El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

El gran vitalismo de Alejandra Juno, en dos obras teatrales

La escritora y actriz compostelana investiga en Estados Unidos sobre el teatro de Calderón

CARLOS ESTÉVEZ SANTIAGO   | 31.12.2010 
A- A+

Sandra Cuíña
ENTREVISTA Alejandra Juno, en los estudios de Radio Obradoiro
FOTO: Sandra Cuíña

Escritora, periodista, autora teatral y actriz, Alejandra Juno, compostelana, vive y trabaja como profesora en la universidad norteamericana de Duke, en Durham, Carolina del Norte, donde investiga sobre el teatro simbólico de Calderón de la Barca. "Realmente a lo que yo me dedico es a la comunicación", asegura en una entrevista en Radio Obradoiro. "Empecé como actriz a los siete años, luego me dediqué a la dirección y después a la escritura dramática, donde tú sola estás generando todo el espectáculo en tu cabeza", un proceso que, según la autora, es "centrífugo, empiezas en lo más interno y vas acaparando áreas de acción".

El retablo de las criadillas y Eurolé, batallitas del viejo continente son las obras más recientes de Alejandra Juno, publicadas este 2010 en la editorial Fundamentos. "Las escribí -asegura Juno- por encargo de Yeses, el grupo de teatro del Centro Penitenciario de Madrid I Mujeres en Alcalá, dirigido por Elena Cánovas". Para Juno, la colaboración "es una labor social efectivísima, porque marca un antes y un después en la vida de las reclusas...".

Adiestrada en el mundo de la televisión, Juno asegura que está acostumbrada a plegarse a los condicionantes de la escena: personajes, duración... Así lo hizo en El retablo de las criadillas, una farsa divida en dos historias, representada con éxito en Madrid y Galicia; y en Eurolé, también por encargo de Elena Cánovas. Precisamente en una representación de Eurolé estuvieron los responsables de la editorial Fundamentos, que decidieron publicar las obras, "obras que pueden se leídas, y que leyéndolas la gente se ríe". Así lo señala la muy vitalista autora, que afirma "que no hay que fijarse en lo malo, sí en lo bueno", filosofía que trasciende en su obra Eurolé, que pretende reflejar "lo bueno" que hay en Europa, en su historia y cultura, y que es la antesala de un futuro proyecto "con humor, desde la alegría" sobre Santiago.

tendencias@elcorreogallego.es