El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

LAS EXPLOSIONES, EL GRAN ESCOLLO

Tras los ataques a concesionarios e instaladores, bomba a la fontanería

Se cierra el ciclo: las tres patronales a quienes se culpó de dificultar el acuerdo sufren atentados // Los sindicatos condenan y se desvinculan de las acciones, y culpan a boicoteadores de la negociación // El artefacto de palenque lanzado contra la oficina de Foncalor causó destrozos por 6.000 €

Empleados en la oficina olívica de Foncalor atacada en la madrugada del lunes retiran escombros de la fachada del edificio - FOTO: Efe
Empleados en la oficina olívica de Foncalor atacada en la madrugada del lunes retiran escombros de la fachada del edificio - FOTO: Efe

M. GIMENO/S. RIVEIRO • VIGO/SANTIAGO   | 23.06.2009 
A- A+

Era la crónica de un ataque anunciado. Los empresarios de la Asociación Autónoma Provincial de Empresarios de Instalaciones de Fontanería, Saneamiento, Calefacción y Aire Acondicionado de Pontevedra, Foncalor, se sabían en la diana de quienes la semana pasada ya atacaron con sendos cóctoles molotov tanto la vivienda particular del presidente de Instalectra, en Vigo, como un concesionario de automóviles en Nigrán, con el objetivo de dañar la línea de flotación del proceso de negociación del convenio colectivo del metal y acabar con la huelga. Los rumores situaban a los tres colectivos como los más reacios a ceder a las pretensiones de los trabajadores en la negociación del convenio.

Como no hay dos sin tres, los atacantes dirigieron en la madrugada de ayer sus iras en contra de otra de las patronales sentadas en la mesa que dirime el convenio que afecta a más de 25.000 trabajadores, y a la que los sindicatos apuntan como una gran responsable de no cerrar un acuerdo. Señalan que mantiene las posturas más duras ante las demandas de aumento salarial y en cuanto a la regulación de la jornada laboral.

Una bomba de palenque, como las utilizadas en los enfrentamientos con las fuerzas del orden durante los días más duros de la huelga, fue el armamento empleado en el ataque a la sede de Foncalor. Sobre las 2.35 de la madrugada un vecino de la viguesa calle de Martínez Garrido alertó sobre una explosión en el número 84 de la calle. Aunque resultó dañada la fachada, la reja, la puerta de acceso a la sede de la asociación de fontanería, además del falso techo, no fue necesaria la intervención ni de los bomberos ni de las fuerzas policiales. Estos informaron de daños de "escasa consideración". Desde la patronal atacada señalaron a EL CORREO GALLEGO que los peritos valoraron los desperfectos en unos 6.000 euros.

Tras analizar las muestras, los expertos del Cuerpo Nacional de Policía confirmaron que la detonación fue provocada por una bomba de palenque.

Todas las partes sindicales presentes en la mesa de negociación se desvinculaban ayer de este ataque y de los anteriores. Incluso el secretario xeral de CCOO-Galicia, Xosé Manuel Sánchez Aguión, condenaba esta acción y la atribuía a "persoas alleas que pretenden boicotear as negociacións".

Hartos de la violencia

El Foro de Empresarios Instaladores de Galicia, presidido por José Carlos Domínguez (directivo del grupo Hedomín), mostró ayer su repulsa por los actos violentos acaecidos en el sector del metal en Vigo, condenando el atentado al domicilio del presidente de Instalectra o los desperfectos ocasionados en oficinas y edificios de viviendas.

El colectivo de instaladores de electricidad, telecomunicaciones, renovables, climatización, fontanería, gas y seguridad, entre otros, cree que no se debe permitir que la falta de acuerdo y la huelga del metal se conviertan en la "coyuntura que posibilite la notoriedad que ciertos movimientos desean con sus acciones violentas". Domínguez defiende que las plantillas en el metal estás formadas por profesionales cualificados, "y no por terroristas que ven en la violencia una medida de presión efectiva".

. economia@elcorreogallego.es

Directivo de Foncalor, se sienta en la mesa del metal

Víctor López: "Estábamos ya nerviosos, nos lo temíamos"

- ¿Se temían este ataque?

- Estábamos ya nerviosos tras los ataques al concesionario de ATRA y al presidente de Instalectra, patronales que los sindicatos, junto a la nuestra, pusieron en el punto de mira.

- ¿Tanto malestar hay entre sus trabajadores para llegar a esto?

- Más del 90% de nuestros trabajadores no secundan la huelga, nos apoyan. Hoy la gente lo que lucha es por mantener su empleo, habrá que ver a quién representan las centrales .