hay que rebajar bastante esas expectativas”.

Lo cierto es que generar de nuevo un clima de seguridad sanitaria en el Camino y que llegue a todos los países de procedencia de los peregrinos apunta a una tarea compleja. La administración autonómica ya ha puesto en marcha un plan de promoción internacional del Xacobeo 2021, pero muchos caminantes podrían verse limitados a la hora de emprender el viaje a Santiago por las restricciones de sus propios países. Estas dificultades derivadas de la pandemia podrían justificar, como avanzó EL CORREO el pasado mes de abril, la prórroga del Año Santo.

Monseñor Barrio confirmó que pase lo que pase el jubileo se iniciará el 31 de diciembre de 2020, para cuando está prevista la apertura de la Puerta Santa. Pero su clausura podría prolongarse en esta edición al menos siete meses en 2022. Un periodo extra que serviría para atraer peregrinos a recibir las gracias jubilares y también para salvar al sector turístico.

Reabrirá la Catedral el día uno con una eucaristía solemne en el presbiterio situado junto al Pórtico
El rey podría presidir en esta edición la Ofrenda del Apóstol para pedir el fin de la emergencia

El Cabildo se reunirá en los próximos días para marcar el calendario de misas de la era post-covid. Incluirá el nuevo plan, como adelantó este periódico, una misa diaria en la Catedral, a pesar de que continúen las obras en algunos espacios interiores. Para poder recuperar el culto, el órgano de gobierno de la Basílica ha instalado un nuevo presbiterio provisional, donde se empezarán a oficiar eucaristías el próximo uno de julio, cuando reabrirá al público el monumento religioso.

Desde ese día se celebrará una misa solemne a las siete y media de la tarde en el nuevo altar, después de que termine la jornada laboral de los operarios que restauran la Capilla Mayor. En la nave central, ya rehabilitada, y de espaldas al Apóstol, se colocarán filas de sillas, con la suficiente distancia de seguridad, para que puedan sentarse los fieles que participen en las liturgias.

Monseñor Barrio manifestó hace unos días su deseo de que la Ofrenda del Apóstol, el próximo 25 de julio, se celebre ya en la Catedral, después de haber sido desplazada el año pasado a San Martín Pinario a causa de las obras. No obstante, matizó que la decisión final dependerá de las circunstancias marcadas por la evolución de la pandemia.

La próxima Ofrenda podría cobrar un carácter extraordinario por este y otro motivo: que sea presidida por su majestad Felipe VI. Aunque la Casa del Rey todavía no confirma esta posibilidad, el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, manifestó su esperanza de que el monarca realice la invocación en esta ocasión, en el marco de la ronda de visitas a todas las comunidades autónomas que acaba de anunciar tras haberse superado el pico de la pandemia.

24 jun 2020 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito