El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

EL EMBLEMA INDUSTRIAL DE GALICIA, EN APUROS

Seísmo en la planta de Citroën-Vigo: ‘sobran’ ya 2.000 empleados

La dirección de la factoría confirma la supresión definitiva del turno de noche a partir de abril

M. GIMENO/S. RIVEIRO • VIGO/SANTIAGO   | 16.01.2009 
A- A+

Los 298.000 coches que la planta de Citroën de Vigo prevé producir en 2009, un total de 142.000 menos que en 2008, responden a la drástica caída de ventas de la multinacional gala. Este recorte, del 30% en el mercado español, se ha saldado con la desaparición del turno de fabricación nocturno a partir de abril. El coste laboral será alto, pues la medida implicará un excedente de 900 operarios eventuales, a los que no se renovará sus contratos. Además, provocará la puesta en marcha de cuatro medidas de ajustes en el calendario laboral diseñadas y propuestas por la multinacional: el objetivo es minimizar el impacto del recorte de la actividad, que afectaría a 1.100 empleados fijos que también "sobrarían" de aplicar la jornada pactada en convenio.

La dirección de la planta de Vigo del Grupo PSA Peugeot-Citroën explicó ayer al comité de personal que, al retrotraerse la actividad a la situación de la producción industrial de 1997, es necesario poner en marcha medidas "que causen la menor incidencia para el empleo fijo".

Al rebajarse la jornada industrial en la línea uno, de las furgonetas Citroën Berlingo y la Peugeot Partner, a 197 días al año, y en la dos, y la del modelo C4 Picasso a 173 (se habían pactado 219), la dirección propone iniciativas centradas en los días de inactividad. Entre éstas figuran fraccionar las vacaciones; aumentar la flexibilidad de la bolsa de horas; pactar el disfrute colectivo de los dos días de permiso por motivos personales de cada trabajador; y establecer turnos especiales para los trabajadores con jornadas inferiores a 8 horas. El nuevo paquete se suma a la no renovación de los contratos eventuales y a la supresión del turno de noche dentro de dos meses y medio.

Desde la dirección de la factoría se enfatiza en que todas las propuestas están encaminadas a "evitar una situación de sobreefectivos de personal" que conllevaría despidos de plantilla fija.

Alberto Priego, secretario del sindicato mayoritario, indica el apoyo a las medidas que eviten un posible expediente de regulación de empleo, "lo peor que puede pasar al trabajador". No descarta una medida de este calado por espacio de siete o ocho días para la línea del C4 Picasso, que en 2008 debe "parar" un total de 46 días. Este freno no se cubriría con la bolsa de horas, sino con paros ya pactados en febrero y marzo, a cargo de las vacaciones anuales, y la reducción a 6,5 horas de la jornada en el mes de mayo. Tras afirmar que las últimas noticias trasladadas por la dirección son "muy malas" y de "gran impacto" entre los trabajadores, el representante sindical de Comisiones Obreras, Pedro Comesaña, indica que la dirección indicó ayer que en la plantilla fija existe un "sobreefectivo de 1.100 personas", para los que proponen "medidas que eviten despidos o regulaciones mínimas de empleo". Entre éstas destaca, además de la fracción del mes de vacaciones en dos turnos de 15 días, y los paros totales de la fábrica en la última semana de febrero y la primera de marzo.

Comesaña explica que las medidas no incidirán en los ingresos de los trabajadores con horario completo, por la correspondencia de los días de adecuación de jornada y por vacaciones, aunque sí se dará en los que trabajan a tiempo parcial, que verían rebajado su salario entre 200 y 300 euros.

Apoyo de la Xunta

En este escenario de "malas noticias" el presidente de la Xunta afirmaba que la Administración autonómica trabaja con el clúster de la automoción para "evitar la extinción definitiva de contratos" ante la caía de la producción en un 30% a lo largo de 2009, frente al 50% mundial.

Emilio Pérez Touriño señaló la conveniencia de que se pongan en marcha medidas de "flexibilización" para mantener la actvidad de la constructora y de las auxiliares y para no perder la competitividad futura.

. economia@elcorreogallego.es

LOS AFECTADOS

Nieves Méndez, trabajadora fija de Citroën: "En la planta el futuro se ve negro"

Empleada en la línea de montaje uno desde hace nueve años, la viguesa Nieves Méndez explica que entre los operarios de la planta de Balaídos existe una gran preocupación por el futuro como consecuencia de los sucesivos anuncios de recortes en la producción y de la supresión de los dos turnos de noche a partir del mes de abril. "En estos momentos en la planta el futuro lo vemos bastante negro, sobre todo porque no se sabe exactamente qué es lo que va a pasar y estamos a expensas de los acontecimientos de cada día. Las noticias de paros son muy preocupantes para todos".

 

Rubén Bouzón, operario eventual de la factoría viguesa: "Existe una gran preocupación" 

Contratado eventual desde hace diez meses, Rubén Bouzón, operario de la línea uno de montaje del Berlingo Partner, no alberga esperanzas de que su contrato, que expira dentro de un mes y medio, le vaya a ser renovado. "Yo al fin y al cabo tendré derecho a paro, porque he trabajado durante un año, pero lo peor son los compañeros que se fueron a la calle en Navidad con contratos de tres y cuatro meses, insuficientes para generar el derecho a cobrar el desempleo". Asegura que entre los trabajadores de Vigo existe una inquietud y preocupación muy importante sobre el futuro .

ABANDONAN EL ENCIERRO DE LA SEDE DE CEAGA

Los ex de Valeo, en pie de guerra

El comité de empresa de los ex trabajadores de Cablerías Auto, antigua Valeo, abandonaron en la noche del miércoles las instalaciones del Clúster de Automoción de Galicia (Ceaga) tras recibir "por sorpresa" la visita del presidente, Antonio Vega, al que acusan de "no mojarse". La secretaria del comité, Amelia Vila, explicó a Efe la decisión de seguir movilizándose, pero "variando la estrategia".

A pesar de que tenían noticias de que sería ayer cuando el presidente del Clúster los recibiría, el miércoles, cuando se disponían a pasar la segunda noche de encierro, recibieron, "de forma inesperada" su visita. El encuentro "no sirvió de nada", según los sindicatos, ya que Vega "no se comprometió" a recolocar a los trabajadores en empresas del Clúster.

Según explicó Vila, "siempre empleando la excusa de que el sector está mal", argumentó que no podía dar preferencia a nadie porque "mucha gente está mal". La responsable sindical dijo además que le "echamos en cara su parte de culpa por nuestra situación, porque sacó tajada y lo mantenemos".

Tras el abandono del Ceaga, el comité de empresa anunció "nuevas movilizaciones que hagan ruido a diario", hasta lograr que Cablerías Auto pague las indemnizaciones por despido al cerca de centenar de trabajadores que, con el cierre en 2008, se fueron a la calle .