El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

CHEQUEO A LAS INFRAESTRUCTURAS

El Plan Galicia ya incluía verdadera alta velocidad para Ourense-Lubián

Seis años después del Consejo de Ministros que Aznar hizo en A Coruña, tras el 'Prestige', los proyectos de este corredor siguen en la fase de redacción en que quedaron con el PP // Álvarez Cascos modificó el diseño del PIT para que se llegase a Madrid en menos de 3 horas

J. AGUADO • SANTIAGO   | 08.05.2009 
A- A+

"Solución de doble túnel y alta velocidad en el tramo ferroviario Lubián-Ourense". Así rezaba la referencia del Consejo de Ministros que el Gobierno de José María Aznar celebró en A Coruña el día 24 de enero de 2003, escasamente dos meses después del desastre del Prestige. Han transcurrido más de seis años y tres ministros de Fomento han pasado por los despachos donde se dibujan las estrategias de la alta velocidad ferroviaria. Y el tramo Lubián-Ourense sigue donde lo había dejado el PP: en la fase de redacción de proyectos. El Plan Galicia, el eje de aquel histórico Consejo de Ministros, había sido un paso de gigante en las aspiraciones de los gallegos de contar con un AVE que les conectase, en tiempo competitivo, con Madrid. Ahora el presidente Feijóo propone recuperar todos los objetivos que se establecieron en aquel documento.

Con el compromiso del Plan Galicia, la conexión de Lubián-Ourense -que en el entonces Plan de Infraestructuras del Transporte (PIT) no alcanzaba las condiciones técnicas y de diseño para soportar un auténtico AVE- alcanzaba la naturaleza precisa para ser un corredor de auténtica alta velocidad. El Plan Galicia garantizaba que la conexión de Vigo y A Coruña con Madrid se haría en menos de tres horas, algo imposible con el anterior planteamiento. Fue la gran conquista que los agentes económicos y sociales venían reclamando desde tiempo atrás.

Con el nuevo diseño del corredor Lubián-Ourense, el Plan Galicia traía, también, un adelanto en el calendario de ejecución de las obras, "un acortamiento de plazos", como se indicaba en referencia a las previsiones del PIT. La conexión con la meseta por AVE se fijaba para 2010 y el cronograma y la periodificación de inversiones así lo hacían prever. Era, en el fondo, la penitencia que el Estado se ponía a sí mismo tras el pecado del accidentes Prestige.

Con la caída del Gobierno de Aznar, el 14-M de 2004, la realidad para el AVE gallego también cambió. Aunque el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero fue asumiendo las grandes obras de infraestructura del plan de los populares, las prioridades de ejecución y presupuestarias bascularon, en lo que al AVE se refiere, hacia otros lugares, por ejemplo el AVE a Cataluña. Muy pronto se empezó a hablar, con los nuevos responsables de la Xunta bipartita, del horizonte de 2012 para la conexión con la meseta.

Hoy, seis años después, el Ministerio de Fomento asegura que se ve obligado, ante las dificultades orográficas y la complejidad técnica de las obras entre Ourense y Lubián, a modificar el trazado (lo que se achaca a la idea inicial de Álvarez Cascos) por lo que todavía los proyectos están en fase de redacción. Los expertos creen que, seis años después, bien se podían haber 'descubierto' antes las complicaciones.

EL OLVIDO DEL INTERIOR

Un tren por el Cantábrico desaparecido

Los seis años que han transcurrido desde la aprobación del Plan Galicia no han permitido que el cuello de botella del tramo Lubián-Ourense se haya solucionado. El nuevo ministro de Fomento, José Blanco, va a modificar su trazado y, como dice el ingeniero experto en ferrocarril Xosé Carlos Fernández Díaz, habrá que sumar más retrasos "a la larga cuenta de meses y años que esta línea acumula de retraso absoluto sobre su propio cronograma (si alguna vez lo tuvo) y relativo, sobre las fechas que ya disfrutan, o lo harán, las restantes comunidades periféricas de España. Todas ellas, ya en la actualidad, mejor comunicadas que Galicia".

La de Lubián-Ourense no era la única novedad del Plan Galicia. El Consejo de Ministros de A Coruña había dado luz verde al "inicio de la planificación del corredor ferroviario de AVE del Cantábrico", de Ferrol a Bilbao, que se finalizaría en el horizonte de 2015. De este proyecto no se sabe nada, salvo que los ejecutivos vasco y cántabro siguen apostando por él. Además, se apostaba por la alta velocidad entre Ponferrada y Monforte y por conectar por AVE Lugo y A Coruña. Fernández Díaz asegura en un informe que "tras cuatro años de demora nos enteramos por la Declaración de Impacto Ambiental que en la línea Ourense-Monforte-Lugo no sólo se ha renunciado a la alta velocidad, sino también a la velocidad alta para llegar a Lugo. Los trenes no pasaran de la velocidad media de 102 km/hora, consumiendo más de una hora en el trayecto" .