Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 24 junio 2021
13:29
h

Dietas veganas y vegetarianas de la mano de un nutricionista

Nutrición Stellae, centro de nutrición de Santiago de Compostela, nos despeja las dudas y aclara cuestiones sobre las dietas vegetarianas y veganas bajo su óptica profesional y su experiencia con clientes que han elegido este estilo de vida.

En nuestra actualidad, estamos familiarizados con diferentes tipos de alimentación. Cada uno decide llevar su dieta de una manera diferente. Los motivos pueden ser por salud, composición corporal, necesidades especiales o de índole “moral”. Dentro de estas últimas, nos encontramos con las dietas veganas o vegetarianas, aquellas en las que se restringe el consumo de animales (es decir de su carne) o directamente el consumo de cualquier producto que provenga de animales (huevos, leche, carne, productos de higiene o belleza testados en animales, etc.) Los motivos de los vegetarianos o veganos se enmarcan en un amplio espectro, desde una cuestión puramente animalista (frenar el sufrimiento y explotación animal que ejerce el ser humano); salud (las carnes, sobre todo las blancas están altamente hormonadas para maximizar la producción y abastecer la demanda) y/o una preocupación medioambiental (la industria cárnica genera una contaminación muy elevada y la pesquera interfiere en el medio acuático).

Este tipo de alimentación genera muchas opiniones, tanto a favor como en contra. Sus detractores y seguidores tienen sus propios argumentos, algunos basados en el estudio y la evidencia científica y otros creados a partir de la marabunta de información que tenemos tan a mano como buscar el un dispositivo móvil. Nutrición Stellae, nutricionista titulado, nos ha ayudado a despejar las dudas sobre estas dietas, y a crear un perfil de sus clientes veganos y vegetarianos. Para empezar, la experiencia en su consulta ha permitido que Stellae cree un perfil de sus clientes veganos, mayormente mujeres de entre 20-30 años. Cuando nos ha dicho esto, nos ha interesado saber si el sexo es un factor que pueda dificultar llevar esta dieta, es decir, si puede resultar más perjudicial o más beneficiosa para hombres que para mujeres, y viceversa:

“Aunque puede haber ciertas diferencias, no está demasiado estudiado (los estudios se suelen hacer solo en hombres y no es posible comparar). Aun así, importa mucho más el caso individual. Me explico: importa más si practica deporte, si tiene alguna enfermedad, etc, más que ser hombre o mujer.”

También le hemos preguntado por el objetivo que tienen sus clientes: ¿las personas que quieren comenzar una dieta vegana o vegetariana acuden a ella para poder tomar las mejores decisiones y no sufrir carencias nutricionales en el proceso? Basándose en su propia experiencia, la respuesta es no. Sus clientes no omnívoros buscan mayoritariamente perder peso o mejorar su salud, pero como ella misma nos aclara, no es imprescindible la ayuda de un nutricionista:

“Hay libros e información más que suficiente para que uno pueda hacerla bien sin necesidad de un profesional. Si prefieres ahorrar tiempo y que te faciliten el trabajo, puedes contactar con un dietista.”

Llegados a este punto, en el que ya contamos con el perfil y objetivo de los usuarios, hemos tratado las claves para llevar una dieta vegana y mantener los requerimientos nutricionales que nuestro cuerpo necesita.

Queremos saber el error más común, aquel que el desconocimiento hace que estas personas puedan perjudicar a su salud. Nutrición Stellae nos responde para poder corregirlo o evitarlo:

“No vigilar valores que suelen estar muy bajos en los veganos como puede ser el hierro o la vitamina B12.

Abusar de los cereales, que son muy bajos en lo que a densidad nutricional se refieren, y tienen una alta cantidad de antinutrientes.

También el creer que un producto por ser vegano es implícitamente sano, cuando la comida ultraprocesada, vegana o no, es muy rica en problemas de salud.”

Al hablarnos de los ultraprocesados, esos productos con una cantidad elevada de ingredientes y alterados por el hombre, le hemos preguntado cuál es el más común en estas dietas, aquel que ha sido normalizado como “sano” y en realidad no favorece a la salud del consumidor:

“La soja muy procesada o sin fermentar (soja texturizada, edamame, tofu o seitan) suele ser fuente de problemas. Cualquier persona debe evitar la comida muy procesada y optar por elaboraciones tradiciones como fermentados (tempeh, por ejemplo) o encurtidos. “

Hemos continuado hablando de macronutrientes (carbohidratos, grasas y proteínas) ya que sentíamos curiosidad por saber si alguno de estos puede ser insuficiente en estas dietas, por ser más difícil de obtener de fuentes no animales:

“No sabría si decir si la grasa o la proteína, y también dependerá del objetivo de la persona. Si es deportista de fuerza, su problema vendrá principalmente de conseguir la cantidad de proteína.”

Las legumbres con grano (arroz, quinoa) forman una proteína compleja, fuente perfecta para las dietas veganas de obtener proteínas. Las dietas vegetarianas pueden consumir huevos. Son algunos ejemplos que permiten llegar a los gramos de proteínas, obteniéndolas de fuentes naturales de alta calidad y bajo coste. La versatilidad e imaginación que cada persona utilice en su cocina permite no caer en la monotonía culinaria.

Por último, queríamos una opinión profesional y sincera sobre estas dietas. Si bien nos han dado un esquema sobre lo que debemos evitar para no caer en malos hábitos, y ayuda a sus clientes a lograr sus objetivos, como experta la opinión sobre estas dietas es clara:

“Considero que somos animales omnívoros y que nuestro sistema intestinal está más preparado para utilizar una proporción mayor de carnes y pescados que verduras y frutas. Aun así, es posible tener buena salud siendo vegano, aunque es probable que se requiera de alguna suplementación.”

10 jun 2021 / 11:31
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.