El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

Calzado adecuado y buena suela, 'receta' para embarazadas

Instan los podólogos gallegos a que vigilen sus pies para evitar alteraciones en la marcha

MARIO ÁLVAREZ SANTIAGO   | 12.02.2019 
A- A+

El embarazo es una experiencia vital para muchas mujeres, pero en este período se producen una serie de modificaciones a nivel fisiológico que repercutan en sus pies, tanto en su funcionamiento como en la forma de caminar.

En este sentido, el Colexio de Podólogos de Galicia explica que el aumento de volumen abdominal y de peso, sumado a otros factores fisiológicos típicos del embarazo como la liberación de sustancias tipo elastina que favorecen la apertura del canal del parto, originan un desplazamiento del centro de gravedad que desencadena en un aumento progresivo de la curvatura lumbar, provocando un cambio importante en la marcha al sobrecargar la musculatura de los miembros inferiores.

En concreto, los profesionales destacan que se reduce la velocidad y se incrementa la base de sustentación o la separación de los pies. "Sufren un aplanamiento en su arco, lo que puede causar problemas de apoyo con sus consecuentes molestias en la columna, con dolores de espalda y lumbalgias", según el presidente del Colexio de Podólogos de Galicia, Borja Pérez.

La prevención y el tratamiento del hundimiento del arco al caminar se hacen con plantillas, que proporcionarán a la paciente un mejor soporte y ayuda para la correcta distribución de los apoyos plantares.

En el postparto muchas mujeres normalizan el estado de sus pies, aunque otras pueden sufrir a posteriori alguna molestia. "Usar un calzado adecuado, con una buena suela que amortigüe la pisada, realizar un estudio biomecánico y plantillas personalizadas proporcionará a las embarazadas mayor comodidad en el apoyo", afirma.

También indica este organismo que son muy comunes los calambres en la cara posterior de las piernas y muslos debidos al cansancio y a las alteraciones circulatorias. Y otro de los problemas frecuentes es el edema, una inflamación de pies y tobillos. "El útero ejerce presión en los vasos sanguíneos de la cadera produciendo una disminución de la velocidad de la circulación de retorno, generalmente manifestándose en los últimos meses de embarazo", apuntan.

Por todo ello, el Colexio de Podólogos de Galicia precisa que es importante que todas las embarazadas tengan conocimiento sobre la salud de sus pies para poder prevenir molestias, y recomienda que acudan a un podólogo para someterse a una revisión.