Nutricosmética: ¿Realidad o mito?

Desde pastillas que supuestamente hacen que tu pelo crezca más rápido hasta las que prometen proteger tu piel de los efectos adversos del sol

Los nutricosméticos son una tendencia en redes sociales

Los nutricosméticos son una tendencia en redes sociales / Diana Polekhina

El cuidado de la piel y los productos cosméticos son algo que están cada vez más en auge gracias, sobre todo, a su presencia en las redes sociales. Con una población tan interesada en el autocuidado han ido creciendo tendencias como la nutricosmética, una terminología que hace referencia a los conocidos como complementos o suplementos alimenticios. “Se junta el término nutri, para referirse a que se toman por la boca, y cosmética para referirse a que tienen un efecto cosmético, aunque no entren en la definición de estos productos”, explica el dermatólogo Emilio del Río.

Lucía Fernandez Orizales, nutricionista, asegura que componentes como el colágeno en la nutricosmética se llevan usando un tiempo, “pero no se ha llegado a demostrar que después de ingerirlo vaya a las articulaciones o la piel para hacer los efectos que se supone que tiene”. “He llegado a encontrar retinol en pastillas, que es algo que sí que está demostrado que funciona cuando te lo aplicas sobre la piel, pero no hay nada que indique que cuando lo tomas por vía oral vaya a ir a tu cara para tener esos efectos que prometen”.

La llamada nutricosmética es algo que se basa, muchas veces, en el márquetin, que aumenta sobre todo en temporadas de sol y cuando se experimenta una mayor caída de pelo, durante el otoño, según señala el dermatólogo Emilio del Río: “Por supuesto que son cosas que pueden ayudar a aquellos que tienen un problema metabólico por el cual no obtienen este tipo de vitaminas, pero estamos hablando de casos muy concretos”.

Demasiadas vitaminas

¿Qué pasa con aquellos que las toman sin tener una verdadera necesidad de esos nutrientes? “El organismo todo lo que sobra lo tira, por lo que el exceso se orina”, responde Emilio del Río. Sin embargo, a pesar de que no haya contraindicaciones, pide sentidiño: “No son una panacea, sirve con una dieta completa y variada, en la mayoría de los casos”.

Lucía Fernández secunda esta afirmación: “Se necesita una dieta equilibrada con mucha fruta y verdura. También agua, que ayuda a que la piel se vea bonita e hidratada”. Sin embargo, no hay un gran peligro detrás de la ingesta de estos productos cuando nuestro cuerpo realmente no los necesita:“La vitamina en exceso puede causar pequeños problemas, pero no creo que ese exceso lo pueda causar un nutricosmético. Lo preocupante es que son cosas que se toman para ver efectos a largo plazo y, cuando planeas tomar algo durante tanto tiempo, lo coherente es que te informes algo más sobre sus efectos”.

Muchas veces el verdadero efecto negativo es en el ámbito económico de aquellos que consumen este tipo de productos, ya que su precio tiende a ser elevado y a formar parte de la rutina de las personas durante meses, por lo que a largo plazo se terminan haciendo grandes inversiones en la compra de estos productos.

Nutricosmética contra el sol

Una de las mayores preocupaciones cuando llegan los días de sol es cómo este afecta a nuestra piel, ya que es el causante de quemaduras y enfermedades como el cáncer de piel en algunos casos. La crema solar es un importante método de barrera para evitar estas consecuencias.

Pero la nutricosmética también propone soluciones: cápsulas que ayudan en la protección contra el sol y que son muy demandadas por el público. “Esto es resultado de la biología malinterpretada”, asegura el doctor. “La mayoría de los seres vivos cuando sienten que se queman se mueven, pero las plantas no pueden hacer eso. Por ese motivo en ellas encontramos mecanismos de fotoprotección, sobre todo en las primeras hojas que brotan. Si nosotros tomamos esto por boca no sirve para no poner crema solar o protegernos del sol”.

Auge de los complementos alimenticios

La Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), asegura que “el sector de los complementos alimenticios ha experimentado un notable crecimiento en los últimos tres años”. Y es que, según las cifras, el 47.25% de los españoles consumen complementos alimenticios, lo que representa casi la mitad de la población. Dentro de estos complementos alimenticios se encuentran los productos de nutricosmética.

Hay que saber que en los suplementos alimenticios hay distintos grupos, aunque “normalmente hacen referencia a vitaminas y algunos minerales”, existen otros que son llamados superalimentos y la melatonina, famosa por su consumo para conciliar el sueño. Sin embargo, también hay una serie de sustancias que están prohibidas: los anabolizantes y el melanotan, que tienen graves consecuencias para la salud como, por ejemplo, el cáncer.

“En cuanto a las vitaminas, tenemos que diferenciar las hidrosolubles (C y las vitaminas del complejo B) de las liposolubles (A, D, E, y K). Todas ellas son necesarias para el ser humano, pero una persona que haga una buena dieta no necesita tomar ningún complemento, ya que las vitaminas las ingiere a la hora de comer y cuando se expone al sol de una forma segura”, explica el doctor Emilio del Río.