El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

XXIX EDICIÓN DE GALLEGOS DEL AÑO

El ingeniero José Delfín Pérez se une al selecto club Gallegos del Año

Es vicepresidente de Recursos Humanos de Applus+, compañía que tiene presencia en 70 países// Nacido en Vigo, se caracteriza por su "sencillez, tenacidad y superación a la gallega"

El vigués José Delfín Pérez no pierde de vista sus raíces.  - FOTO: Applus+
El vigués José Delfín Pérez no pierde de vista sus raíces. - FOTO: Applus+

MARÍA ALMODÓVAR. SANTIAGO   | 23.09.2018 
A- A+

El selecto club Gallegos del Año sigue creciendo, y esta vez el protagonista es hijo de padres nacidos en Ferreira de Pantón (Lugo) y Caldas de Reis (Pontevedra). José Delfín Pérez Fernández nace en Vigo en el año 1967.

Tiene dos hijas de 17 y 15 años, que, viviendo en Madrid, vienen a Galicia en cuanto tienen un día disponible y practican el gallego en Baiona.

Estudia Ingeniería de Telecomunicaciones en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones de Vigo, graduándose en el año 1991.

A continuación se traslada a Barcelona, donde obtiene el Máster en Dirección de Empresas (MBA) en Esade, que complementará años más tarde con el Senior Management Program del Instituto de Empresa y el Advanced Human Resources Executive Program de la Universidad de Michigan.

En Barcelona comienza su andadura profesional, arrancando junto con otros ingenieros una empresa de sistemas de control ­industrial.

Al cabo de un año, se incorpora a Meliá Hoteles en Palma de Mallorca, donde ocupa diversos puestos directivos, siendo desde el año 2001, a los 34 años, director de Recursos ­Humanos del grupo, con responsabilidad sobre más de 30.000 empleados en 27 países.

En el año 2006 se incorpora a Applus+ como Senior Vice President Human Resources.

 


líderes mundiales en inspección. Applus+, con sede social en Madrid, es uno de los líderes mundiales en el sector de la inspección, asistencia técnica y certificación con más 20.000 empleados en 70 países, cotizando en la Bolsa de ­Madrid.

Tiene en A Coruña una de sus tres sedes corporativas en España, y cuenta en nuestra comunidad con un equipo humano de 1.100 personas.

Además, la multinacional ha adquirido ­recientemente el 80 % de SyC, la compañía de las ITV ­gallegas.

Es patrono de la Fundación Adcor en A Coruña, por lo que José Delfín aprovecha para venir a Galicia siempre que puede.

Asimismo, es asistente permanente en la Comisión de Retribución y Nombramientos del consejo de administración de Applus+. Además de esos roles de recursos humanos y los propios de ser parte del comité de dirección, hay otro que "siempre he tenido presente, que es aumentar nuestra presencia en Galicia todavía más. "Así he estado muy involucrado en la adquisición de Inversiones Finisterre en Galicia -es miembro de su consejo de administración-, la mayor compra del grupo en los últimos 8 años y ahora en garantizar ahora su éxito".

Por otro lado, ha compaginado, siempre que ha podido, su labor profesional con la docencia y contribuido con publicaciones en diversas Escuelas de Negocios.

Es un apasionado de compartir su tiempo con su familia, viajar, entender otras culturas, la historia y la arqueología.

Comparte con EL CORREO que su "rol es el de supervisar la función de recursos humanos en la compañía. La necesidad de esa presencia internacional es tan constante", que es imprescindible "viajar, estar en contacto con la gente, con la cultura, con su forma de trabajar, con sus problemas", ya que esa es la "manera de poder apoyarla, lo cual te garantiza que los objetivos de la compañía se cumplan.

En la importancia de entender otras culturas, juega un papel muy importante la empatía:

"Yo les digo a las personas que empiezan que para tener éxito en sus carreras es fundamental que les gusten las personas. Entonces, si les apasiona contribuir a la sociedad de la que son parte, si les gusta entender a los demás, a partir de ahí tomarán decisiones acertadas y gestionarán con éxito. Para eso hay que comprender las peculiaridades de cada entorno en que trabajamos", indica José Delfín.

 


ESTILO GALLEGO CON MUCHO POTENCIAL. "Yo creo que ahí los gallegos tenemos una ventaja que es casi biológica, porque nuestra cultura nos ayuda a entender otras, a respetarlas, tenemos nuestra propia lengua. Poseemos una actitud de mucha tolerancia, mucha escucha, nada de agresividad, y siempre buscando el equilibrio y el diálogo. Es una cultura de poca confrontación, y esto, llevado a 70 países, es un activo con el que ya cuentan muchas empresas. Muchos directivos gallegos son así. Es un estilo propio y con mucho potencial", asegura.

Si hablamos de referentes, José Delfín confiesa que no hay "una persona que sea un modelo, yo creo que tengo el privilegio de haber conocido y trabajado con muchos seres extraordinarios, no solamente gallegos y ­españoles, sino en distintos países y en distintos momentos; y de cada uno de ellos he intentado extraer lo mejor".

 


sus valores. Y ya si hablamos de sus valores, los tiene bastante claros.

"Fundamentalmente, y con gran diferencia, mi compromiso con mi familia, con mis hijas. Estoy muy orgulloso de no haber faltado nunca a una reunión del colegio a pesar de las dificultades".

En segundo lugar, la tenacidad, la superación personal a la gallega, que es ir pasito a pasito, sin saltos, que al principio son muy rápidos, y luego uno acaba en una zanja.

Y el tercero, creo que el de la sencillez".

Porque como dijo el poeta estadounidense Henry Wadsworth Longfellow: "En el carácter, en la forma, en el estilo, en todas las cosas, la excelencia suprema es la sencillez".

 

entregado a sus hijas

••• Un alto directivo como José Delfín Pérez Fernández también vive las dificultades de ­compaginar su vida laboral y la familiar. "Yo diría que la dificultad estriba en los viajes porque las compañías para las que he trabajado siempre tienen una gran ­presencia internacional. Mi ritmo es bastante intenso porque visito, de media, unos veinticinco países al año. Sin ­embargo, "procuro ajustar mi agenda para estar con mis hijas. Siempre he intentado estar ellas cuando me han necesitado y no fallarles".