El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

presentación el 11 de diciembre en santiago

Las claves de la ‘ruta cafetera’ de la península ibérica

El periodista Fernando Franjo publica su libro ‘50 Cafés históricos de España y Portugal’ // El volumen ofrece una concepción diferente de lo que es un lujo literario

El periodista Fernando Franjo  en el café Guarany, de Oporto, uno de los locales históricos reflejados en su libro - FOTO: ECG
El periodista Fernando Franjo en el café Guarany, de Oporto, uno de los locales históricos reflejados en su libro - FOTO: ECG

SANTIAGO. CARMEN C. COBAS.  | 23.11.2014 
A- A+

“Fuimos al Florian por casualidad. Mi padre quería tomar un café. Cuando entré me quedé sorprendido con este lugar”. Fue entonces, en un viaje familiar a Venecia en su adolescencia cuando el periodista Fernando Franjo se sintió “enteramente atraído por el encanto de un Café, de los que se escriben con mayúsculas”. Desde sus primeras líneas publicadas en reportajes sobre este tipo de establecimientos, pasó a llevar sus amplios conocimientos a su blog y, ahora, “después de varios retrasos y salvar los errores de última hora” presentará la publicación, prologada por Antonio Bonet Correa, 50 cafés históricos de España y Portugal, que se dará a conocer de modo oficial en el Café Casino de Santiago el próximo 11 de diciembre a partir de las 20.00 horas.

Aquella imagen que marcó su adolescencia llevó a que la pasión de este periodista monfortino por este tipo de establecimientos no se haya detenido, muy al contrario. “Siempre que vamos de viaje, los hacemos en clave cafetera”, afirma. A través de sus distintas visitas a establecimientos de referencia, surgió la idea de crear un blog (La vuelta al mundo en 80 cafés), donde escribió numerosas crónicas sobre este tipo de locales, al tiempo que compaginaba sus posts con reportajes en EL CORREO GALLEGO. “Y un buen día, Quique, dueño de Alvarellos Editora, me propuso llevar a libro los contenidos del blog. Era algo que siempre había tenido en mente, pero por falta de impulso y tiempo no lo pude hacer”. Tras transmitirle al editor de su publicación estas impresiones, este le dijo una “frase salomónica: O impulso voucho dar eu, e o tempo buscámolo entre os dous”.

A partir de ahí, empezó la tarea más complicada: la selección. “Me consta que hay, por lo menos, otros tantos cafés que deberían estar en el libro... Pero esos se dejarán para una próxima edición”, bromea. Partiendo de la base que el “Café es un concepto diferente al de bar y cafetería”, la publicación gira en torno a tres claves. En primer lugar, se incluyen cafés “que estén abiertos y que permitan hacer una ruta” diferente por el territorio de la península Ibérica. Otro de los requisitos que cumplen los 50 locales contemplados en este libro es su historia, que cuenten con un “anecdotario”, en el que se da cuenta tanto de su creación en un contexto histórico específico, así como su evolución y todo lo que pasó en su interior.

Finalmente, la “crónica periodística” es el género predominante en estas páginas que pretenden “una lectura muy visual –con el diseño original de Carmen Botana y algún aporte gráfico de Xiana Méndez– y amena, cargada de anécdotas y curiosidades”. Éstas son fruto de las visitas que Fernando Franjo realizó a todos los locales, donde se fijó especialmente “en el perfil humano que había en los cafés”, lo que le llevó a descubrir lugares de encuentro “de lo más plurales”. La observación pausada es la que le ha permitido reflejar en las páginas de 50 Cafés históricos de España y Portugal “lo más característico” de cada uno de estos emblemáticos lugares, en los que también distingue el “café histórico y el café popular”. Con respecto a este último, Franjo indica que “sin tener demasiada historia detrás, tienen algo... Un lugar que se convirtió en un referente” no solo para los propios ciudadanos, sino también para los foráneos.

La ruta cafetera propuesta en este libro realiza “un recorrido en forma de espiral”, empezando por el Casino de Santiago, pasando por cafés gallegos de referencia para después continuar por las comunidades del norte, bajando por Levante y pasando por Andalucía. Desde allí, realiza un recorrido de sur a norte por el país vecino para después recorrer Castilla-León y concluir en el Café Comercial de Madrid.

Esta publicación ofrece, en suma, un recorrido turístico diferente con el que también se pretende “darle a los cafés la importancia que tienen. Un local histórico tienes que disfrutarlo, verlo, saber amarlo y entenderlo”, especialmente cuando se trata, en muchos de estos casos, de pagar la factura. Y es que este tipo de locales comprenden “una concepción diferente de lo que es un lujo”, algo de lo que “son más conscientes en Portugal, donde le dan mucho más valor a la conservación de la historia de sus establecimientos”.

Sentarse tranquilamente en un entorno inigualable, en el mismo lugar donde estuvieron grandes de la cultura española y extranjera, disfrutando de una buena taza de café es también uno de esos grandes placeres de la vida. Esa misma sensación se podrá vivir el próximo 11 de diciembre en el Casino de Santiago, donde el tostadero Candelas, uno de los patrocinadores de esta publicación, ofrecerá una degustación de cafés a todos los asistentes. Una cita que, sin lugar a dudas,  no se pueden perder.

EL CENTRAL DE MADRID

Un lugar especialmente destacado en su libro lo ocupa el Café Central de Madrid. “Tuvo sus orígenes en una cristalería a principios de siglo y está considerado como uno de los mejores de Europa e incluso del mundo”. Sin embargo, su continuidad peligra, debido a que “el uno de enero de 2015 se acaba la moratoria para las rentas antiguas. Si el actual propietario del local quiere actualizar la renta, se podría dilapidar un espacio de referencia para el jazz mundial”, explica Fernando Franjo. Es por ello que ya existen plataformas de apoyo para evitar este cierre, porque en este establecimiento “se promueven muchísimas actividades” que, de cesar, dejarían un hueco muy importante en el mundo cultural y musical.

FICHA TÉCNICA

El más impresionante:
El Royalty, de Cádiz.
El de mayor encanto:
El Majestic, de Oporto.
El más curioso:
Confitería La Nacional, de Lisboa.
El de mayor anecdotario:
El Áncora D’Ouro, de Oporto.
El mejor conservado:
El Santa Cruz, de Coímbra.
El más dinámico:
El Central, de Madrid.