Jabalíes en zonas urbanas y playas: la necesidad de comida y agua empuja a los animales salvajes

Los ecosistemas están gravemente alterados por la actividad humana

En muchos de ellos "hemos eliminado a los depredadores", como el lobo, lo que hace que las poblaciones se hayan disparado

Un jabalí deambulando por la Alameda de Santiago

Un jabalí deambulando por la Alameda de Santiago / Cedida

EFE

Cada vez son más los animales salvajes que se atreven a adentrarse en zonas urbanas, un entorno hostil para ellos al que osan acercarse en busca de alimento y agua, bienes que escasean en unos ecosistemas cada vez más degradados y pequeños y de los que han desaparecido sus depredadores naturales. Esto, unido a que durante la covid se redujo el control "artificial" de las poblaciones mediante la caza, así como a las miles de hectáreas de bosque y monte arrasadas por el fuego y la sequía, hacen que estos animales pierdan el miedo y se acerquen más que nunca a las ciudades en un intento desesperado por sobrevivir, según los expertos consultados por la agencia EFE.

Así, estos días se han hecho virales imágenes de jabalíes en las playas de diversas zonas de España, como en A Coruña. Igualmente, agricultores de todas las regiones se quejan de que sus cultivos se ven diezmados por jabalíes, gamos, ciervos o muflones. En un intento de frenar el avance de estas especies, la Junta de Andalucía permitirá su caza selectiva, tras achacar su acercamiento a la falta de agua y de alimentos provocada por la sequía y a una densidad inadecuada de sus poblaciones.

Espacios robados

"La explicación es múltiple, estamos ante una tormenta perfecta para que ésto pase", ha dicho a EFE el responsable de Gobernanza Ambiental de SEO/BirdLife, Juan Carlos Atienza. Lo primero a tener en cuenta es que los ecosistemas están gravemente alterados por la actividad humana y en muchos de ellos, "hemos eliminado a los depredadores", como el lobo, lo que hace que las poblaciones se hayan disparado.

Además, cada vez ejercemos más presión sobre la naturaleza para dar cabida al aumento de la población (ya somos 48 millones de habitantes) y los turistas. "Hay más urbanizaciones, carreteras, vías...que nunca. Robamos cada vez más espacio a la naturaleza y los espacios naturales son cada vez más pequeños, de forma que los animales no encuentran en ellos recursos suficientes para alimentarse", ha advertido.

Todo esto, sumado a efectos del cambio climático como la sequía persistente o las cada vez más intensas olas de calor, "les empuja a buscar alimento y agua en zonas urbanas y periurbanas", en las que encuentran fuentes o cañerías de las que beber y basuras de las que comer.

"Para ellos, estar cerca del ser humano es un riesgo, si lo hacen es por necesidad", ha insistido Atienza, que ha señalado que la solución no pasa por simplemente habilitar su caza, si no restaurar la naturaleza "para que tengan en ella todo lo que necesitan".

Devolverles su hábitat

Las poblaciones de estas especies se regulaban gracias a depredadores como el lobo, que ha desaparecido y cuyas funciones han sido sustituidas "artificialmente" por el ser humano con la caza, ha señalado la veterinaria de Bioparc Fuengirola Rosa Martínez. Sin embargo, el confinamiento por la covid-19 impidió salir a cazar y se redujo mucho ese control y ahora nos encontramos con poblaciones disparadas peleando por alimento y agua en unos espacios cada vez más degradados y, en muchos casos, arrasados por las llamas o la sequía.

"¿Por qué se acercan a las ciudades?. Pues porque allí no hay depredadores y porque hay basura de la que alimentarse", ha señalado Martínez, que ha subrayado el peligro de que transmitan enfermedades o se contagien de otras a las que normalmente no están expuestos, así como de provocar accidentes de tráfico o ser atropellados.

Aunque a corto lazo parezca que la mejor manera de controlar la situación sea la caza, las autoridades deberían centrarse en proteger sus hábitats y en implantar cubos de basura que no puedan abrir. También es importante que la gente no los alimente por pena, porque eso atraerá a más, ha apuntado.

"Todos queremos un chalet con parcela y piscina, pero eso hace que invadamos cada vez más sus hábitats", ha lamentado la experta, quien ha subrayado en que si los jabalíes invaden playas y pueblos es porque "entre todos hemos destruido su hábitat natural y a sus depredadores, y no les queda más remedio que acudir a las ciudades".