El Correo Gallego

Noticia 72 de 86 noticia anterior de CUMBRE DEL CLIMA 2019 Tendencias » CUMBRE DEL CLIMA 2019

Miles de personas destierran a los coches del centro de Madrid en una multitudinaria Marcha por el Clima

La joven activista sueca Greta Thunberg no ha podido participar en la marcha por cuestiones de seguridad y sólo ha dado un discurso al final

MADRID, 06/12/2019.- Participantes en la gran
MADRID, 06/12/2019.- Participantes en la gran "Marcha por el Clima", convocada por Alianza por el Clima, Emergencia Climática Ya y Ecologistas en Acción, este viernes en Madrid - FOTO: EFE/Rodrigo Jiménez

MADRID. EP  | 06.12.2019 
A- A+

Miles de personas, medio millón según Ecologistas en Acción, han inundado este viernes el principal eje de circulación del centro de Madrid, el que discurre desde Atocha hasta el Paseo de Castellana, desterrando a los vehículos con la multitudinaria Marcha por el Clima, la manifestación convocada por plataformas ecologistas ante la "emergencia climática" coincidiendo con la Cumbre Social por el Clima (COP25) que acoge la ciudad desde el pasado lunes. Según fuentes de la Policía Nacional, unas 15.000 personas han participado en la marcha, una cifra que los organizadores elevan a 500.000. Los convocantes han calificado la manifestación de "rotundo éxito" y "movilización histórica ciudadana". Entre los miles de asistentes, estaba prevista la presencia la joven activista sueca Greta Thunberg, que ha llegado a Madrid tras cruzar el océano Atlántico en catamarán durante tres semanas desde Estados Unidos y recorrer en tren la distancia que separa Lisboa con Madrid.

A pesar de su deseo de participar en la marcha y la expectación que había generado su presencia en la movilización social, la joven ha tenido que renunciar a la manifestación por cuestiones de seguridad y acudir directamente al escenario final a pronunciar un discurso.

"Tenía muchas ganas de estar en la marcha, pero es una cuestión de seguridad", ha lamentado Thunberg antes de subirse a un vehículo eléctrico, poco después de llegar a la manifestación en el bloque donde se apelotonaban los jóvenes de Fridays For Future, el movimiento internacional que inspiró la adolescente sueca con sus protestas cada viernes frente al parlamento de Escotocolmo. Thumberg se ha dirigido en el vehículo al escenario instalado en Nuevos Ministerios, punto y final de una kilométrica marcha con broche musical, con la actuación de artistas como Amaral y Macaco, y que arrancaba sobre las seis de la tarde desbordando el Paseo del Prado de Madrid.

"Los líderes políticos nos están traicionando y no vamos a dejar que eso siga sucediendo, que se salgan con la suya. Decimos: Basta ya, el cambio viene os guste o no. No tenemos otra opción", ha sentenciado Greta en la Plaza de Nuevos Ministerios, donde termina la marcha climática. Unas afirmaciones que han emocionado a algunos de los presentes. Previamente, el actor español Javier Bardem ha intervenido sobre el escenario con otro discurso en el que ha llamado "estúpido" al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (PP), "por permitir circular por la capital a los vehículos contaminantes" y "por querer revertir" Madrid Central, la zona de bajas emisiones que comenzó a funcionar hace un año tras su puesta en marcha por parte de la anterior alcaldesa, Manuela Carmena.

Antes que el actor, Sonia Guajajara, una líder indígena brasileña, ha intervenido para llamar a la lucha "a favor de la vida". "La lucha de la madre tierra es la madre de todas las luchas", ha subrayado.

Una hora después de que Greta se dirigiese directamente al escenario, la marcha todavía atravesaba la plaza de Cibeles, con la estatua de la diosa iluminada de verde. "Estamos hasta los pulmones de tantas emisiones", se coreaba al cruzar este céntrico enclave donde se encuentra la sede del Ayuntamiento de Madrid, al que se han dirigido abucheos por ser "un enemigo del clima", según el portador de la megafonía que encabezaba la manifestación.

