El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

Teniente coronel jefe del sector de Galicia de la Guardia Civil

José Luis Ulla Rega: “Conducción y velocidad dan un binomio totalmente incompatible”

“Accidentes como los vividos se pueden evitar con pautas de comportamiento entre la juventud, pero también entre los adultos” // “Un reducido grupo de jóvenes sufren una pasión desmedida y descontrolada por el automóvil”

ÁNGEL ORGAZ • SANTIAGO  | 24.03.2009 
A- A+

El teniente José Luis Ulla Rega, en el acuartelamiento que la Guardia Civil de Tráfico tiene en Perillo

- ¿Cómo se pueden evitar accidentes como los del fin de semana?

-Asumiendo otras pautas de comportamiento a la hora de ponerse al volante y concienciándose los jóvenes, pero también los adultos, de que alcohol y conducción y velocidad y conducción son binomios absolutamente incompatibles, que sólo aportan desgracias.

-¿Quizás son los jóvenes el grupo en el que menos influyen las campañas de concienciación de la DGT?

-No podemos englobar al conjunto de la juventud como un grupo irresponsable e inconsciente. Posiblemente tengan tanta o más permeabilidad y sensibilidad ante las campañas de la DGT que muchos adultos, demostrando incluso más responsabilidad que ellos. Sí es cierto que se identifica a un minoritario grupo de jóvenes, para quienes la pasión desmedida y descontrolada por el automóvil les lleva a desenvolver actitudes en la conducción de absoluto riesgo, del que pueden ser conscientes pero que desprecian, creyéndose inmunes al peligro cierto y real, y que piensan que las "desgracias" en la carretera sólo les ocurren a "otros".

-¿Cuáles fueron las principales circunstancias de los accidentes de Arzúa y Toques?

-En principio, y a falta de concluir las investigaciones y conocer el resultado de analíticas practicadas sobre la posible presencia de alcohol en los conductores, el propio cansancio y agotamiento y la velocidad excesiva estuvieron muy presentes en los dos y además en el primero, la más que probable inexperiencia del conductor, dado el escaso período de tiempo transcurrido desde la obtención del permiso.

-¿Se repite el mismo patrón de los accidentes de jóvenes que llevamos a lo largo del año?

-Se repite un patrón muy similar, aunque varíen las horas, pero también es cierto que siempre la velocidad es un factor desencadenante del accidente.

-¿Cuántos jóvenes menores de 30 años han fallecido ya en 2009?

-Si tomamos la referencia exacta hasta los 30 años, serían 21 los jóvenes fallecidos en el año 2009 y 19, si la referencia de la pregunta es sobre menores de aquella edad. Curiosamente, además, mayoritariamente son usuarios.

-¿Este tipo de siniestros de los jóvenes son los que rompen la buena tendencia que se registraba?

-Realmente un accidente con cuatro víctimas rompe cualquier tendencia de mejora, que por cierto se venía observando en marzo. Sólo cabe esperar que un accidente de tales consecuencias sirva de punto de inflexión para la reflexión y la mejora de las actitudes al volante.
-¿Qué sensación le produce cada vez que le avisan de un accidente tan grave como el del domingo?

-En primer lugar, una sensación de desolación por las propias víctimas y sus familiares, y en segundo lugar, también desolación, al comprobar que las continuas y reiteradas advertencias sobre la trágica realidad del tráfico en determinadas circunstancias y el trabajo que día a día, fin de semana tras fin de semana, llevan a cabo los hombres y mujeres de la Guardia Civil todavía no hayan servido para erradicar definitivamente la muerte de la carretera. Pero sí que frente a esta segunda faceta de la desolación, nos reafirmamos en continuar e insistir en las llamadas de atención, en las advertencias y en las tareas de vigilancia y control, porque no podemos caer en el desánimo.

-¿Preparan alguna medida especial la DGT y la Guardia Civil?

-No hacen faltas campañas especiales. Continuaremos con la práctica de los controles, que procuraremos extender en el arco horario. Pero no debemos olvidar que estamos en presencia de una actividad humana –la conducción– que llevan a cabo seres racionales. La racionalidad y la sensatez es lo que debe imperar; la fuerza de la razón y no la fuerza de la represión.-¿Qué le diría usted a los jóvenes sobre el tráfico y la conducción?
-Como ya comentábamos antes, no es la juventud en general la que necesita consejos y recomendaciones, porque ya los conoce y además los practica. A los grupos de jóvenes que no sabemos si los conocen pero sí sabemos que no los practican conviene recordarles que la pasión por el automóvil no puede ser tan ciega que les impida ver y vivir la realidad. La vida no es eterna pero suele durar muchos años, alcanzarlos, además de otros factores, depende del comportamiento y de la conducta de cada uno. Y esos comportamientos y conductas al volante, cuando son, y ellos lo saben, inadecuados, suelen acabar truncando todas las expectativas, también la de la propia vida. Deseamos que la triste y trágica realidad vivida en Toques se convierta en un hito de cambio de actitudes y que nunca más la ‘marcha’ se asocie sin solución de continuidad con la ‘marcha fúnebre’. De ellos y sólo de ellos depende.

aorgaz@elcorreogallego.es