El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

SEXTA MOCIÓN DE CENSURA EN GALICIA › cambio

La tránsfuga Ofelia Rey gobernará Silleda con apoyo de ex populares

Los cinco ediles regresan al poder, tras pedir la baja en Génova, con el apoyo de la concejala y otro díscolo del PSOE, Javier Cuíña // Éste último fue portavoz de CIS

M. GONZÁLEZ/A.TALADRID/M. MANTEIGA • SILLEDA-SANTIAGO   | 07.10.2009 
A- A+

Sangiao
Ofelia Rey, la futura alcaldesa, y Javier Presas, presentando ayer la moción de censura en el registro
FOTO: Sangiao

Por fin se deshojó la margarita. Ayer, a las 12.20 horas, se presentaba en el registro del municipio dezano de Silleda la moción de censura que desalojará de la alcaldía a la socialista Paula Fernández Pena. Su sustituta, y la que había sido uno de los fichajes sorpresa del PSOE, Ofelia Rey Recimil (ahora en el grupo de no adscritos junto a Javier Cuíña), y Javier Presas, hasta ayer edil del PP, registraron el documento que mantuvo en vilo a todo el municipio en los últimos meses con las siete firmas necesarias. El pleno quedaba ya fijado para el lunes 19, diez días hábiles después de la presentación, como marca la Ley, en principio a las 12.00 horas.

La regidora socialista no estaba en el consistorio. Se encontraba en Santiago para acudir a una reunión de la Fegamp, a la que ya no llegó a entrar al enterarse de la noticia. Mientras, tanto la futura alcaldesa, Ofelia Rey, como Presas, que presumiblemente ostentará la delegación de Obras, que ya tuvo en el mandato del PP, y con dedicación, evitaron hacer declaraciones, aunque poco después los siete firmantes de la moción remitieron un comunicado explicando los motivos de su más que anunciada decisión. La "inestabilidade" del ejecutivo socialista, en visible minoría, la "carencia total de talante e diálogo" de Pena, o la "nefasta xestión na procura de recursos" son algunos de los argumentos esgrimidos por los promotores de la moción de censura. Rey y Cuíña, que abandonaron el gobierno en marzo tras sonados desencuentros, encabezan las firmas del documento junto a la del ex alcalde popular, José Fernández Viéitez, Javier Presas, Mª Concepción Vázquez, Eva Lojo (que podría convertirse en la teniente de alcaldesa) y Alejandro Vidueiros. Estos cinco últimos ya pidieron la suspensión de militancia en el PP de Pontevedra, "quedando o partido á marxe da medida adoptada", explican en el comunicado. Uno de sus compañeros, Manuel Mato, se desmarcó de la operación, convirtiéndose en el único edil del PP que no firma la moción. El partido confirmaba ayer que no será expulsado y que mantendrá su escaño como edil popular. En la sesión, que ya no estaría presidida por la todavía alcaldesa, se formará una mesa de edad, en la que casualmente (ante la previsible ausencia de Mato) estarán el ex regidor Viéitez y como edil más joven, la mujer que ostentará a partir de ese día el bastón de mando, la candidata Ofelia Rey, que abrirá las intervenciones.

En "estado de coma"

Mientras se sucedían las reacciones, los firmantes de la moción aludían además de las reiteradas acusaciones sobre las formas de Pena, que tildan de "autoritarias", al trabajo del gobierno saliente. "Ademais de pequenas obras carentes de relevancia, a alcaldesa só foi capaz de poñer en marcha obras do Plan E que non precisaban xestión", indican. Señalan que en dos años de gobiernos amigos en Santiago y Madrid "non lograron unha soa obra importante", y citan el PXOM, la residencia de mayores, la piscina climatizada, los presupuestos (prorrogados desde 2007 ahora por recomendación de Intervención) o la "solución á débeda municipal", un lastre en el que el gobierno saliente centró buena parte de su esfuerzo.

Consideran que la situación no se puede prolongar, y tras opinar que Pena, a la que acusan de "ataques persoais" fuera del ámbito político, "dana gravemente o presente e futuro de Silleda", quieren restablecer la estabilidad, recuperar relaciones institucionales, y salvar a un Concello "en estado de coma". Le auguran al PSOE "otra travesía polo deserto" en lo que queda de mandato. No por esperada, la moción dejó de causar revuelo en Silleda. Ya se aventuran protestas contra un movimiento que parecía impensable hace dos años, cuando el PSOE arrebataba, en alianza con CIS (ex del PP, con los que ahora regresan al poder), la mayoría al popular José Fernández Viéitez.

comarcas@elcorreogallego.es

LA REGIDORA SE LO TOMA COMO UNAS "VACACIONES"

Pena: "Será un goberno de cadáveres políticos"

Sin perder la sonrisa, y hasta con cierto tono de alivio, teniendo en cuenta la tensión de las últimas semanas, Paula Fernández Pena comparecía ante las cámaras una hora después de que la moción entrara en el registro. Tras lamentar su consumación, pese a la opinión "dos veciños que falaron na rúa", hizo un llamamiento a la cúpula del PP, a la que remitirán las más de 3.000 firmas recogidas contra la moción, para que "reconsideren" el paso. "Non se pode estar en Benidorm dicindo unha cousa e aquí facer o contrario", añadió. Pena volvió a apuntar ayer a L­ouzán como "auténtico impulsor" de lo que considera un "atentado á cidadanía" y que pasará factura "política e social" a los promotores. "Teremos un goberno de cadáveres políticos", dijo sobre un grupo que ve sin "sentido ideolóxico nin social".

