Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 29 septiembre 2022
05:01
h
ENTREVISTA
Clara Correa. Investigadora del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (IDIS)

“Añadir vida a los años es mucho más importante que añadir años a la vida”

Hasta hace nada, padecer un ictus era una condena segura a la muerte o a vivir de manera dependiente hasta el final. ¡Cuánto han cambiado las cosas, Clara!

Pues por fortuna sí. En las dos últimas décadas se ha conseguido disminuir la mortalidad a la mitad, la supervivencia es mucho mejor y las secuelas son notablemente inferiores. Y lo mejor es que la dinámica sigue siendo muy positiva, con gran interés de los neurólogos por estas enfermedades y una progresiva investigación.

Tú eres muy joven y estás asistiendo y formando parte de los progresos que se hacen para combatir esta enfermedad, y de la mano del mejor: el Dr. Castillo. ¿En qué proyecto estáis ahora trabajando?

En nuestro laboratorio trabajamos en diferentes proyectos relacionados con la búsqueda y mejora de tratamientos para el ictus. En mi caso, estoy centrada en el tratamiento trombolítico, que es el único tratamiento farmacológico en la fase aguda del ictus isquémico. El problema de este tratamiento es que puede provocar transformaciones hemorrágicas y que solo puede administrarse en las primeras 4, 5 horas tras el inicio de los síntomas. Por ello, encapsulamos el tratamiento en nanocápsulas para poder disminuir sus riesgos y aprovechar las ventajas que ofrece. Estas partículas van dirigidas hacia el trombo y podemos controlar su liberación mediante la aplicación de ultrasonidos.

Desconocía que solo hubiera un tratamiento farmacológico para la fase aguda del ictus isquémico y que tuviera contraindicaciones. Con lo cual, esas nanocápsulas podrían suponer un gran avance. ¿Pero cuánto falta para que se experimente con el ser humano?

Bueno, tratamientos en la fase aguda hay muchos, y lo que se hace en las unidades de Ictus han permitido salvar muchas vidas y disminuir las secuelas. Todas las medidas que se toman en fase aguda producen un beneficio superior al tratamiento trombolítico, que efectivamente es el único tratamiento farmacológico.

En cuanto a las nanocápsulas, hemos llevado a cabo experimentos tanto in vitro como en animales, y hemos obtenido resultados muy prometedores. Sin embargo, antes de dar el paso al ser humano, estamos trabajando en la obtención de nanocápsulas más biocompatibles, es decir, que sean bien toleradas por los pacientes, sin que suponga ningún riesgo.

¿En qué punto está Galicia? Con la dieta atlántica, ¿hay beneficios?

Galicia tiene uno de los índices de envejecimiento más elevado, lo que supone una mejor calidad de vida y una esperanza de vida mucho más optimista. El papel que puede jugar una determinada dieta no es muy seguro, y el tipo de alimentación del interior de las provincias de Ourense y de Lugo no parece muy similar a la de la población asentada en la costa, y a pesar de ello, son las que tienen una mayor longevidad.

Clara, querría preguntarte si el ictus puede dar algún tiempo de aviso. ¿Podemos evitar que suceda?

Sin duda podemos y debemos evi-tar que suceda. El control de la hipertensión arterial y de la diabetes con la supresión del hábito tabáquico reducen el riesgo de presentar un ictus. El tratamiento adecuado de los trastornos del ritmo cardíaco también disminuye la aparición de un tipo determinado de ictus.

Lamentablemente, en la mayor parte de los casos el ictus aparece de forma súbita y sin aviso previo, aunque un 10 % de los pacientes presentan pequeños síntomas transitorios que bien identificados permiten evitar la tragedia del ictus.

De todos modos, la fuerza de voluntad también es importante. No todo depende de los fármacos...

La fuerza de voluntad es importante, para el ictus y para muchas otras patologías. Tanto a la hora de evitar factores de riesgo, como la hipertensión y el tabaquismo, como en la recuperación de este.

¿Se ve afectada o se va a ver afectada la investigación debido a la pandemia?

Por desgracia sí. La pandemia nos ha bloqueado a todos, pero una vez pasado el susto inicial debemos ser conscientes de que incluso con el COVID-19, la población sigue enfermando y padeciendo las mismas enfermedades que antes de la pandemia. Es conveniente no olvidarlo, ni nosotros, ni nuestros dirigentes.

Por nuestra parte, hacemos todo lo posible para intentar que la investigación no se vea afectada. Durante los meses de confinamiento tuvimos que hacer un parón en la parte experimental, que aprovechamos para analizar resultados y escribir artículos científicos. De todas formas, creo que algo bueno que nos ha traído la pandemia es que la gente está siendo consciente de lo necesaria que es la investigación, y lo importante que es invertir en ella.

¿Llegará un momento en que sea una patología totalmente controlada, Clara?

No. El ictus forma parte del envejecimiento. Evitar su aparición, retrasarla y minimizar sus efectos son los objetivos de nuestro trabajo. Tenemos que conseguir vivir más y mejor. Añadir vida a los años es mucho más importante que añadir años a la vida.

Me gustaría conocer un poco más de ti si es posible. ¿Qué motivó que quisieras dedicarte a la investigación?

Siempre tuve muy claro que quería dedicarme al campo de ciencias de la salud. Durante la carrera de Farmacia me enamoré de todo lo relacionado con el cerebro, por ello decidí realizar el Máster de Neurociencias, y fue cuando tuve claro que quería seguir en investigación. A pesar del esfuerzo que requiere, es apasionante buscar soluciones a problemas que existen en la clínica.

Diseño: Carmen Botana

Invictus

Congreso virtual. La semana pasada se celebró online el IV congreso de la Red de Investigación Cooperativa de Enfermedades Vasculares Cerebrales (Invictus).

Avance de la medicina. Como se indica en Avances recientes en nanomedicina para el ictus isquémico, nuestra experiencia y perspectivas (redactada por Clara Correa-Paz, Andrés da Silva-Candal, Manuel Rodríguez-Pérez, Elena Maqueda, Uxía Reguerio, Pablo Hervella, Ramón Iglesias-Rey, Tomás Sobrino, José Castillo y Francisco Campos), “en la última década, el desarrollo de nuevas herramientas basadas en el uso de la nanotecnología ha supuesto un cambio significativo en el avance de la medicina, con especial relevancia en el ictus cerebral; campo en el que nuestro grupo ha participado activamente en los últimos años”.

03 feb 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.