Mejorar la accesibilidad y ergonomía, claves para la experiencia de compra de los mayores de 60

La Cátedra Cruz Roja-USC y Vegalsa-Eroski han presentado un estudio que valora cómo acude a los supermercados de proximidad este sector de la población

El supermercado de proximidad es visto como una forma de fomentar la conexión social

El supermercado de proximidad es visto como una forma de fomentar la conexión social / CEDIDA

Estirar el brazo para coger productos de las baldas altas, leer las etiquetas y tickets o abrir las puertas de las cámaras frigoríficas son actividades que hacemos casi a diario pero que, para algunos, no son algo sencillo. La accesibilidad de los supermercados de proximidad para las personas mayores de 60 años y también para aquellos que tienen algún tipo de discapacidad física es el punto de mira que ha tenido el estudio El supermercado de proximidad. La experiencia de compra de las personas mayores en Galicia, realizado por la Cátedra Cruz Roja-USC y Vegalsa-Eroski. El informe fue presentado ayer en la Cidade da Cultura compostelana.

“El supermercado es un sitio al que vamos todos los días, forma parte de nuestro día a día”, asegura Gabriela González, directora de RSE, Comunicación y Cliente de Vegalsa-Eroski. Y es que el objetivo de esta publicación es valorar la experiencia de compra de las personas mayores de 60 años, la atención que se realiza desde los supermercados de proximidad y la accesibilidad en los mismos.

Según Mercedes Casanova, presidenta de Cruz Roja en Galicia, “las personas mayores no solo requieren atención y cuidado, sino un entorno que las ayude a mantener su autonomía”. Es por ese motivo que, con este estudio, pretenden “tomar decisiones con una evidencia científica” detrás, tal como señaló Antonio Acevedo, director xeral de Maiores e Atención Sociosanitaria de la Xunta de Galicia.

El trabajo fue presentado por Trini de Lorenzo y Onésimo Juncos, secretaria y codirector de la Cátedra Cruz Roja-USC, respectivamente. Según el codirector de la cátedra, este estudio se trata de “un ejemplo de cómo el conocimiento puede servir para el desarrollo social”.

Usabilidad de los establecimientos

Una de las grandes conclusiones de este estudio ha sido la necesidad de mejoras a la hora de incrementar la accesibilidad y usabilidad de los establecimientos, adaptando auditivamente las cajas y básculas, incrementando el tamaño de la letra en los tickets o la instalación de puertas correderas en las cámaras frigoríficas.

Y es que los aspectos más referidos son la dificultad de comprensión de las etiquetas, ofertas, cartelería.... Así como la dificultad para encontrar los productos en la estantería. Por otro lado, en el proceso de pasar las cosas por la caja y embolsarlas también hay que tener en cuenta aspectos relacionados con la ergonomía, como el peso de la compra, altura de la cinta... Y también con los medios tecnológicos y telemáticos, en los que siempre es necesaria una persona de asistencia para aquellos que no son capaces de comprenderlos o tienen dificultades.

Otros datos

A pesar de lo que muchos piensan, las personas mayores de 60 años son las que realizan el 25% del consumo relacionado con el PIB. Además, son el 52% de las familias que cuentan con personas de estas edades las que apoyan a miembros de otras generaciones.

Estos datos son de gran interés para mostrar la importancia que tienen estas personas en la economía y que su valor como consumidores no es algo injustificado. El estudio se llevó a cabo con una muestra de más de 500 personas participantes, de las cuales 293 contaban con más de 60 años, mientras que el resto eran personal relacionado con la atención directa a los clientes de Vegalsa-Eroski.

Gracias a este trabajo se han podido observar no solo formas de mejorar la accesibilidad de los supermercados de proximidad, sino los distintos comportamientos de las personas. Al analizar los hábitos de compra han observado que la frecuencia con la que acuden las personas al supermercado está asociada con el número de habitantes en la localidad de residencia: cuanta más población tiene la localidad, con mayor frecuencia se acude al supermercado.

La satisfacción en la experiencia de compra de las personas con 60 y más años en Galicia está determinada por la valoración del personal y del ambiente físico del establecimiento de proximidad. Además, el estudio revela que las experiencias positivas de las personas consumidoras de más edad se relacionan estrechamente con la conexión social, es decir, con la interrelación que se tiene con las personas que nos rodean.