LA MARCHA DE LOS NIÑOS
Entre los miles de asistentes se contaban muchísimas familias con niños que también enarbolaban pancartitas. "La pachamama no se mata", se leía en letra infantil en la de una niña. Otros han recorrido el itinerario en carritos. Incluso se les ha visto desafiar a la ley de la gravedad, como los dos 'peques' que se han descolgado con cuerdas y arneses (y supervisión adulta) del puente de Rubén Darío para desplegar una gran pancarta. No tenían ni diez añitos y su valor ha sido premiado con la ovación de la multitud.

En ese pelotón que se ha ensanchado al entrar en el Paseo de la Castellana destacaban los cánticos de dos niñas, Lucía y Naiara, hermanas que han acudido a la manifestación con sus padres. "Vuestro egoísmo mata nuestro futuro", coreaban, animando a quienes se encontraban a su alrededor. Estas activistas por el clima, que se sienten "muy identificas" con Greta, han recalcado que en el colegio les enseñan a respetar a la gente, "pero no tanto a respetar el medio ambiente".

José Manuel sí considera que los niños ahora están "mucho más concienciados que antes", si bien ha acudido a la movilización con sus hijos porque hay que "seguir actuando" contra el cambio climático y "tienen que seguir dándose cuenta de que está causa es muy importante".

A su lado estaban sus hijos y otros niños, hijos de unos amigos, gritando con poderío "No hay planeta B" y "ni un grado más, ni una especie menos". Según ha explicado José Manuel a Europa Press, han asistido en un grupo de 25 personas todos juntos a la manifestación desde el madrileño barrio de Tetuán.

LOS ECOS DE CHILE EN MADRID
Los jóvenes y adolescentes formaban otro de los gruesos de la multitudinaria protesta. Eran los más ruidosos en consignas, en competencia con la delegación suramericana. Chile ha sido protagonista en la manifestación madrileña: a los representantes del país organizador de la COP25 que acoge España se les ha reservado una posición destacada en la marcha, a la que han traslado el malestar social que hizo cambiar la cumbre de continente.

"España, en Chile matan gente", han gritado los llegados del país austral con pancartas que tildaban al presidente chileno, Sebastián Piñera, de "asesino como Pinochet". Detrás de ellos, un grupo de bolivianos extendían una gran 'wiphala', la bandera indígena del país andino, para denunciar la situación política en su patria.

Mientras, en medio de la multitud, Martín Sagrera, un incondicional en las manifestaciones de Madrid, repartía pancartas gratis con lemas contra el cambio climático. Este jubilado, que fue profesor de Ciencias Políticas, está presente en muchas movilizaciones, aunque confiesa que está "es la más importante".

En la larguísima manifestación, que ha recorrido casi cinco kilómetros guiada por una pancarta con el lema "El mundo despertó ante la emergencia climática", han asistido activistas ecofeministas, organizaciones ecologistas tradicionales y ONG, sindicatos y representantes de partidos políticos como Unidas Podemos, Ciudadanos, Más País y Equo.

En la Marcha por el Clima también se ha registrado algún incidente. La Policía Nacional ha dispersado a una docena de encapuchados, vestidos de negro, que se habían infiltrado en la manifestación. Algunos de ellos han sido identificados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tras lanzar objetos a la altura del Museo del Prado en el Paseo de Recoletos.

Por su parte, fuentes de Emergencias han señalado a Europa Press que han tenido que intervenir durante los incidentes y también por la zona del escenario de nuevos ministerios, aunque por cuestiones leves.

La Marcha por el Clima ha sido organizada por plataformas como Fridays For Future, Alianza por el Clima, Alianza por la Emergencia Climática o 2020 Rebelión por el Clima, y coincide con el comienzo de la Cumbre Social por el Clima, una cumbre alternativa a la COP25 que acoge Madrid, y que se prolongará hasta el 13 de diciembre con más de 300 actividades en diversas sedes, sobre todo en la Universidad Complutense.