El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

Brillante integración desde un escenario

Rotundo éxito tuvo ayer la actuación de actores profesionales con discapacidad, de la compañía de Blanca Marsillach, en el auditorio de la Fundación Barrié

Blanca Marsillach, entre Adela Estévez y Daniel Olías, en la obra Se vende ático - FOTO: P. Varela
Blanca Marsillach, entre Adela Estévez y Daniel Olías, en la obra Se vende ático - FOTO: P. Varela

MARÍA ARIAS  | 16.03.2019 
A- A+

La representación de Se vende ático, celebrada ayer en el repleto auditorio de la sede coruñesa de la Fundación Barrié tuvo éxito por la enorme empatía que llegó al público asistente gracias a unos actores profesionales con discapacidad, Adela Estévez, Miriam Fernández y Daniel Olías, bien dirigidos por Xabier Olza.

La Fundación Repsol y la Compañía de Blanca Marsillach, quien ejerce de productora, son los artífices de esta décima edición de su proyecto taller de teatro adaptado para personas con discapacidad intelectual, que tiene por bandera el lema Diversidad a Escena.

Con motivo del aniversario de esta primera década el objetivo es reivindicar la profesionalización de sus participantes en el mundo de la interpretación.

La pieza teatral está de gira por España desde febrero (arrancó en Cartagena) y se verá hasta junio, ya que en los próximos meses visitará las ciudades de Bilbao y Tarragona para finalizar el tour en Madrid. Como en ediciones precedentes, al acabar la función, el elenco dio paso a la participación del público, fase donde los asistentes tienen ocasión de subir al escenario a improvisar escenas.

Adolfo Marsillach (1928-2002), el inolvidable actor, dramaturgo, escritor y director de teatro, padre de Blanca, dedicó en su día esta pieza, según sus palabras, "a todas las mujeres que han convivido conmigo, y a todos los hombres que ahora conviven con ellas".

Y afirmó después que tal sentencia no era sino una chulería, pero que le pudo la "voluptuosidad de hacer una frase".

El argumento presenta a un matrimonio separado y aborda las nuevas relaciones que cada miembro traza tras romper.

Y si bien en la versión original aparecen diversos personajes que acompañan a los cuatro protagonistas, este montaje se centra en los cuatro principales: Andrés y Marta, anteriormente casados, y Lola y José Joaquín, que forman la novedosa pareja de ambos.

En el transcurso de la representación se puede comprobar cómo los dúos recién formados conservan las manías que tenían, mientras que Marta y Andrés, recién divorciados, comparten unas complicidades y confidencias que no son bien recibidas por sus nuevos compañeros.

Es decir, los amantes se comportan como viejos matrimonios, y los divorciados parecen desear, por momentos, volver a su condición anterior. Es una función con el tradicional sello del añorado dramaturgo catalán en su puesta en escena: donde todo resulta irónico, inteligente, elegante, y con un gran sentido del humor. La colaboración de Fundación Repsol y Varela Producciones, fundada por Elise Varela y Blanca Marsillach en 2002, se inició en el año 2010 con el primer programa de teatro adaptado en el que debutaron: El reino de la tierra, de Tennessee Williams.

Desde entonces, más de 10.000 personas se han beneficiado de este proyecto cultural para personas con capacidades diferentes, que fomenta la integración de este colectivo a través de la cultura.

En 2014 se decidió dar un paso más y se estrenó en e La Latina (Madrid) Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?, con un elenco de intérpretes con y sin discapacidad, y en 2015 llegaron a realizar una temporada en el Teatro Fernán Gómez de esa misma ciudad.

En A Coruña, ayer, protagonistas e impulsores de la iniciativa, recibieron una vez más el elogio del público asistente ante una función excelente e incomparable.