Para la todavía alcaldesa, a la que la moción ha disipado toda duda de volver a presentarse en 2011, lo que queda de legislatura serán como unas "vacacións", aseguró "convencida" de su regreso al gobierno.

"Temos claro quen traballou nestes dous anos e medio, pero non o que veñen a facer", añadió advirtiendo que Ofelia Rey, a la que pide que explique "que quere conseguir" e "que mal lle fixen", no hizo declaraciones.

También acusó a la que será su sucesora de "non facer nada nin ter interés" cuando tras ganar las elecciones asumió la delegación de Hacienda. Indica que actúa por venganza personal, "porque non lle demos o que quería" . La ve como la "marioneta que agora xa ten Javier Cuíña", otro de los integrantes de aquella candidatura socialista de 2007 (que había sido candidato de CIS antes del pacto pre electoral). "Non entendo como vindo do CIS, un partido que tiña claro que o quería era cargarse a Viéitez asina agora una moción con éste". Para Pena los comentarios de "desgoberno" son "tonterías" y las tesis de los populares "caen de maduras".

Acompañada por Manuel Cuíña, su segundo de abordo, prometió seguir trabajando desde la oposición en este año y medio. "A nosa capacidade laboral nunca quedou en entredito. Agora teremos máis tempo. Que nos esperen en 2011", sentenció. La nueva situación es para la regidora saliente "lamentable e vergoñenta" y dice no entender los motivos de Lojo, Vázquez y Vidueiros. "Do resto xa teño dúbidas". También pidió al nuevo gobierno respeto, "como tivemos nós para los empresarios "e sobre todo para traballadores". Afirma estar tranquila ante lo que ve como un punto y aparte en la historia de Silleda .

CAMBIOS DE GOBIERNO EN GALICIA

Santa Comba abrió el grifo de las cinco mociones
Nada menos que cinco mociones de censura han sacudido a los municipios gallegos en los últimos dos años El primer tiro entre las cejas a la voluntad de los electores tuvo lugar en Santa Comba (febrero de 2008), si bien en este municipio la situación rozaba el despropósito, al gobernar dos ediles socialistas con otros dos independientes... en una Corporación de 17 concejales. La paradoja, sin embargo, quiso que el grupo mayoritario, el PP (hoy tiene siete ediles) uniera sus fuerzas con otros dos independientes para darle la alcaldía a Miguel Pérez (IxS), que sigue en el puesto.
Cuatro meses después, el regidor independiente de A Pobra de  Trives, Francisco José Fernández, dejaba la alcaldía en favor del  popular Luis Álvarez. El Concello de Mos, por su parte, padeció otra renovación en diciembre de 2008. La popular Nidia Arévalo accedió a la  alcaldía con el voto de los ocho concejales del PP y el de un tránsfuga del PSOE.
En 2009 se sucedieron otras dos mociones de censura: en Abegondo y en Gondomar. En ambos casos, el cambio benefició también a concejales del Partido Popular. En Abegondo, el ex conselleiro de Agricultura José Antonio Santiso Miramontes a­ccedió a  la alcaldía en abril, desalojando al independiente Juan José Rocha. Santiso Miramontes, que se apoyó en un tránsfuga socialista, denunció  amenazas de muerte días después de lograr el bastón de mando. La última moción que ha triunfado hasta la fecha en Galicia se aprobó en julio en el concello pontevedrés de Gondomar. El popular  Martín Urgal es el nuevo alcalde del municipio tras recibir el apoyo  de cuatro concejales tránsfugas del PSOE, ya expulsados del  partido. Urgal fue elegido toda vez que el número uno de la lista del  PP, Juan Carlos Silva, fue condenado por un delito contra la ordenación del territorio.

CRONOLOGÍA

Diciembre 2006. El PSOE de Silleda firma una alianza con CIS para concurrir juntos a las municipales y derrocar la mayoría del PP. Comienza a buscarse al mirlo blanco: Paula Fernández Pena.

Mayo 2007. El PSOE logra la hazaña y se convirte en el partido más votado pero sin mayoría. Tienen 6 de 13 escaños. El pacto con el BNG, con un edil, se presenta como opción más viable pero las negociaciones no prosperan.
Abril de 2008. Javier Cuíña, que fuera portavoz de CIS en el mandato anterior y Ofelia Rey  dejan la junta de gobierno aduciendo motivos personales.

Noviembre 2008. La crisis se confirma. Cuíña y Rey se quedan en el gobierno pero anuncian que tomarán decisiones por su cuenta.

Marzo 2009. Los dos ediles, que ahora regresan al poder con la moción, abandonan el gobierno y pasan a ser no adscritos. Comienzan los rumores sólidos de moción.

Junio 2009. Pena aparta del gobierno a Gerardo Lázara, que también se distancia y se queda de facto con tres ediles.

Septiembre 2009. Los contactos se intensifican. Los vecinos se manifiestan contra un movimiento inminente.