El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

Compostela recibe a Hawking

El peregrino del Universo

El físico británico abre su estancia en Galicia recorriendo un tramo simbólico del Camino, desde San Francisco hasta la Catedral // En su invocación al Apóstol, le pidió esperanza, justicia y amor y definió Santiago como punto de unión de inquietudes espirituales e intelectuales

I. CASAL / S. CUIÑA • SANTIAGO   | 23.09.2008 
A- A+

Fernando Blanco
Stephen Hawking, entrando en la Praza do Obradoiro, ayer por la tarde
FOTO: Fernando Blanco

"Es un gran honor seguir los últimos pasos de tantos peregrinos, desde hace mil años. Estoy muy feliz de estar en Santiago de Compostela y espero pasar una semana estupenda". Con estas palabras, lanzadas en el Obradoiro a través de su sintetizador de voz, el físico británico Stephen Hawking arrancó el primero de los aplausos que se sucedieron ayer durante su visita a la Catedral, después de recorrer un trecho simbólico del Camino de Santiago, que le hizo merecedor de la Compostela. El trayecto empezó unos metros antes de lo previsto por deseo del propio científico. Hawking quiso saltarse en varias ocasiones un guión detallado al milímetro debido a su estado de salud y tampoco dudó, como un peregrino más, en pararse a escuchar al gaiteiro y al guitarrista que tocaban en ese momento junto al Obradoiro, que retomaron gustosos la melodía después de un breve parón a petición de un agente de la Policía Local, que consideró que el homenajeado preferiría entrar en la plaza sin banda sonora de fondo.

El breve recorrido transcurrió entre una enorme expectación de compostelanos y visitantes, algunos sorprendidos, otros esperando su llegada. Entre los últimos estaba Ana Fernández, que no se lo pensó dos veces y le abordó para transmitirle una idea repetida en discursos oficiales y muy probablemente en la cabeza de todo el público. "Le dije que, aunque no entienda todo lo que escriba, es un ejemplo no para mí, sino para todos", comentó la maestra, que se desplaza en una silla de ruedas.

La hija de Hawking, Lucy, fue la encargada de abrir el turno de intervenciones en la emblemática plaza, con un discurso, leído en castellano, en el que agradeció en nombre de su padre y de su equipo "tan calurosa bienvenida". Ya en la Catedral, leyó la invocación en la que el físico se presentó al Apóstol como "un peregrino del universo, con los mismos sueños y aspiraciones que cada uno de los peregrinos que han llegado hasta aquí".

"Como los peregrinos que nos precedieron, viajamos en busca de sabiduría e inspiración. Venimos en humanidad y maravillándonos por la grandeza del universo. Aquí, en Compostela, el punto de llegada del Camino, en el que las inquietudes espirituales e intelectuales se juntan, en el que las relaciones humanas se enriquecen, le ruego que nuestros corazones se abran a la esperanza, la justicia y el amor", concluyó.

En respuesta, el deán de la Catedral, José María Díaz, elogió su "singular modestia" y su capacidad para "reconocer su pequeñez frente a la inmensidad del mundo". Citando a San Juan de la Cruz, el canónigo señaló al científico como buen sabedor de que "es infinitamente poco lo que se conoce al lado de lo inmenso que queda por saber" y aseguró que su nombre quedará inscrito en los anales de la Catedral "como peregrino de la luz".

Mediación desde Chile

Tras ver al botafumeiro en plena acción, la comitiva hizo una parada frente al Pórtico de la Gloria y, de nuevo fuera de programa, continuó la visita en el claustro gótico del templo, antes de regresar al hotel.

En sus palabras de agradecimiento, Lucy Hawking hizo también especial mención a Jorge Mira, coordinador del programa Conciencia, que entregará al cosmólogo su primer Premio Fonseca este sábado; y a José Edelstein, investigador Ramón y Cajal de la USC que movió los hilos necesarios para traerlo.

La clave de que aceptase venir está en Chile, en el instituto de origen de Edelstein, el Centro de Estudios Científicos (CESC), en Valdivia. Su prestigioso director, Claudio Bunster, es amigo personal de Hawking, quien el pasado mes de enero viajó al Cono Sur para no perderse su fiesta de 60 cumpleaños. Su mediación ha permitido que el científico hiciese un hueco en su agenda, sin apenas fechas disponibles hasta 2010.

SEGUIMIENTO DE MEDIO CENTENAR DE MEDIOS

Placa en el parque de San Lázaro

El primer acto público de Hawking fue en el parque de San Lázaro, donde destapó una placa con su nombre. Un fallo en el sensor de sus gafas hizo que su hija leyese inicialmente sus palabras: "Es un gran honor seguir a Paulo Coelho y aceptar esta placa en mi nombre", dijo.

La visita de Hawking a Santiago ha generado una gran expectación más allá de Galicia: hay más de 50 medios acreditados, entre ellos, National Geograhic. Y es que su figura va mucho más allá de la relevancia científica. Su capacidad divulgadora, unido a su actitud luchadora ante su enfermedad, lo hacen único. "Poucas persoas son capaces de superar tantas probas como el", resumió el alcalde, José Sánchez Bugallo, en su discurso .