Viernes 18.10.2019 Actualizado 18:16
Google    

El Correo Gallego

Tecnoloxía

Televisiones inteligentes y privacidad

FOTO: Pixabay License
FOTO: Pixabay License

28.09.2019 
A- A+

Nuestra vida se ha visto invadida últimamente por dispositivos inteligentes, una muestra de este tipo de dispositivos la tenemos en las televisiones, ya no se limitan a mostrarnos los programas que reciben a través de la antena, sino que se conectan a internet para obtener contenidos, usan nuestras suscripciones de grandes productoras y nos permiten interactuar de forma distinta con los contenidos.

También dan acceso a los grandes gigantes de internet al interior de nuestros domicilios y por eso, despiertan recelo en lo referente a su conocida falta de respeto a nuestra intimidad. Dispositivos como televisores inteligentes de los principales vendedores, o dispositivos de Streaming como FireTV Chromecast envían datos a los fabricantes, muchas veces sin un consentimiento expreso, pero el problema no termina aquí.

Investigadores de la Northeastern University and Imperial College de Londres han analizado 81 dispositivos inteligentes y encontrado que 71 de los 81 dispositivos envían información a sitios que no son los del fabricante del dispositivo. Más del 50% de los dispositivos procedentes de mercado estadounidense y más del 80% de los dispositivos del mercado europeo envían datos de forma continua y lo que es peor, casi todos lo hacen en formato de texto plano, sin encriptar.

Datos como la ubicación del dispositivo o la dirección IP se envían a plataformas de terceros como Netflix, Spotify, Microsoft, Akamai, o Google. En el caso particular de las televisiones inteligentes, prácticamente todos los dispositivos envían información a Netflix, incluyendo datos sobre marca y modelo del dispositivo, sin que el usuario haya configurado una cuenta en dicho servicio.

En el estudio se remarca que hay partes de la información que se envía como texto plano, lo que permite que un tercero pueda acceder a datos sensibles si es capaz de interceptar la información, por otro lado, en el estudio sorprende que otros datos se envían de forma encriptada, pero la forma de la encriptación parece estar destinada más a que nadie sepa qué tipo de datos envía el dispositivo que a proteger la privacidad del usuario.

Los investigadores que han participado en este estudio desarrollaron un software para identificar qué datos están siendo enviados y lo han hecho público, por lo que cualquier usuario con unos conocimientos básicos puede utilizarlo para saber qué datos envían sus dispositivos.

Este tipo de prácticas no son nuevas en el sector, pero permiten a los fabricantes dar un paso más allá en la explotación de datos de sus usuarios, lo peor en estos casos es el desconocimiento del uso que se puede llegar a hacer de estos datos, fabricantes como Samsung está utilizando estos datos para investigar nuevos formatos de publicidad en este tipo de dispositivos.

¿Qué pueden hacer los usuarios para evitar este tipo de problemas? Obviamente, en el mundo en el que vivimos la opción de renunciar a este tipo de dispositivos es un sacrificio al que la mayoría no está dispuesta a llegar, pero hay acciones que se pueden tomar para reducir este tipo de invasiones a nuestra privacidad.

Lo primero que hay que hacer es utilizar una conexión VPN para evitar que los datos sin encriptar sean accesibles por terceras partes, además, una conexión VPN impedirá que el dispositivo envíe los datos de nuestra dirección IP real.

Algunos proveedores de VPN tienen aplicaciones de cliente para este tipo de dispositivos, pero si no es así, siempre es posible instalarlo en nuestro router wifi y así proteger las comunicaciones de todos los dispositivos.

Otra cosa que hay que hacer con este tipo de dispositivos es no vincularlos nunca con nuestras redes sociales o cuentas de Google, de esta forma, el proveedor no podrá vincular los datos obtenidos con nuestros datos personales y el riesgo para nuestra intimidad queda altamente reducido.

Por supuesto, es importante informarse sobre los dispositivos antes de realizar la compra y tener en cuenta que las estrictas normativas de protección de datos europeas son de difícil aplicación en países del sudeste asiático, y que dispositivos de fabricantes no europeos no estarán debidamente obligados por este tipo de normativa.

Estos sencillos consejos permitirán reducir, aunque no eliminar, el riesgo que este tipo de dispositivos suponen para nuestra privacidad, el consejo de los grandes gurús de la privacidad para los usuarios (no apto para todos los públicos) es dejar de utilizar las funciones inteligentes del dispositivo y sustituirlas por un ordenador dedicado a este tipo de funciones, preferiblemente mediante software libre. Es decisión del usuario el uso de este tipo de dispositivos, pero siempre desde el conocimiento de los riesgos que puede, o no, suponer.