El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

mIGUel ConDe-lobato, Creativo publicitario, realizador audiovisual, empresario y escritor

“Creo que ‘Los lobos no piden perdón’ es un thriller sello Galicia calidade”

{ Caracas, 1963} Prestigioso publicista gallego, nacido en la emigración pero radicado en la tierra desde 1971, ha dirigido impactantes campañas audiovisuales, creado una fundación ética para informar al ciudadano, y escrito dos ensayos sobre su profesión antes de aventurarse en el mundo literario con un enorme éxito en su primera novela

Miguel Conde-Lobato, en la sede herculina de su empresa, con la novela y una ristra de ajos detrás - FOTO: ALMARA
Miguel Conde-Lobato, en la sede herculina de su empresa, con la novela y una ristra de ajos detrás - FOTO: ALMARA

ALBERTO MARTÍNEZ. A CORUÑA   | 07.07.2019 
A- A+

Su primera novela 'Los lobos no tienen perdón', de Editorial B, fue presentada el pasado día 6 de junio y ha tenido una excelente acogida. En menos de un mes ya está la segunda edición en las librerías, ¿cómo se siente?

Tremendamente emocionado. Es un thriller, un libro pensado para hacer disfrutar a la gente, pero también cargado de reflexiones, y con un manto social de fondo que espero resulte interesante; aborda temas sociales de actualidad que todos se cuestionan.

¿Qué puede decir de la trama?

Tiene tres grandes protagonistas, un periodista -porque vosotros sois el epicentro del entendimiento de lo que sucede en el mundo-; un alto cargo político, un secretario de Estado de Justicia que es un asesino en serie, y la opinión pública que es la sociedad.

Un político, ¿asesino en serie?

No es usual. Me lo pregunta la gente en redes sociales y, por lo que me dicen en la editoral, hasta ahora no hubo un político asesino en serie en una novela.

¿Cuándo nace esa vocación de escribir para los demás?

La tenemos muchas personas durante toda la vida. En la presentación una niña pequeña me preguntaba ¿es muy difícil escribir un libro?, y le contesté: "como unas 400 redacciones". Cuando te gusta lo tienes siempre: trabajo en publicidad por mi gran afición al mundo de la literatura y del cine. La vocación es histórica, pero en mi caso hay un punto de inflexión, tuve un accidente muy grave en 2016, la suerte de sobrevivir y quedé bastante bien, pero en la recuperación, me hizo pensar en intentarlo. Como publicista me ha ido bien, tuve la suerte de poder hacer grandísimos proyectos y ser profeta en mi tierra lo que no es sencillo, y me apetecía lo que decía García Márquez, "la maldita manía de contar historias" y en eso me embarqué.

Pero antes, como profesional de la publicidad, escribió los ensayos 'Target, manual de instrucciones' en 2007 y 'Knowcoster' en 2010, ¿qué quiso transmitir?

Le doy mucha importancia a la gente en el sentido mayúsculo. Me interesan más las cosas que suceden a nivel popular que en la élite, porque lo primero es lo que tiene peso en una sociedad democrática, al ser como se configuran las opiniones y los gustos. Dentro de eso hay algo en común entre lo profesional y la parte de autor.

¿Por ejempo en 'Knowcoster'?

Va sobre el low cost como un mal, algo que está en plena vigencia. Reflexiono sobre que cuando consumes votas, El voto es el acto cívico más importante que puede hacer un ciudadano que busca mejorar la vida, pero si tu consumo cada día está construyendo una sociedad que cada vez paga peores sueldos, tiene menos vacaciones, menos empleados, ésta seguirá así. En suma, cuando uno compra low cost está importando salarios bajos o exportando empleo, hay que tenerlo muy claro.

Volviendo a "Los lobos no piden perdón", ¿cómo surge la idea?

En una silla de ruedas, muchas horas mirando por la ventana y en un chispazo me vino aquello de quien hace la ley, hace la trampa, lo razoné y, a partir de ello, la trama se complica. Desde mi etapa de estudiante de Derecho analice esa visión social de la proporcionalidad de las penas, porque ir a la cárcel por un asesinato es igual a si es por varios, algo que no entiende el ciudadano a pie. Es el telón de fondo de la novela, contado de forma entretenida.

¿Tiene giros sorprendentes la trama para mantener la incertidumbre hasta la última página?

Absolutamente sí. Incluso para la editorial sorprendente es el calificativo más importante que utiliza para definir este libro.

¿Como guionista audiovisual, tiene también proyectos?

Llevo treinta años en ello, pero claro son guiones que a veces duran cinco minutos, otras treinta segundos y con un objetivo comercial, aunque algunas campañas son más de entretenimiento social. Pero el cambio es como hablar dos idiomas distintos y escribir en uno u otro, porque el guión es un lenguaje y lo que cuenta, una historia. Por eso no me resulta difícil pasarme al guión,estoy trabajando en un par de series a dos años vista. Lo complicado es hacerlo a la literatura.

¿Sigue su vida profesional a salto entre Galicia y Madrid?

No tanto. Después del accidente vendí mi participación en la oficina de Madrid a los socios que se habían incorporado, seguimos con proyectos y una fantástica relación, pero si antes iba 5 ó 6 veces al mes, ahora lo son al año.

¿Mantiene su vinculación con la relajante naturaleza?

Parte de mí familia es del Bierzo, y si antes tenía conexión con la naturaleza, ahora los fines de semana me vuelco en ella porque para escribir me ha dado sosiego vivir en una pequeña finca en el medio del monte, donde los animales (gallinas, conejos) mueren de viejos, y me encantan las plantas. Hay gente que me dice ¿qué haces ahí?, pues sachar para patatas, grelos, repollos, zanahorias, lechugas, todo ecológico, les respondo. Eso es un privilegio. De lunes a viernes soy urbanita por la profesión. y agricultor de fin de semana, nadie se lo cree, pero es una maravilla que a mi mujer y a mis hijas también les gusta.

¿De dónde saca el tiempo para compaginar sus múltiples labores profesionales con la escritura?

Como dice mi admirado Roberto Vidal, "a cabeza non para"; soy un culo inquieto desde niño, hoy en día me llamarían hiperactivo pero antes te reventabas a jugar en la calle y eras feliz; soy tranquilo y polifacético, aunque para mi padre esto era un eufemismo de inconstante; no duermo mucho, me gusta escribir, y si bien me cuesta compatibilizarlo con el ocio, ello sigue siendo ocio.

¿Piensa quizá en una secuela?

Hay una segunda novela que la acabo de finalizar, pero no tiene que ver. Es cierto que hay gente que pide una secuela, y da para ello, por eso me lo pensaré. Ahora lo que me encanta es que la primera se haya acogido como un thriller revelación del año, ya que al menos la hizo un gallego, nuestra tierra sale en su desarrollo, y está muy bien que sea un producto más sello Galicia Calidade.